Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Damián Serrano López: «Somos el último eslabón de la pandemia y los grandes olvidados»

Profesional de los servicios funerarios. Lleva 24 años trabajando en el sector y es secretario de la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios. Analiza las repercusiones de la pandemia en su último y olvidado eslabón.

El eldense Damián Serrano López, actual secretario de AESPROFT. |

El eldense Damián Serrano López, actual secretario de AESPROFT. |

¿Los profesionales de los servicios funerarios se consideran los grandes olvidados de la pandemia?

Sí. Nos consideramos los grandes olvidados de esta pandemia por parte de las autoridades sanitarias y, más concretamente, por parte del Ministerio de Sanidad. Nos hemos ofrecido desde el minuto 1 de esta pandemia, no en varias sino en muchas ocasiones, para asesorar y colaborar con las autoridades sanitarias, a nivel estatal y autonómico, sobre la forma más segura y adecuada de manipular a los difuntos por covid-19. Incluso elaboramos un protocolo de actuación que se le envió al director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón. Pero se nos ha ignorado por completo desde el minuto 1.

¿Y la sociedad cómo ha actuado?

Por parte del conjunto de la sociedad también seguimos estando olvidados. Cuando se ha estado haciendo homenajes a otros colectivos que intervienen en la cadena de esta pandemia -recordar que los funerarios somos el último eslabón- nadie se ha acordado de los hombres y mujeres que trabajamos en las funerarias y en los tanatorios. Pero aunque no hayamos tenido aplausos desde los balcones, nosotros hemos seguido atendiendo con la máxima profesionalidad a los difuntos y a sus familiares que, en definitiva, son esas personas que aplauden. Efectivamente somos el último eslabón de la pandemia y los grandes olvidados.

¿Han sufrido muchos contagios y fallecidos en su sector desde marzo?

No, relativamente la incidencia es baja. Las últimas cifras que manejemos oscilan entre un 15% entre víctimas mortales y contagiados. Hay que tener en cuenta que el sector lo conformamos 11.300 trabajadores en todo el territorio nacional. Sin duda una cifra elevada respecto a otros sectores que están siendo vacunados. Pensamos que la principal causa de nuestros contagios son los fallecidos que trasmiten la enfermedad y no se les ha realizado una PCR, o bien los familiares de personas contagiadas que acuden a los velatorios.

El momento más crítico es explicar a las familias que no pueden ver a su ser querido para despedirse si ha muerto con covid»

decoration

¿Cómo llevan la presión psicológica y la sobrecarga de trabajo de estos doce meses?

La sobrecarga se lleva con total profesionalidad y coordinación con todas las personas que intervienen en un funeral: oficiantes de las ceremonias de despedida, enterradores, personal administrativo, personal de limpieza de las salas velatorios, funerarios, tanatopractores y chófer del vehículo fúnebre. Hay que tener en cuenta que el funerario no solamente trabaja el día a día con los difuntos, sino también con los sentimientos de los familiares y en muchos casos tenemos que hacer de «psicólogos».

¿Cuál ha sido el peor momento al que se han tenido que enfrentar?

En esta pandemia uno de los momentos más críticos es tener que explicarles a los familiares de una víctima de coronavirus que no pueden ver a su ser querido y hacerles comprender la situación. Por eso digo que muchas veces tenemos que hacer de psicólogos.

¿Cuáles son las principales peticiones de las familias de los fallecidos contagiados con covid-19? ¿Entienden las medidas restrictivas? ¿Las aceptan o se rebelan contra ellas?

La principal es, sin duda alguna, no poder despedirse la familia como ellos desean de su ser querido. Eso es muy duro. Al principio no entendían las medidas restrictivas, y nos culpabilizaban a los servicios funerarios de dichas medidas, pero con el paso del tiempo ha ido comprendiendo que es una norma sanitaria y que es necesaria para evitar que el virus siga propagándose.

¿Cree que las diferentes Administraciones Públicas han atendido las peticiones del sector o, por el contrario, les han dado la espalda?

No han atendido nuestras peticiones. Es que ni siquiera nos han dado la oportunidad de poder mantener una reunión con las autoridades sanitarias para exponerles nuestro punto de vista para combatir esta cruel enfermedad en nuestro ámbito profesional.

¿Han registrado muchas bajas psicológicas por esta situación?

No tenemos constancia de que se hayan producido muchas bajas médicas. Tenga en cuenta que, por las características propias de nuestro trabajo, normalmente estamos acostumbrados a tratar estados emocionales.

Ustedes viven el sufrimiento de las familias en primera línea... ¿Cómo lo llevan? ¿Qué necesitan?

Un buen profesional de los servicios funerarios tiene que empatizar con los familiares del difunto. También es cierto que cuando uno termina su jornada laboral tiene que desconectarse de la carga emocional del trabajo. Es la única manera de no trasmitirla a su entorno familiar ni de amistades.

Nuestra asociación cifra en 15.876 el número de fallecidos con covid entre marzo y mayo que no figuran en los listados oficiales»

decoration

¿Qué diferencias ha notado en su trabajo durante la primera, la segunda y la tercera ola de la pandemia?

Que la gente se ha relajado a la hora de la asistencia a los funerales y ya empiezan a verse aglomeraciones de asistencia en algunos velatorios.

¿Por qué a su colectivo no se le ha vacunado en el primer grupo como al personal sanitario?

Esta pregunta la debería contestar la señora ministra y su antecesor en el cargo. Sería conveniente que dieran explicaciones públicamente, porque a nosotros nos han ignorado por completo, y también sería igual de conveniente que nos incluyeran ya en el plan de vacunación.

¿Qué ha cambiado con el covid-19 en los velatorios y en el resto de costumbres funerarias previas a la pandemia?

Sinceramente en nada. Los familiares siguen con las costumbres de toda la vida y si algo ha cambiado es debido a las restricciones que han implantado las autoridades sanitarias. Yo creo que en el momento en el que volvamos a la normal normalidad, y ya no hayan restricciones, la sociedad seguirá con las costumbres heredaras.

¿Cree que son reales las cifras oficiales de víctimas de fallecidos por covid o son muchas más, tal y como se dice desde diversos foros?

En contestación a su pregunta le diré que desde AESPROFT, la Asociación Española de Profesionales de los Servicios Funerarios, elaboramos a finales de mayo un informe en el que se decía que en España las cifras oficiales siguen sin arrojar luz sobre este tema desde el inicio de la pandemia hasta el día hoy. Algo que es debido a la disparidad de criterios estadísticos de contabilización de los fallecidos sin seguir una trazabilidad concreta. Cada vez que se cuentan a los fallecidos como meros números nosotros, como profesionales, nos vemos en la obligación de corregir para que así nadie se quede fuera de la estadística y del reconocimiento de las autoridades y de la sociedad. Es nuestra obligación, y como nuestro propio código deontológico dicta, los cuerpos serán tratados siempre con el máximo respeto y dignidad sin perder nunca de vista la inviolabilidad de todo ser humano ante la muerte.

Nos ofrecimos desde el principio a las autoridades sanitarias para asesorar y colaborar pero hemos sido ignorados»

decoration

Respeto y dignidad...

Así es. Palabras que para nosotros no son ni huecas ni vacías. Por eso no podemos quedar impasibles ante lo que creemos que se está realizando en la trazabilidad de los datos. Las víctimas de la pandemia no son meros números. Son familias, son proyectos, son amistades rotas y destruidas por esta terrible situación.

Entonces ¿cuáles son sus cifras?

Con los datos que hemos recopilado desde el 23 de marzo hasta el 23 de mayo de 2020 la cifra de fallecidos oficiales era de 28.109 pero nosotros mantenemos que la cifra de fallecidos reales fue de 43.985. O sea, según el informe de nuestra asociación, son 15.876 fallecidos más de los que dicen las autoridades.

¿Cómo han elaborado ese informe?

Para elaborar el dossier hemos hecho un somero resumen de la situación vivida en nuestro país en esos tres primeros meses de pandemia y de los datos y estudios que se han ido publicando. Además de esto, y aquí radica la seriedad de nuestras afirmaciones, este es un trabajo realizado con datos reales del personal funerario incluyendo, por supuesto, a los fallecidos sospechosos de covid-19. Es importante tener en cuenta que en las primeras semanas no se realizaban test de detección. Nuestro informe es muy completo y también incluye los fallecidos en residencias de ancianos, domicilios particulares y centros hospitalarios.

¿Cuáles son las principales reivindicaciones del sector funerario en estos momentos?

En primer lugar que la sociedad valore nuestra profesión puesto que, al igual que otros oficios, nosotros hacemos una labor social y vocacional. En segundo lugar que las Administraciones Públicas profesionalicen el sector, dotándolo de una titulación reglada en la rama sanitaria.

Ahora se realizan funerales online pero cuando pase la pandemia la sociedad seguirá con las costumbres heredadas»

decoration

¿Qué opinión le merecen los nuevos servicios funerarios aparecidos durante la pandemia, como la retransmisión de los funerales online, para evitar el contacto social?

Hay que adaptarse a las nuevas tecnologías pero la sociedad española es de abrazarse. Pienso que la transmisión de un funeral por vídeo conferencia en nuestra sociedad tiene los días contados, aunque ya está la tecnología adaptada para poder hacerlo.

¿Han aumentado con el covid las incineraciones?

Sí. Ha habido un repunte de las incineraciones en esta pandemia pero ha sido fundamentalmente por agilizar las despedidas. También hay destacar que desde hace unos años las incineraciones se han instaurado progresivamente en nuestra sociedad.

¿Qué espera el sector de la sociedad para combatir al virus?

Lo que pedimos desde los servicios funerarios es que respetemos todos las normas sanitarias. Somos conscientes de lo duro y lo difícil que es no poder despedir a un ser querido. Pero tenemos que arrimar todos el hombro para evitar que venga una cuarta ola de coronavirus. Hasta que en España no esté la población totalmente vacunada, si no ponemos los medios suficientes, difícilmente se parará esta lacra. Eso pedimos.

Compartir el artículo

stats