En la provincia de Alicante apenas 740 personas han rechazado ser inmunizadas frente al Sars-CoV-2. Apenas representan un 2,4% sobre el total de primeras dosis administradas a los grupos de riesgo, que son los ancianos y trabajadores de geriátricos y el personal sanitario de centros de salud y hospitales.

Según la Conselleria de Sanidad, casi la totalidad de estas negativas, en las que también se incluyen las personas que no pueden vacunarse por contraindicación médica, provienen de trabajadores de residencias y de hospitales, ya que entre los ancianos la práctica totalidad ha aceptado la vacuna. Por el momento, la Conselleria de Sanidad descarta que vaya a tomar algún tipo de medida de carácter organizativo con este personal que rechaza protegerse, aunque estén trabajando en primera línea frente a la pandemia y corran el riesgo de contagiarse por atender a enfermos de covid.

«Por el momento las negativas son tan pocas que no nos planteamos reubicarlos en otros servicios. Si conforme avance la vacunación este porcentaje crece, ya veríamos qué hacer», señalan desde Sanidad.

El presidente de la Sociedad Valenciana de Medicina Preventiva, Juan Francisco Navarro, cree que las negativas a vacunarse se mantendrán en niveles mínimos entre el personal sanitario conforme avance la campaña de vacunación. «Por responsabilidad y por efecto del grupo espero que se vacunen casi todos los trabajadores de hospitales y centros de salud». Desde los servicios de Medicina Preventiva desde los hospitales, «nuestra idea es contactar con estas personas que no quieran la vacuna y hablar con ellos, explicarles la importancia de que se la pongan…. Pero siempre sin presionar, está claro», añade Navarro. En los casos en los que un profesional rechace finalmente la inmunización, cree este profesional que Sanidad sí «debería valorar el trasladarlo de servicio en caso de que se encuentre en primera línea frente al covid».

En la provincia de Alicante se han administrado ya en torno a 30.500 dosis de la vacuna frente al coronavirus y en la Comunidad Valenciana son unas 80.000.

En torno a 6.000 de estas dosis se han administrado entre los trabajadores y usuarios de las residencias geriátricas alicantinas y 24.000 a personal sanitario de hospitales y centros de salud de la provincia. Desde este lunes se ha empezado a administrar la segunda dosis de la vacuna en los geriátricos y la administración de la primera dosis al personal sanitario prácticamente se ha paralizado debido al recorte de casi a la mitad en el envío de nuevas vacunas por parte del laboratorio Pfizer, qué está reorganizando su planta de Bélgica para aumentar la capacidad de producción.

En teoría el lunes quedará restablecido el suministro y Sanidad confía en recuperar en las semanas siguientes las dosis que este lunes no han llegado para que no se altere el plan de vacunación.

Al alza

La vacunación frente al coronavirus en España es voluntaria. Eso sí, el Ministerio de Sanidad ha dado instrucciones para que todas las negativas se recojan y así conocer los motivos por los que la gente rechaza inmunizarse. Esta información se incluye en el «registro de vacunación» que cada ciudadano tiene habilitado en su historia clínica.

A la hora de vacunar basta con que haya un consentimiento verbal del paciente para recibir su dosis. La excepción está en aquellas personas que tienen limitada su capacidad para tomar decisiones, donde se pide la autorización por escrito por parte del representante legal del enfermo.

Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas de finales del pasado mes de diciembre, el 40,5% de los españoles estaría dispuesto a vacunarse de manera inmediata contra el covid, lo que supone ocho puntos más que el anterior estudio. El porcentaje de personas que se niega tajantemente a la inmunización es del 28%, mientras que un 16,2% lo haría si la vacuna «está probada, si tiene garantías o es fiable». Un 0,6% de los encuestados también se vacunaría de inmediato pero «según el origen de la vacuna», un 3,2% se pondría la vacuna «si hay información suficiente» y un 3,6% lo haría «por consejo de autoridades, científicos o sanitarios».