La Dirección General de la Costa y el Mar del Ministerio para la Transición Ecológica ha sacado a información pública el proyecto de mejora de la playa del Postiguet. El tramo de actuación se corresponde la zona del Cocó, situada al noreste de la misma. Área en la que se encuentra el banco de arena formado por el dique exento de 160 metros de longitud, que produce que la playa se divida en dos tramos, y más al norte, una escollera que protege el borde costero donde se ubican la estación del TRAM Alicante y el Club de Regatas (Tiro Pichón). Costas prevé demoler el dique exento y sustituirlo por un espigón de 178 metros en perpendicular a la playa, que partirá desde la estación de la Marina del TRAM hacia mar adentro. Los ecologistas rechazan esa solución y apuntan que lo ideal, además está previsto en el PGOU, sería construir un depósito antirriadas como el de San Gabriel, que recogería, además, las aguas pluviales y residuales depurada que se vierten desde el emisario submarino.

Ecologistas en Acción advierte, en sus alegaciones, de que la solución prevista no solucionará los problemas de la playa, y exige un estudio de la dinámica litoral al considerar que el movimiento de arenas no va de sur a norte, sino de norte a sur, lo que explicaría el aumento natural de la playa de San Gabriel con arena que llega desde la playa de San Juan y Muchavista, que sería también la responsable de la acumulación de arenas en el Club de Regatas, y no por el desplazamiento de material desde el Cocó.

El objetivo de la actuación de Costa es Interrumpir el actual transporte de sedimentos que, teóricamente, se produce desde la playa del Cocó hacia el NE y que provoca pérdidas progresivas de arena. Generar un ancho de playa estable en el tramo de costa del Cocó que realice la función de defensa natural del paseo ubicado en su trasdós y permita el uso y disfrute de los usuarios de la playa en condiciones de comodidad y seguridad. También se pretende aislar la playa del vertido de aguas pluviales y residuales del desagüe del Cocó, buscando asegurar la calidad de las aguas para el baño, así como mejorar la tasa de renovación de las aguas en la zona del Cocó evitando así la ocurrencia de episodios de eutrofización de las aguas.

Según Ecologistas en Acción, la dinámica del movimiento de las aguas en esa parte de la costa de Alicante es claramente del norte hacia el sur y no la contraria, como se deja intuir en el proyecto. La playa de San Gabriel ha crecido en los últimos años con arenas que provienen sin duda de la playa de San Juan-Muchavista, en clara regresión, desde hace años, de forma suave pero constante. Esa playa era casi inexistente hace algunos años y no se han desarrollado actuaciones de regeneración de la misma para su recrecimiento. “En este sentido se echa en falta en ese proyecto un estudio de la dinámica del litoral en la costa alicantina, que avale la afirmación que ponemos en cuestión”, apuntan desde Ecologistas en Acción.

"Sin embargo, se afirma de forma sorprendente y retorciendo toda lógica que la línea de la orilla no retrocede. Si no retrocede es que no se pierde arena. ¿Existe o no ese movimiento de arena de la playa del Cocó hacia la bocana del Club de Regatas, que de forma contundente tendría como consecuencia un retroceso de la línea de la orilla que no se ha producido? ¿No podría ser que el depósito de arena en la bocana del Club de Regatas tuviera otro origen, por ejemplo de la Playa de San Juan-Muchavista en lugar de la playa del Cocó?", señalan los ecologistas. "Si la arena que se deposita en la bocana del Club de Regatas proviniera de la playa de San Juan-Muchavista la construcción de ese nuevo espigón no solucionaría ese problema, pues esa deposición de arenas finas continuaría".

Ecologistas en Acción sostiene que la baja calidad de la playa situada al norte de la playa del Postiguet es debida, fundamentalmente, a la desgraciada actuación que se llevó a cabo en 1995, con la construcción del dique exento de 160 metros de longitud en el proyecto de 1993 y el vertido de arena, construcción que ya fue criticada por nuestra organización en ese momento. Ese proyecto no previó el impacto de los temporales marítimos y tuvo que ser modificado en 1996 para reparar los desperfectos de esos temporales no excepcionales (nada que ver con los de tipo Gloria o DANA ocurridos en 2019) en el dique, y la utilización de escollera de canto mayo.

Esa construcción sin sentido alguno, según Ecologistas en Acción ha provocado una anoxia y eutrofización de las aguas, de tal forma que la parte norte de la playa del hemitómbolo formado a su sombra no está siendo utilizada por la población, que la rehúye al observar el lamentable estado de sus aguas y el hedor que despiden. A ello se suma el vertido en situación de lluvias intensas del aliviadero de la rambla de la Sangueta, que al ser de tipo mixto contiene aguas residuales urbanas y pluviales. Vertido que llega a la playa del Cocó.,

Al suroeste del banco de arena, se localiza la playa del Postiguet que se comporta como una playa estable encajada entre el dique del puerto de Alicante y un tómbolo con una longitud de 705 metros y una anchura variable entre 34 y 80 metros. En el extremo norte, la propia dinámica del litoral provoca un movimiento de arena hacia la bocana del Club de Regatas situado a 500 metros y, por ello, desde 2014, esta arena es dragada y devuelta a su origen.

No obstante, la situación actual no se ha visto mejorada, ya que, aunque se ha conseguido que la línea de orilla no continúe retrocediendo, no se dispone de una playa con la anchura deseable, de acuerdo con las condiciones proyectadas en el momento de construir el dique exento en 1995.

Los técnicos ven necesario acometer una actuación de restauración para devolver a la playa a estado original, y que pueda así desempeñar correctamente las funciones de defensa costera, hábitat de flora y fauna, y uso lúdico, que debe ejercer de forma natural.

Las actuaciones previstas permitirán interrumpir el actual transporte de sedimentos que se produce desde el Cocó hacia el Club de Regatas y que provoca pérdidas progresivas de arena y generar un ancho de playa estable en el tramo de costa del Cocó que realice la función de defensa natural del paseo ubicado en su trasdós y permita el uso y disfrute de los usuarios de la playa en condiciones de comodidad y seguridad.

También se protegerá la playa del vertido de aguas pluviales y residuales del desagüe del Cocó situado al norte, buscando mejorar la calidad de las aguas para el baño y se mejorará la tasa de renovación de las aguas en la zona del Cocó evitando así que se produzcan episodios de eutrofización de las aguas.

Se desmantelará el espigón exento actual, y se construirá de un nuevo espigón conformado por dos alineaciones, con una longitud total de 178 metros. Para su correcta cimentación, se plantea un dragado con un volumen total de 1.419,60 metros cúbicos333 del fondo. La formación de la nueva playa se conseguirá principalmente dejando que la acción de la dinámica litoral sea la que modifique el perfil y la planta actual.