30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Alicante sufre el mayor golpe de mortalidad de la tercera ola del coronavirus en toda España

La provincia registra el diferencia más alta entre los decesos de los dos primeros meses de 2021 y el mismo periodo del año pasado - Los muertos en ocho semanas son un 29% de los de todo 2019

Imagen del cementerio de Alicante durante la conmemoración de Todos los Santos del pasado mes de noviembre. | HÉCTOR FUENTES

Imagen del cementerio de Alicante durante la conmemoración de Todos los Santos del pasado mes de noviembre. | HÉCTOR FUENTES

La provincia de Alicante ha sufrido el mayor golpe de la tercera ola del coronavirus en España en lo que a mortalidad se refiere. En los dos primeros meses del año, coincidiendo con lo más duro de la escalada de contagios, la demarcación es la que ha registrado el incremento de fallecimientos más alto de todo el país en relación al mismo periodo de 2020. En las ocho semanas iniciales del año pasado, cuando todavía no se había desencadenado la crisis sanitaria, murieron 2.835 personas; entre el 29 de diciembre de 2020 y el 22 de febrero de 2021, en cambio, la cifra asciende a 4.575.

Así, la mortalidad se ha incrementado un 61,36% en estas primeras semanas del año en relación al inicio de 2020. Ninguna otra provincia alcanza un valor tan alto, lo que da muestras de la mayor intensidad con la que se ha producido aquí la tercera ola de la pandemia. Pero no solo en la demarcación de Alicante, sino en el conjunto de la Comunidad Valenciana, ya que la segunda provincia con el incremento más alto de fallecimientos en las ocho primeras semanas de 2021 es Valencia, con un 49,83%. En lo que va de año han muerto en la demarcación vecina 6.084 personas. Y además, Castellón ocupa el cuarto lugar, con un 40,71% más de decesos que en los dos primeros meses de 2020; en cifras absolutas, 1.196 personas. Los números permiten hacerse una idea de la magnitud de la crisis sanitaria y, al mismo tiempo, hacen comprensibles las estrictas medidas tomadas para tratar de frenar al virus.

  • 4.575

    Fallecidos en la provincia entre el 29 de diciembre y el 22 de febrero.

Enero y febrero no han hecho más que corroborar una tendencia que ya se vio nada más comenzar el año. Como ya publicó este periódico, en las dos primeras semanas de 2021 fallecieron en la provincia casi 1.200 personas, con un incremento del 73% en relación al comienzo del año pasado. Entonces era Valencia el territorio con el peor dato, pero el devenir posterior de la tercera ola ha hecho que se cambien las tornas. Entre el 12 y el 18 de enero se produjo el máximo de mortalidad en la demarcación alicantina, con 782 decesos, un 54,5% más del máximo de la primera ola de la pandemia, a finales de marzo de 2020. Esa semana, hace ahora casi un año, murieron 506 personas, cifra superada, sin excepción, durante todo el mes de enero y la primera semana de febrero de 2021.

El coronavirus ha alterado por completo los patrones demográficos habituales hasta ahora en toda España. Todavía no se han publicado cifras de población que permitan observar con detalle las consecuencias de la pandemia en este sentido, pero la mortalidad de 2020, como también publicó este periódico hace algunas semanas, ha sido la más elevada en términos absolutos desde hace al menos 90 años. Fallecieron 18.049 personas, casi un 14% más que en 2019. La persistencia de la pandemia parece indicar que, si en los próximos meses la situación no mejora de manera sustancial, este año podría terminar todavía con más decesos de 2020.

Por el momento, los fallecidos de enero y febrero son un 25,35% de todos los registrados el año pasado, y un 28,86% de los ocurridos en 2019, por comparar la situación actual con otra totalmente anterior a la pandemia.

Por sexos, ha habido más decesos de hombres que de mujeres: 2.430 frente a 2.145. En cuanto a la edad, las personas de mayor edad son las más afectadas, lo que casa con la incidencia del coronavirus en este segmento. Hasta el 22 de febrero han fallecido 1.062 personas mayores de 90 años, es decir, suponen casi una cuarta parte del total de decesos. Son 424 más que en las primeras semanas del año pasado, lo que revela un incremento superior al 66%.

Alta incidencia en las áreas más tocadas por el virus como Alcoy y Elda

La mortalidad ha sido especialmente intensa en las áreas de la provincia que han resultado más golpeadas por el coronavirus en la tercera ola de la pandemia, como Alcoy y Elda. La primera es, con diferencia, la más castigada en este sentido. A lo largo de la pandemia han fallecido en el departamento de salud alcoyano 414 personas, lo que da lugar a una tasa de 302 muertes por 100.000 habitantes. Por su parte, en el área de salud que engloba casi todo el Medio y Alto Vinalopó son 333 los fallecidos acumulados, con una tasa de 175,63. También se supera el índice de 150 -y los 300 decesos en términos absolutos- en los departamentos de Sant Joan y La Vila Joiosa.

Compartir el artículo

stats