Una reapertura escalonada de la hostelería en la Comunidad Valenciana empezando por las terrazas al ser espacios abiertos. Es el planteamiento con el que trabaja la Conselleria de Sanidad y que su titular, Ana Barceló, expuso ayer a las patronales de la restauración y el ocio en una primera reunión para analizar y planificar el plan de desescalada a partir del 1 de marzo. También se acordó crear una mesa de trabajo que volverá a reunirse el 23 de febrero con presencia de técnicos para avanzar en propuestas más concretas.

La consellera ya había comunicado su intención de escuchar al sector advirtiéndoles sobre la imposibilidad de una apertura al 100%, como reclamaba una parte, sino con mucha cautela «porque esto no se ha acabado». Barceló defendió que el cierre de la restauración y la hostelería está «avalado científicamente» y afirmó que las restricciones adoptadas en la Comunidad para detener el avance de la pandemia «no se han tomado al azar» ni son «caprichosas».

En la misma línea se expresó el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, en un acto en Alicante, en el que abogó por una desescalada «lo más prudente posible». A la vez, insistió que con estas medidas que adopta la Generalitat «no se trata de criminalizar al sector, sino de hacer posible superar la pandemia con seguridad y de estar en condiciones de llegar a la normalización» dentro de una situación «enormemente difícil». Puig, que puso en valor el Plan Resistir, dotado con más de 400 millones de euros para ayudar a los sectores más afectados por esta crisis, señaló que cualquier asociación «tiene el derecho a judicializar lo que consideren», pero defendió que la Generalitat «toma las decisiones pensando en el interés general y la prioridad de la salud». Adelantó que el viernes se aprobará un plan específico de 8 millones de euros dirigido al sector del ocio para paliar las consecuencias de haber permanecido sin actividad buena parte del año por las restricciones.

Reunión ayer en València de la consellera de Sanidad con representantes del ocio y la hostelería. | INFORMACIÓN

Si los hosteleros de la provincia de Alicante reclaman ayudas por 500 millones de euros y han presentado casi medio millar de reclamaciones por pérdidas patrimoniales de otros tantos negocios, la Asociación Hostelera de Castellón (Ashocas) recurrió el decreto de cierre de los establecimientos y su prórroga ante el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), reclamando la reapertura. El tribunal desestimó ayer en un auto adoptar las medidas cautelarísimas solicitadas por el citado colectivo para la suspensión de las restricciones que pesan sobre la hostelería.

Según informó el TSJ, la sala entiende que no concurren las razones de especial urgencia alegadas por la parte demandante para resolver sobre su petición sin escuchar los argumentos de la Administración demandada.

Una vez recibidas las alegaciones de la Generalitat, a la que da un plazo de dos días para que conteste al recurso, el tribunal dictará el correspondiente auto sobre medidas cautelares. El TSJ aclara que su resolución no es comparativa a del tribunal del País Vasco que permitió reabrir la hostelería en el País Vasco porque en aquella comunidad el juez estimó las cautelares de las asociaciones, momento procesal al que aún no se ha llegado en la Comunidad.

Sin embargo, la asociación demandante ve positiva la resolución porque entiende que da paso a medidas cautelares y se sigue el mismo procedimiento que en Euskadi.

Volviendo a la reunión, en el encuentro participaron Manuel Espinar, presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad Valenciana (Conhostur), que engloba a las federaciones de las tres provincias, junto al vicepresidente, Luis Martí; el presidente de la Federación de Ocio, Turismo y Juego de la Comunidad (Fotur), Víctor Pérez; y el presidente de la Confederación Empresarial de la Comunidad (CEV), Salvador Navarro. Así como el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer.

Barceló planteó la necesidad de que sea una desescalada «con cautela y con mesura», ya que «el objetivo es poder abrir los locales de hostelería y ocio con total seguridad tanto para los propios hosteleros como para la ciudadanía». Por el sector de la restauración, Conhostur puso en valor la importancia de la puesta en marcha de esta mesa de diálogo con la Generalitat «para establecer de forma coordinada los criterios de la reapertura de la hostelería y el ocio, mientras el presidente de la Confederación Empresarial, Salvador Navarro, dijo que la expectativa que se había generado es complicada con una cifra de fallecidos por covid como la de ayer, con 92 muertos en la Comunidad; y que lo importante de la reunión es que por primera vez la Conselleria de Sanidad se abre a plantear propuestas al sector de la hostelería y el ocio. Navarro definió la reunión como de «guante blanco», en la que se hicieron propuestas de desescalada con máxima seguridad a partir del 1 de marzo para trasladar al ciudadano que es un sector seguro, no porque sea foco de incremento de casos sino por la movilidad que genera, señaló. En este sentido, se empezará, dijo, en espacios abiertos y con la apertura de terrazas con máxima cautela, «ver cómo funcionan los números y controlar la situación» para evitar retroceder de nuevo. Barceló también les expuso que en ningún caso se ha querido criminalizar al sector sino que se han visto obligados a tomar medidas por la situación y que el día 23 se concretará la apertura para que los negocios tengan tiempo de hacer acopio de productos. Se quedó fuera de la reunión la Coordinadora Empresarial del Ocio y la Hostelería, que ha convocado para mañana jueves una sentada de protesta en Alicante.

Protesta de hostelería en San Vicente contra las medidas restrictivas Victoria Mora

Caravana en San Vicente para que se indemnice al sector

Con lemas como «Si no trabajamos no pagamos» o «No somos el problema, somos la solución», cientos de personas en coches y motos protestaron ayer en San Vicente por la situación en la que se encuentra la hostelería, el comercio y los gimnasios, en una acción convocada por la Asociación de Hosteleros que provocó un colapso de tráfico a la entrada de la población desde Alicante. Los organizadores entregaron sus reivindicaciones al alcalde, Jesús Villar, y al concejal de Comercio, Alberto Beviá. Exigen que se les compense con ayudas directas y con indemnizaciones por el cierre de sus negocios.

Las ayudas de Alicante, a fines de marzo como pronto

Te puede interesar:

El montante es de 11,1 millones y el bipartito prevé que el dinero se pueda empezar a pedir el lunes

Las primeras ayudas del Plan Resistir en la ciudad de Alicante llegarán como pronto a los sectores beneficiados a finales de marzo o primeros de abril, según estima el equipo de gobierno bipartito (PP y Cs). El ejecutivo municipal aprobó ayer las bases reguladoras para solicitar dinero a este plan financiado por Generalitat, Diputación y los ayuntamientos, y que puede ascender a cantidades de hasta 2.000 euros para autónomos y pequeñas empresas de hasta 10 trabajadores de la hostelería, restauración, ocio, alojamiento, mercadillos o cultura, entre otros sectores. El montante del plan para Alicante es de 11.145.766 euros. El Ayuntamiento aportará el 15% del total (1,6 millones); la Diputación el 22,5% (2,5 millones) y la Generalitat concederá y librará el 62,50% (6,9 millones). El plazo para pedir cita previa online está previsto que quede abierto el lunes, según avanzó el portavoz del bipartito, Antonio Manresa. Para solicitar esta subvención los posibles beneficiarios deberán haber iniciado su actividad antes del 31 de diciembre de 2020 y mantener de alta la actividad en el momento de la solicitud. Estas ayudas están dirigidas a cubrir los gastos corrientes de la actividad realizada desde abril de 2020.