30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pla teme que la ORA en Carolinas Altas agrave el tráfico y la falta de aparcamiento

Los vecinos consideran que la implantación de las zonas azul y naranja en el barrio vecino empeorará la contaminación y el ruido - Las obras en Padre Esplá, que se prolongarán hasta junio, supondrán la supresión de unos 250 estacionamientos

Las obras en Padre Esplá -en imagen de ayer- alcanzan ya su ecuador. | HÉCTOR FUENTES

Las obras en Padre Esplá -en imagen de ayer- alcanzan ya su ecuador. | HÉCTOR FUENTES

La próxima implantación de las zonas azul y naranja en varias calles de Carolinas Altas preocupa en el contiguo barrio del Pla, que teme que la puesta en marcha del sistema de estacionamiento regulado que ultima el Ayuntamiento agrave los problemas de tráfico y falta de aparcamiento que sufre el barrio. De ello alerta la asociación de vecinos mientras que los representantes de los comerciantes ya advirtieron cuando comenzó la obra de reurbanización en Padre Esplá que estos trabajos suponían la pérdida de 250 plazas para estacionar, lo que agrava un problema que arrastran desde hace décadas y que los pequeños empresarios pensaron que tendría solución con el parking subterráneo que se tramitó durante años. El Ayuntamiento optó por descartar el proyecto en 2010 al oponerse vecinos y la Plataforma de la Movilidad pese a que las 400 plazas previstas inicialmente quedaron reducidas a una sola planta sótano para 190 vehículos buscando menor impacto, propuesta que solo fue aceptada por los comerciantes.

El Pla teme que la ORA en Carolinas Altas agrave el tráfico y la falta de aparcamiento

El Ayuntamiento de Alicante tiene previsto poner en marcha en pocas semanas más de medio millar de plazas de pago en Carolinas Altas, en calles como San Mateo, Foguerer y Doctor Bergez, con el objetivo de favorecer la rotación de vehículos en una zona donde no existen aparcamientos públicos y donde escasean los edificios con garaje. El proyecto no se expandirá más allá de Carolinas Altas, ante el rechazo de entidades vecinales del Pla, que llevan casi una década oponiéndose a la implantación de la zona azul y naranja en sus calles.

Sin embargo, a la asociación de vecinos del Pla le inquieta la implantación del estacionamiento regulado en Carolinas Altas al entender que el hecho de ser barrios contiguos incrementará el tráfico, y con ello la polución y el ruido, en el Pla, a la vez que perderá plazas de aparcamiento dado que entienden que muchos conductores de la vecina Carolinas intentarán aparcar en alguna de sus calles, libres de pago por dejar el coche.

«Nos preocupa, y mucho, porque va a suponer un incremento de la presión del tráfico en el Pla. La gente no querrá pagar en Carolinas y se vendrá al barrio. Consideramos un error del Ayuntamiento insistir en una herramienta que no supone que haya más aparcamiento sino más ruido y contaminación», señaló ayer la presidenta de la asociación de vecinos Carmen Cobela. La entidad recuerda que los conductores ya pagan por aparcar en las calles a través del impuesto de circulación, por lo que considera la ORA un doble gravamen por usar el espacio público.

El Pla teme que la ORA en Carolinas Altas agrave el tráfico y la falta de aparcamiento

Tanto Carolinas como el Pla son barrios que sufren un grave problema de falta de aparcamiento. En el primero de los barrios se han perdido en los últimos años más de 300 plazas de estacionamiento por distintas obras de ampliación de aceras, lo que, como consecuencia, ha triplicado el coste de alquiler de las plazas de garaje. En el Pla, las obras de reurbanización de Padre Esplá supondrán la pérdida de otras 250 plazas de aparcamiento. Los comerciantes confían en que la remodelación de esta arteria active las ventas, muy dañadas por la pandemia, pero a la vez reclaman que el mayor espacio para los peatones se compense con fórmulas para incrementar el aparcamiento.

Las obras de remodelación de Padre Esplá alcanzan su ecuador. Comenzaron en noviembre con un plazo de ocho meses y se prevé que terminen en junio. Tanto la asociación de vecinos como el Ayuntamiento afirman que se están cumpliendo los plazos. «Llevan su desarrollo normal con el inconveniente que tienen este tipo de proyectos como el ruido, el polvo, los atascos...pero la dirección de obra afirma que van con normalidad y que terminarán en plazo», señaló Cobela. Su asociación propuso modificar el trazado de la línea 02 del autobús a su paso por la avenida y alegó contra la desestimación de esta propuesta por parte del Ayuntamiento.

Fuentes de la Concejalía de Urbanismo indicaron que se está terminando la intervención a nivel de canalizaciones y subsuelo y que se está diseñando el carrilbici entre otras actuaciones en superficie.

240 metros más de aceras y zonas verdes

La remodelación de Padre Esplá, que cuenta con un importante tránsito y es muy comercial, supone 2,3 millones de euros de inversión de las arcas municipales. Consiste en la sustitución de 10.000 metros cuadrados de asfalto por espacio para los vecinos, con aceras anchas, arbolado y carril bici, explica el Ayuntamiento. La asociación de vecinos quiere poner en valor una mejora en el proyecto que supone una ganancia de 240 metros cuadrados más de acera y zona verde sobre lo previsto. El proyecto avanza sobre una longitud de 600 metros, con distintas anchuras y varias plazas.

Compartir el artículo

stats