Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Sanidad tiene nombre de mujer

Ocho profesionales de distintos ámbitos de trabajo relatan su día a día y el respaldo o los problemas con los que se han enfrentado en mitad de la pandemia - Tres de cada cuatro sanitarios de la provincia son mujeres pero más del 78% de jefaturas de servicio recaen en hombres - La gerencia de hospitales alcanza la paridad: la mitad son directoras

La Sanidad tiene nombre de mujer | ÁXEL ÁLVAREZ

La Sanidad tiene nombre de mujer | ÁXEL ÁLVAREZ

La vida pasa tan rápido que muchos elegirían cambiar las tornas del reloj. Dentro de un hospital, el ritmo va cambiado. Nos trasladamos a una sala silenciosa de UCI y sólo se escuchan monitores y pacientes críticos que ven pasar cada segundo como si fueran años. Respiran con tanta dificultad como si surcaran los mares a contracorriente. Entra en escena Cristina Mollá Jiménez, la capitana de un barco de nueve intensivistas a los que apenas se les puede ver la cara con los EPI. Todos actúan a una para intentar calmar las aguas, más revueltas con el coronavirus, y devolver al paciente a la estabilidad.

Con más de dos décadas de trayectoria, esta facultativa alcanzó el cargo de jefa de sección de Medicina Intensiva del Hospital General de Elda en plena pandemia hace sólo unos meses. Antes era médico adjunto. Desde este diario se pone de ejemplo este ascenso para reseñar que se están consiguiendo logros en materia de Igualdad. Ella, resalta, además, que la mayoría de nuevas residentes son chicas.

La Sanidad tiene nombre de mujer | ANTONIO AMORÓS

Se podría decir que la Sanidad es de los ámbitos más feminizados porque tres de cada cuatro profesionales sanitarios son mujeres. Sin embargo, sólo el 25% llegan a puestos de responsabilidad como jefas de sección, categorías donde puede darse el fenómeno del techo de cristal, según se desprende del último plan de Igualdad (2016-2019) que elaboró la Conselleria de Sanidad.

«En la facultad la mitad éramos mujeres y ahora la mayoría de residentes son chicas»

CRISTINA MOLLÁ - JIMÉNEZ JEFA DE UCI HOSPITAL DE ELDA

decoration

Nuria Gregori-Flor, responsable de Igualdad del Hospital General Universitario de Elche, expone que hay patrones culturales por los que una parte de las mujeres no pueden optar a ciertos cargos porque, por ejemplo, todavía el sistema no está del todo preparado para la conciliación. «Hay abandono de carreras prometedoras cuando tienen el primer hijo o por ejemplo en convocatorias para liderar equipo de investigación se aplican criterios que miden méritos y muchas veces no tienen perspectiva de género».

«Se tienen que reivindicar posibilidades como la que tuve yo de desarrollarme laboral y culturalmente»

LOURDES NAVARRO - ADMINISTRATIVA UDCA HOSPITAL DE ALICANTE

decoration

Apunta, igualmente, que hay mayor temporalidad en mujeres frente a hombres que también dificulta su promoción. De igual modo, reseña que en algunos casos renuncian a un puesto mayor porque anteponen los cuidados a familiares y menores. Desde el departamento de Salud de Elche apuntan que la reducción de jornada se la piden 2,2 veces más ellas que los hombres para estos cuidados. Sin embargo, Gregori-Flor explica que la curva de implicación de los hombres aumenta y hay factores que influyen como el permiso de 16 semanas.

La Sanidad tiene nombre de mujer | ANTONIO AMORÓS

Aunque sí se registre esta descompensación por sexos en jefes de sección, sí se ha alcanzado una paridad en las gerencias y dirección de hospitales públicos en la provincia. De los 12 departamentos de salud, la mitad están liderados por mujeres.

«Cada vez hay más mujeres dirigiendo y habrá más jefas cuando llegue el cambio generacional»

EVA BARÓ - GERENTE HOSPITAL DE TORREVIEJA

decoration

Una de ellas es Eva Baró Salvador, directora y gerente del Hospital Universitario de Torrevieja desde 2019. Anteriormente ejerció como directora asistencial y Jefa de Nefrología. Asegura que el reto más difícil de su carrera profesional ha sido gestionar la tormenta que vino con la pandemia de coronavirus. «Hace años pensaríamos que se trataba de un guión de ciencia ficción». Aún y así, se siente orgullosa de que la sociedad y todo el equipo humano haya sabido adaptarse. Echando la vista atrás a sus inicios ataja que nunca tuvo «limitantes por ser mujer». Explica que desarrolló su carrera profesional siendo madre de tres hijos y tuvo apoyo de su entorno. Cree que con el paso de los años hay más paridad en puestos de gerencia que en otras categorías porque la gestión directa se trata de cargos políticos que cambian periódicamente.

Reconoce, igualmente, que la mujer ya está más visibilizada al frente de la dirección y se ha avanzado en la profesionalidad porque los puestos están ocupados por sanitarios, cuando no siempre ha sido así. Está convencida de que el cambio generacional vendrá en las jefaturas al jubilarse los actuales jefes. Pronostica que en esta década haya más mujeres en ciertos cargos.

«Mi marido también era enfermero y nunca he tenido que renunciar a mi carrera por mis hijos»

VIRGINIA ALEMAÑ - ADJUNTA DE ENFERMERÍA H. GENERAL ALICANTE

decoration

Durante la crisis sanitaria por el covid-19 los hospitales tuvieron que reinventarse para hacer frente a la presión asistencial con hospitales de campaña y múltiples protocolos nuevos.

Virginia Alemañ ha sido parte esencial en el aprovisionamiento de recursos para las distintas unidades, y es que aquí queda claro que la experiencia es un valor. En 1979 inició su andadura como enfermera y ha pasado por la UCI, ejerció de supervisora de Medicina Interna, de Traumatología y supervisora general. En estos momentos es adjunta de Enfermería de recursos materiales del Hospital General de Alicante, y ella y su equipo han abierto en el último año unidades progresivamente, según la demanda, que se transformaron en zonas de hospitalización para contagiados por covid y «sospechosos» o zonas de quirófano para críticos.

«Siempre hemos trabajado de igual a igual, no sé si es por ser una profesión mayoritaria de mujeres»

LOLA CASES FERNÁNDEZ - AUXILIAR ENFErMERíA H. GENERAL ELCHE

decoration

«La pandemia ha sido muy dura, y no pensaba que íbamos a montar un hotel medicalizado o un hospital de campaña», asegura. En el plano de Igualdad refiere que «el respeto te lo tienes que ganar tú como profesional, sólo con decir buenos días a un señor ingresado se dan cuenta de que te preocupas y hace que la profesión se respete, esa labor tiene que continuar».

Su marido también era enfermero y relata que nunca tuvo que renunciar a su carrera para el cuidado de sus hijos.

Cruzamos algunos pasillos más hacia la estancia de donde «salen los números» del hospital y nos encontramos con Lourdes Navarro, que en la vida ha sabido compaginarlo muy bien todo. Desde 1980 es administrativa y se dedica a la Estadística, Documentación y Admisión en el General de Alicante, una parcela minoritaria de hombres.

«Cuando empecé, los encargados de turno nos machacaban un poco con tareas inadecuadas de coger mucho peso»

PAQUI MOLINA SÁNCHEZ - CELADORA HOSPITAL GENERAL DE ELCHE

decoration

Su trabajo es meticuloso, y más con el coronavirus, ya que de la gestión de su departamento dependía, por ejemplo, el control de las camas ante una avalancha de contagios que obligaban a adaptar espacios. Cuando acaba su jornada se desplaza a la UA donde trabaja como profesora asociada de Historia. También está terminando su segunda carrera de Humanidades y por eso pide que se «reivindiquen posibilidades como las que tuve yo de desarrollarme laboral y culturalmente».

Paqui Molina Sánchez lleva 26 años acompañando a pacientes a la habitación y cargando con camas y sillas de ruedas. Cuando la llamaron para trabajar como celadora sintió que le había tocado la lotería, ya que recuerda aquellos tiempos duros en los que crió a sus dos hijos trabajando como aparadora. Siempre estará agradecida a su madre que tiró también del carro. Ahora ella hace el mismo papel con sus tres nietos.

«Diría que la pandemia mejora la conciliación porque los padres pueden estar más en casa»

SUSANA RAGGIO PÉREZ - PEDIATRA CENTRO DE SALUD SANT JOAN

decoration

En sus inicios en el hospital apenas había mujeres, podían representar un 10% de la plantilla de celadores, explica, y en algún momento se sintió discriminada y tuvo algún jefe «que nos ponía tareas que no eran adecuadas como cargar mucho peso». A nivel autonómico más del 56% son celadoras, aunque no recuerda a ninguna jefa directa.

Agradece que sus vecinos la vieran como una «heroína» y no como posible fuente de contagio. «Se paraban dos horas conmigo cuando iba a comprar el pan», añade con una sonrisa al hilo que reivindica su papel en el hospital: «El médico es el que cura, pero el 70% del contacto con el paciente lo tenemos nosotras».

Lola Cases Fernández tuvo un capítulo amargo con la crisis sanitaria. Su marido debía ser operado de una hernia pero la intervención se suspendió por la emergencia sanitaria. Durante meses estuvo distanciada de él por una habitación por temor a contagiarlo al tener contacto estrecho con pacientes.

«Hay abandono de carreras prometedoras cuando tienes el primer hijo y hay más temporalidad»

NURIA GREGORI-FLOR - RESPONSABLE IGUALDAD H. GENERAL ELCHE

decoration

La parte positiva: aliviarles la estancia. «Cuando estaban solitos y les marcabas el teléfono para que hablaran con sus familias era todo un mundo». Es auxiliar de enfermería en el General de Elche. Esta es la rama con más mujeres, más del 95%. Nunca ha sentido una «mala mirada» de compañeros ni pacientes por ser mujer, aunque reconoce que dependiendo de la procedencia, u hombres de edades avanzadas pueden tener cierto pudor o recelo a ser atendidos por mujeres.

Este último año también ha sido difícil para atender a los más pequeños. Susana Raggio Pérez es pediatra desde 1997 y actualmente ejerce en el consultorio auxiliar del centro ce Salud de Sant Joan. Reconoce que fue complejo hacer seguimiento de menores de dos años, y se potenció la vía telefónica. Aún y así, cree que la pandemia ha mejorado la conciliación al implantarse el teletrabajo.

Recuerda que la primera vez llegó a «esconder» que estaba embarazada por miedo a no optar a una sustitución. La cogieron porque el miedo era sólo suyo. Orgullosa recuerda que ha asistido a todos los congresos de Pediatría para seguir creciendo.

Compartir el artículo

stats