La provincia de Alicante volvió a recibir ayer 10.000 dosis de la vacuna contra el coronavirus del laboratorio Pfizer. Una remesa que irá destinada a administrar la segunda dosis a los residentes de geriátricos que fueron inmunizados a comienzos de año. El viernes está previsto que esta segunda dosis comience también a llegar a los trabajadores de los hospitales que fueron vacunados con la primera el pasado 8 de enero.

Todo pese a que aún quedan geriátricos por recibir la primera dosis, según critica la patronal de las residencias Aerte. «Se paralizó la vacunación en primera dosis para empezar a vacunar al personal de los hospitales, todo pese a que Sanidad había anunciado un plan para vacunar en los centros geriátricos con covid», lamenta José María Toro, presidente de la Asociación Empresarial de Residencias y Servicios a Personas Dependientes (Aerte). Según Toro, cerca de la mitad de los geriátricos aún están esperando a recibir la primera dosis, mientras que Sanidad sostiene que quedan poco más de medio centenar en toda la Comunidad Valenciana. Estas mismas fuentes de la conselleria señalan que no es cuestión de que no haya vacunas, «sino de que no haya casos» en estos centros.

Toro critica que la administración de las primeras dosis en las residencias quedara en suspenso «para priorizar a sanitarios que no están en primera línea de la pandemia» y pide que cuanto antes se reanude la administración de las vacunas , «porque la mortalidad está disparada y cada día que pasa cuenta».

El presidente de la patronal asegura que en la lista de residencias a las que aún no ha llegado la vacuna «hay centros que ya están libres de covid desde hace días» y recuerda que la estrategia planteada por Sanidad establece que si hay algún caso positivo en alguna residencia de mayores, el paciente se quedará aislado y proseguirá la campaña de inmunización de los mayores de forma ordinaria. La propia consellera de Sanidad señaló el pasado 11 de enero que sería en la última semana del mes cuando se empezaría a vacunar en aquellos geriátricos con brotes de covid.

Toro recuerda que en la estrategia del ministerio se establece que son los residentes de geriátricos y los trabajadores de estos centros los grupos prioritarios, seguidos del personal sanitario de primera línea. Sin embargo, «la administración de la primera dosis quedó interrumpida, según recuerda Toro, para empezar a vacunar al personal sanitario, aunque no fuera de primera línea». En este sentido, el presidente de Aerte reclama que de una vez se acabe de inmunizar a todos los residentes de estos centros para así bajar la mortalidad e incidencia de covid tan altas que soportan en estos momentos.

En cuanto a la administración de la segunda dosis al personal de los hospitales, médicos del Hospital General de Alicante y de Sant Joan están citados para recibir la dosis el viernes, cuando se cumplen 21 días de la administración de la primera dosis. Aunque la Agencia Española del Medicamento acaba de actualizar la recomendación sobre cuándo administrar esta segunda dosis, señalando que el plazo se puede ampliar a 28 días, desde la Conselleria de Sanidad señalaron ayer que mantienen el horizonte de los 21 días. La Comunidad Valenciana también está a la espera de recibir unas 4.000 dosis de la vacuna de Moderna, que irán destinadas casi en su totalidad a los sanitarios de la privada y a vacunar a algunos grupos de primera línea que aún quedan en hospitales de gran tamaño, en especial en La Fe.

La consellera de Sanidad, Ana Barceló, avanzó ayer que «antes de mediados de febrero se producirán entregas de vacunas superiores a las establecidas hasta compensar la reducción que tuvo lugar la semana pasada -solo llegaron 17.550 dosis de las 30.225 previstas- y que obligó a reprogramar el Plan de vacunación».

Investigación sobre quién se vacunó en las residencias

La Conselleria de Sanidad sigue investigando cómo pudieron vacunarse alcaldes, policías y otras personas no incluidas en los grupos grupos prioritarios que ha marcado el Ministerio de Sanidad. Según concretó ayer la consellera de Sanidad, Ana Barceló, durante su comparecencia en las Cortes «queremos saber quienes sin autorización entraron a las residencias cuando las tenemos condenadas porque están aisladas sin visitas». Cómo puede ser, se preguntó Barceló, «que cargos políticos entraran a las residencias cuando no se permite entrar las familias». En este sentido, desde la Conselleria de Sanidad se ha pedido a las residencias que les den información de qué personas se encontraban en estos centros geriátricos «y si había alguien ajeno a las mismas y fue vacunado». A día de hoy, añadió la consellera, ya se han administrado en la Comunidad Valenciana 104.985 dosis de vacunas frente al coronavirus. A los cuatro grupos prioritarios -ancianos y trabajadores de residencias, personal sanitario de primera y segunda línea y personas dependientes- le van a seguir los odontólogos, higienistas dentales y todos aquellos sanitarios que atiendan pacientes sin mascarilla más de 15 minutos.