Vuelve la actividad de bares y restaurantes a la provincia de Alicante pero solo en las terrazas al aire libre y al 50%. Será a partir del martes , 2 de marzo, como primera etapa de la desescalada del sector, cerrado a cal y canto desde el 21 de enero en toda la Comunidad Valenciana para contener la pandemia. La Conselleria de Sanidad confirmó ayer la vuelta de las terrazas a los representantes de la hostelería y del ocio nocturno en la segunda reunión de la mesa de trabajo para diseñar la reactivación del sector, obligado en cambio a mantener cerrado por ahora el interior de los locales. La reapertura de los veladores será el martes y no el lunes: el decreto de medidas actuales indica que estarán en vigor hasta las 23:59 horas del 1 de marzo.

La intención del Consell es permitir la reapertura de la hostelería solo en exteriores y hasta las 18 horas, es decir, con horario restringido, pese a que las patronales y asociaciones representadas consideran insuficiente la medida: los hosteleros reclamaban también abrir el interior al 30%, cerrar sus negocios con el toque de queda y que pueda haber seis personas por mesa, sobre lo que Sanidad no se pronunció ayer.

El sector presentó un documento inicialmente bien visto por los técnicos en el que se propone repartir los metros de terraza adjudicados a cada local para colocar las mesas con una distancia de dos metros entre ellas para evitar agravios entre municipios, según explicó anoche Manuel Espinar, presidente de la Confederación Empresarial de Hostelería y Turismo de la Comunidad (Conhostur). Este criterio de partición equivaldría a un 45 ó 50% de la superficie habitual de terraza, dijo.

La hostelería pedirá reabrir terrazas, el interior con el 30% del aforo y hasta el toque de queda

En cuanto a los interiores, Sanidad emplazó al sector a una nueva reunión el 9 de marzo para abordar su reapertura, que queda en suspenso, aunque se baraja que se pacte entonces con aforos entre el 30% y el 50%. La medida tendrá que ser aprobada en la reunión de la comisión interdepartamental del Consell que se celebrará mañana para diseñar la desescalada en la Comunidad al concluir el lunes próximo la prórroga de las restricciones actuales.

La mesa de ayer entre Sanidad y hosteleros estuvo presidida por la subdirectora general de Epidemiología, Hermelinda Vanaclocha, junto a diferentes técnicos de Salud Pública; el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer; y representantes de la Confederación Empresarial de la Comunidad Valenciana (CEV); la patronal Conhostur; la Federación de Ocio, Turismo y Juego (Fotur); y la Coordinadora del Ocio. «La voluntad de la Conselleria y del sector es iniciar el proceso con la apertura de la hostelería en toda la Comunidad Valenciana en los espacios al aire libre», dijeron desde Sanidad, a la vez que emplazaron a los hosteleros aun nuevo encuentro dentro de 15 días en el que se valorará el efecto de las nuevas medidas y se estudiará la reapertura del interior de los locales.

El sector de la hostelería y el ocio alicantinos valoran su situación y el plan de desescalada informacióntv

Espinar, como los representantes de las demás asociaciones, mostró su disconformidad con la propuesta de Sanidad en esta primera fase de permitir abrir las terrazas con horario reducido. «Es incongruente que pretendan que abramos solo con un 50% en las terrazas ahora que el nivel de incidencia está muy por debajo del momento del cierre, cuando la hostelería operaba con un aforo del 30% en el interior y del 50% en el exterior». La patronal Conhostur advirtió que «en estas condiciones muchas empresas no abrirán por no disponer de licencia de terraza o porque hace inviable el negocio».

También la Coordinadora Empresarial de Ocio y Hostelería de la Comunidad rechaza frontalmente el planteamiento de Sanidad de reabrir solo con terrazas. Esto supone «la ruina de las cerca de 8.000 empresas que no tienen terraza tras dos meses de cierre». La Confederación también reclamó el horario de actividad hasta el toque de queda y que no se produzca ningún agravio comparativo con el resto de actividades económicas no esenciales y una segunda fase de ayudas al sector de 500 millones de euros. Fotur pidió que se permitan las actividades de espectáculos y eventos, salones de boda y convenciones, pubs, cafés conciertos, teatros, salas de baile y todas aquellas que se hagan al aire libre. Por otro lado, representantes de Sanidad y las asociaciones del deporte marcaron una hoja de ruta para la desescalada en la que la Conselleria es partidaria de que se puedan retomar las actividades deportivas al aire libre sin grandes grupos de personas, dejando para más adelante la apertura de gimnasios, aunque las decisiones se modificarán en función del número de contagios.

Desde el Consell comprenden la situación de estos negocios pero les intentan «hacer entender» en reuniones como las de ayer que el derecho a la salud está por encima y que no se trata de imponer sino de convencer e ir todos al unísono «porque un retroceso de la situación epidemiología será más negativo para los establecimientos en ambientes cerrados», donde se da la situación más compleja para contener el covid. La dirección general de Salud Pública informó del contexto actual de la pandemia, quedando claro que la relajación de las restricciones se realizará en función de la situación epidemiológica.

El pequeño comercio pide líneas de ayudas a Consell y Ayuntamiento

Te puede interesar:

El pequeño comercio de Alicante mantuvo ayer una doble reunión con el Consell y con el Ayuntamiento para reclamar ayudas para el sector. En el encuentro telemático con la directora general de Comercio, Rosa Ana Seguí, se abordaron los posibles planes de rescate a estos negocios muy afectados por la pandemia, en una reunión online en la que también participó la federación autonómica Unió Gremial. En cuanto a la reunión con el Ayuntamiento, la Concejalía de Comercio se comprometió con el Colectivo a crear una línea de ayudas directas para el comercio de proximidad y a poner en marcha en un mes los bonos comercio. Además, se habló de la redacción del plan Resistir que excluye de las ayudas a comerciantes que tienen el negocio en Alicante pero residen fuera del municipio. El comercio, además, quiere que se prorrogue su apertura hasta las 20 horas.

Loa comerciantes están atentos a la posibilidad de que se amplíen las horas de apertura de sus negocios Pilar Cortés