Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los Apis de Alicante advierten de que regular el precio del alquiler subirá los precios al disminuir la oferta

Los profesionales rechazan el planteamiento del Gobierno y abogan por los beneficios fiscales

Imagen de un edificio donde se alquila un piso en el casco antiguo de Alicante

Imagen de un edificio donde se alquila un piso en el casco antiguo de Alicante

El Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria de Alicante advierte de que la propuesta del Gobierno de regular por Ley el precio de los alquileres puede provocar importantes subidas de las rentas en Alicante. De hecho, experiencias similares en ciudades como Berlín han demostrado, según los Apis, que la limitación de las rentas de alquiler conduce a la reducción de la oferta de viviendas para este fin y una subida de los precios. La presidenta del Colegio API de Alicante, Marifé Esteso, señala que todos los profesionales inmobiliarios apuestan por otra solución: proporcionar incentivos fiscales o ayudas directas a los propietarios para conseguir que se introduzcan más viviendas en el mercado de alquiler residencial. A ello deben unirse cambios legislativos urgentes y decididos para aportar una mayor seguridad jurídica a los propietarios, de forma que tengan la confianza de que pueden recuperar su vivienda de forma rápida en el caso de que se produzcan impagos de la renta.

“El alquiler tiene un funcionamiento muy sencillo, y se rige por la oferta y la demanda. En los últimos años hemos sufrido tensiones alcistas en los precios porque la demanda era muy superior a la oferta, por lo que esta Ley contribuiría a agravar el problema, pues muchas personas retirarían sus viviendas del mercado de alquiler. Hay que trabajar en el sentido contrario, y precisamente ahora estamos en la coyuntura ideal para ello, cuando muchas viviendas han salido del circuito del alquiler turístico a causa de la pandemia. Es el momento de dar facilidad e incentivos a estos propietarios para que se decidan a dar el paso al alquiler tradicional y, con este aumento de la oferta, lograr una bajada de precios sin intervenciones ajenas”, indica.

Además, Esteso señala que el miedo a la ocupación de las viviendas que se ponen en alquiler se está extendiendo entre parte de los propietarios, lo que también está contribuyendo a que se retraiga la oferta. “El alquiler social y el apoyo a las personas en situación de vulnerabilidad corresponden a las administraciones, no es algo que se pueda echar sobre los hombros de los propietarios. Hay que recordar que, en la mayor parte de los casos, las personas que ponen viviendas en alquiler son ciudadanos de clase media que poseen una única vivienda y que la arriendan para obtener un complemento a sus rentas. Y en muchos casos se trata de unos ingresos necesarios para que esas personas puedan llegar a final de mes. Y si es porque una familia ha ahorrado para invertir y alquilar, pues esa es una opción que nos da el mercado y la libertad de elegir qué hacer con nuestros ahorros”, explica.

Hay que tener clara la distinción entre lo que es el alquiler social, cuya gestión recae sobre la Administración, y el arrendamiento de viviendas de los particulares que las ponen en el mercado para obtener una renta por su inversión.

La previsión de los Agentes de la Propiedad Inmobiliaria es que, tras la corrección de precios producida en 2020, el precio del alquiler se mantenga estable en Alicante en 2021, con tendencia al alza cuando comience a reactivarse la economía y vuelvan a coger ritmo tanto el turismo como la actividad educativa. “El año pasado bajaron los alquileres, especialmente los más altos, pero si esta Ley sale adelante pueden perderse rápidamente los avances logrados para tener unos precios de alquiler más justados", sostiene la presidenta del Colegio.

Compartir el artículo

stats