Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El rechazo al transfuguismo divide al bipartito: Ciudadanos se alía con la izquierda y el PP se queda solo

Los populares de Barcala y Vox son los únicos grupos del Pleno de Alicante que no se suman al compromiso público de descartar la vía de los tránsfugas para «alterar las mayorías electas»

El alcalde de Alicante, Luis Barcala (PP), y la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez (Ciudadanos), en sus respectivos despachos, durante el Pleno de este jueves.

El traslado al Pleno de Alicante del debate a nivel nacional sobre el transfuguismo político rompió este jueves la unidad de voto, raramente inquebrantable, del bipartito de PP y Ciudadanos. La formación naranja se posicionó junto a la izquierda [PSOE, Unidas Podemos y Compromís], quedándose los populares solos en el «no». Vox se abstuvo.

La propuesta plenaria de la coalición morada recogía tres puntos, que se aprobaron en una votación única: el Ayuntamiento de Alicante acuerda «cumplir escrupulosamente el pacto antitransfuguismo», «rechaza las recientes mociones de censura apoyadas en tránsfugas que han supuesto el cambio de Alcaldía en Agres, Teulada y la Torre de les Maçanes» y, además, «considera inaceptable el transfuguismo y se compromete a no aceptar esta vía para alterar las mayorías electas».

Apenas unos minutos antes de que Ciudadanos se situara junto a los socios del Botànic en Alicante, en el Ayuntamiento de Murcia la unión de casi los mismos actores (solo faltaba, obviamente, Compromís) permitía que la vara de mando pasara de manos del popular José Ballesta al socialista José Antonio Serrano. La Alcaldía de la capital murciana se decidió sin la concurrencia de ningún tránsfuga. Todo lo contrario sucedió días atrás en la fallida moción de censura en la Región de Murcia, en la que fue decisiva la participación de diputados de Cs que acabaron expulsados por romper la disciplina de voto marcada desde la dirección nacional del partido. También hubo tránsfugas en las tres mociones promovidas por el PP de Alicante en el último año en tres municipios de la provincia: Agres, Teulada y la Torre de les Maçanes. De todos esos casos se habló en el debate plenario de este jueves en Alicante, en el que la izquierda también recordó la llegada de Luis Barcala a la Alcaldía en abril de 2018, cuando accedió a la vara de mando gracias al voto de la tránsfuga Nerea Belmonte (ex de Guanyar). «He llegado a la Alcaldía ganando las elecciones. Se quieren olvidar de eso», insistió el regidor popular, en alusión al paso por las urnas que le permitió revalidar su mandato local.

El rechazo al transfuguismo divide al bipartito: Ciudadanos se alía con la izquierda y el PP se queda solo

Barcala respondía así a las palabras de los tres grupos de la izquierda. «No se puede olvidar que una concejala de Guanyar le dio la Alcaldía a Barcala, una infamia que siempre le perseguirá. Y no se queda atrás Mazón [presidente provincial del PP y de la Diputación y concejal en Alicante], consentidor de esas prácticas», señaló el portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, quien también criticó al otro socio del bipartito: «Ciudadanos parece cada día menos un partido y más una carrera de intereses particulares». En la misma línea se mostró el portavoz de Compromís, Natxo Bellido, quien también recordó el «belmontazo», reprochó las prácticas de los populares y atizó a los naranja: «Ya son un conjunto de cargos, con excepciones, que están ofreciéndose al PP».

Desde el PSOE, por su parte, prefirieron centrar las críticas en los populares, pasando de puntillas por Cs. «Hay que respetar al votante, falta un rearme ético. Usted [a Barcala] es un ejemplo con su llegada a la Alcaldía», señaló Miguel Millana, secretario local del PSOE, que este jueves fue la voz de los socialistas en asuntos como el rechazo al transfuguismo o la aprobación del Presupuesto. Ni rastro, en ninguno de esos dos puntos de calado político, del portavoz municipal, Francesc Sanguino.

Desde un bipartito sin unidad de voto en este asunto, la vicealcaldesa, Mari Carmen Sánchez (Ciudadanos), abogó por las generalidades: «Ningún partido pueda dar lecciones de moralidad» y «el fenómeno del transfuguismo no es nada nuevo, debe ser atajado de inmediato para respetar la base de la democracia». Mientras, la portavoz municipal del PP, Mari Carmen de España, en una discurso más titubeante de lo habitual en su caso, aseguró que su partido «siempre rechaza las prácticas que van en contra de las mayorías expresadas en las urnas». Sin votar se quedó la iniciativa, llevada por urgencia por el bipartito, sobre la «estabilidad institucional», promovida por la Federación Española de Municipios y Provincias. Toda la oposición, en bloque, votó en contra de su inclusión en el orden del día.

También fue por urgencia, pero en este caso Vox permitió su debate al votar a favor junto a PP y Cs, una propuesta del bipartito para criticar la gestión de la Conselleria de Educación. En una votación más frecuente en el Pleno de Alicante, la iniciativa dividió la Corporación entre las dos bancadas: PP, Cs y Vox exigieron al conseller Marzà que «cumpla con sus obligaciones y acabe con los incumplimientos» en materia educativa, mientras que el bloque progresista defendió sin fisuras su gestión, entre acusaciones a los grupos proponentes de falsear la realidad.

Donde no hubo división fue en la propuesta de Vox para que el 8-M, Día internacional de la Mujer, pase a ser el Día de las víctimas del coronavirus. El debate fue corto. Compromís y Unidas Podemos ni participaron (tampoco en la votación), mientras que PP y Cs limitaron al máximo sus intervenciones. «Esta declaración de la vergüenza, es una deslealtad institucional», señaló la vicealcaldesa, mientras que la popular De España añadió: «Esto es política sucia. No merece la pena ni debatirla». Así, apenas se debatió y se rechazó. El 8-M seguirá siendo de la mujer.

El pleno presiona al Gobierno con la conexión ferroviaria al aeropuerto

El Ayuntamiento apremia al Ministerio de Transportes a que lleve a cabo la conexión ferroviaria con el aeropuerto de Alicante. La propuesta de acuerdo, promovida por Unidas Podemos y Compromís, se votó punto por punto. Así, el Pleno dio el visto bueno a instar al ministerio dirigido por el socialista Ábalos a disponer en el Presupuesto General del Estado para 2022 de una partida que permita iniciar la ejecución de las obras y que, además, planifique y lleve a cabo la actuación ferroviaria para liberar la fachada litoral sur y terminar con la inversión de la marcha en San Gabriel. Recientemente se supo que los recortes presupuestarios del covid dilatarán al menos diez años el enlace en tren con el aeropuerto.

Apoyo a peluqueros y al pueblo gitano

Sólo dos de las casi veinte declaraciones institucionales que se trataron en el pleno de este mes de marzo salieron por unanimidad. La primera, de Compromís, era para instar al Gobierno central a que baje el IVA al 10% a peluquerías y al resto del sector de la estética. La segunda, del bipartito, como respaldo al pueblo gitano, que conmemora su día el próximo 8 de abril. Además, en la parte resolutiva del pleno otras cinco iniciativas salieron con el apoyo de todos los grupos: tres concesiones de compatibilidad, un reconocimiento a policías locales y la exención por el servicio de extinción de incendios.

Compartir el artículo

stats