Arranca febrero con fuertes rachas de viento y atrás queda un enero marcado por los disparatados cambios de temperatura y nuevos hitos en la historia de la meteorología alicantina. Entre ellos los 29,8 grados centígrados registrados el 29 de enero en Elche y en Alicante; un dato que fue recogido por diferentes agencias meteorológicas internacionales al tratarse de la temperatura más alta de España y Europa en lo concerniente a las capitales de provincia. Así lo destacaba Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante, añadiendo al respecto el climatólogo Lluís Francés Martínez que la amplitud térmica absoluta mensual, es decir la diferencia entre la máxima y la mínima del mes, ha rondado los 30 grados de media en la provincia de Alicante. Un valor de récord.

También ha caracterizado el mes de enero en estas latitudes el viento. Y es que la convergencia de paso de frentes por el norte peninsular y la disposición orográfica de la provincia provoca que las zonas montañosas y los valles sean proclives a la acción de los vientos de noroeste. Así lo explican los climatólogos Lluís Francés Martínez y César Donado-Mazarrón Morales, recordando que enero comenzó con tres días muy ventosos y rachas en superficie que en el Vinalopó superaron los 70 km/h el 2 de enero. Además, durante los 12 primeros días de 2021 se mantuvo el ambiente muy frío. No tardó mucho en llegar la borrasca Filomena, un choque abrupto en el centro de la península entre una masa de aire cálida y otra fría muy fría que provocó intensas nevadas en la Meseta. 

Mapa de temperaturas mínimas de los días 26 y 27 de diciembre de 2020.

Mapa de temperaturas mínimas de los días 26 y 27 de diciembre de 2020. METEOVINALOPÓ/César Donado-Mazarrón

En la provincia, Filomena dejó temperaturas bajas, lluvias irregulares y nieve en cotas por encima de los 600 metros. En muchos puntos de observación de la provincia se registró otro récord en los umbrales de las temperaturas máximas ya que no existe parangón, en la serie climática, de tantos días consecutivos con mínimas tan bajas. A modo de ejemplo, la comarca del Medio Vinalopó permaneció doce días sin superar los 10 grados de máxima. Y en lo que respecta a las mínimas también se mantuvieron muy bajas hasta el 21 de enero, estando las heladas presentes en prácticamente todas las comarcas del interior

La nieve caída en el interior de la provincia al paso de la tormenta Filomena el pasado 8 de enero Áxel Álvarez

En este apartado, Francés Martínez y Donado-Mazarrón hacen mención a los -8,9c de La Laguna en Villena, que con 24,5c de máxima absoluta supone una amplitud térmica mensual de 33,4c, o los -7,5c de Banyeres, que con 22,7c de máxima absoluta alcanzó una amplitud térmica mensual de 30,2c. Cabe añadir que las mínimas no han bajado de 10c desde el pasado 24 de enero, otra de las situaciones anómalas registradas en un enero loco que se despidió con avisos por viento continuados en el interior de Alicante. Las rachas en superficie llegaron a superar el umbral de los 80 km/h el 24 de enero y los 70 km/h los días 30 y 31 de enero. 

Mapa de precipitaciones de la provincia de Alicante en el año 2020. MEDIAMET/ Lluís Francés y César Donado-Mazarrón

Para el presidente de MeteoVinalopó, Lluís Francés, «con la crisis climática se verán episodios cada vez más fuertes y violentos porque seguimos una tendencia alcista de temperaturas debido al incesante crecimiento de CO2».  

Prueba de que la inestabilidad atmosférica persiste en febrero es el vendaval que está azotando la provincia. El mayor pico de velocidad del viento en la Comunidad Valenciana se registró ayer en Benidorm con 97 km/h a las seis de la mañana, según los datos ofrecidos por la Agencia Estatatal de Meteorología. Los bomberos del Consorcio Provincial han tenido que realizar decenas de intervenciones desde el pasado fin de semana por el fuerte e incesante viento. Sobre todo en Benidorm, Elda, Elche, Orihuela, El Campello y San Vicente. O sea que febrero empieza también a lo loco.  

Festividad de La Candelaria

Y este 2 de febrero se festeja en toda España a la Virgen de La Candelaria, una celebración popular de carácter religioso que tiene muchos refranes ligada a ella como anticipo del pronóstico del tiempo de las siguientes semanas o meses. En la provincia de Alicante es frecuente comentar que «Si por la Candelaria plora, / ya está el invierno fora; / y, si no plora, / ni dentro ni fora»; en Castilla y León se dice que «El día de la Candelaria, la cigüeña en las campanas; y si no hace frío, la golondrina buscará su nido», mientras en el norte el refrán más típico para esta jornada es «Si llueve por la Candelaria, apaga la brasa».