Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad plantea que los centros de salud reduzcan el seguimiento de los pacientes con coronavirus

La asistencia será principalmente telefónica - El Colegio de Médicos acude al juzgado para que se vacune a los facultativos de la sanidad privada

Colas de pacientes a las puertas de un centro de salud. | ALEX DOMÍNGUEZ

Colas de pacientes a las puertas de un centro de salud. | ALEX DOMÍNGUEZ

Priorizar las consultas telefónicas y reducir las llamadas de seguimiento que se hace a los pacientes de coronavirus que pasan la enfermedad en sus domicilios. Son algunas de las pautas recogidas en un protocolo que la Conselleria de Sanidad ha distribuido entre los departamentos sanitarios.

Entre ellas, Sanidad propone a los centros de salud que sólo se hagan dos consultas a los pacientes con covid, una para comunicar el resultado de la prueba y otra para el alta. Hasta el momento, cada centro de salud establecía una pauta de llamadas en función del riesgo del paciente. Por ejemplo, el que rige en el departamento del Hospital General de Alicante establece que en el caso de enfermos de alto riesgo -más de 65 años, con enfermedad cariovascular o pulmonar o con obesidad o diabetes- se hacen llamadas entre 24 y 48 horas. En el caso de enfermos de riesgo moderado -entre 20 y 64 años son enfermedades o menores de 20 con enfermedades de base- las llamadas son cada 72 horas y en el caso de las personas menores de 20 años y sin problemas de salud se les pregunta tres veces: al inicio de los síntomas, el séptimo y el décimo día. En el caso de los contactos de coronavirus Sanidad plantea ahora que sólo se haga una consulta con el resultado de la prueba y las PCR para el caso de los convivientes de pacientes se harán en el séptimo día. Debido a la carga asistencial, la conselleria también plantea que se prioricen aún más las consultas telefónicas.

Estas nuevas pautas han desatado el enfado de los médicos de familia. «Nos preocupa mucho, porque lo que se plantea es una medicina basada en las existencias como al principio de la pandemia. Cuando no había mascarillas, la norma era no usarlas; cuando no había PCR la norma fue no hacerlas; ahora que las consultas han colapsado plantean reducirlas», lamenta María Ángeles Medina, presidenta de la Sociedad Valenciana de Medicina Familiar y Comunitaria. La portavoz de los médicos ve también muy grave que las nuevas medidas organizativas no estratifiquen las consultas en función del riesgo del enfermo. «Se propone café para todos. Da lo mismo si se trata de un abuelo de 80 años que un joven de 15 y eso los médicos no lo vamos a hacer».

Respecto a la priorización de las consultas telefónicas, Medina explica que antes de la tercera ola se había llegado a un 40% de consultas presenciales. La presidenta de la Sovamfyc reclama también a Sanidad una campaña informativa a la ciudadanía sobre estas nuevas medidas, «de forma que no vuelva a dejarnos a los médicos a los pies de los caballos».

Por otro lado, el Colegio de Médicos de Alicante ha solicitado ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo medidas cautelares para que se proceda de forma inmediata a la vacunación de todos los médicos de la provincia que ejercen en el sector privado y otros ámbitos, de igual forma y en las mismas condiciones que sus compañeros de la sanidad pública. Esta decisión, según la institución, «se toma tras comprobar la inacción de la Administración y al considerar, desde la Asesoría Técnica Jurídica del Colegio, que existe una actuación discriminatoria en la implementación de la campaña de vacunación al personal sanitario, hacia los profesionales que no ejercen su actividad en la sanidad pública, puesto que también hay grupos de primera línea atendiendo directamente a pacientes infectados o con riesgo de infección en otros sectores sanitarios de nuestra provincia y que no han sido todavía vacunados».

Sanitarios jubilados para agilizar la vacunación

La necesidad de personal sanitario, sobre todo en los hospitales, es acuciante en estos momentos para la Conselleria de Sanidad. La imposibilidad de encontrar médicos y enfermeros a los que contratar ha llevado a la conselleria a abrir una especie de bolsa de empleo a través de la cual trata de captar a «personal del Sistema Nacional de Salud jubilado interesado en colaborar en tareas de apoyo o en la campaña de vacunación contra el covid». Si los médicos y enfermeros jubilados participarán en la vacunación, se podría liberar para otros fines a los que están en activo.

Compartir el artículo

stats