Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómo ser artista de Hogueras y tener trabajo

Constructores parados por la cancelación de las fiestas recurren a la venta de imaginería y manualidades, a la decoración, los jardines verticales y hasta al lacado de muebles para sobrevivir

Sergio Gómez modela y 
vende cerámicas de la 
Santa Faz. RAFA ARJONES

Sergio Gómez modela y vende cerámicas de la Santa Faz. RAFA ARJONES

«Faz Divina» en pureza blanco y dorado, y «Alicante» en cerámica blanca y azul. Son los dos modelos de pequeñas esculturas que ha lanzado al mercado el artista foguerer Sergio Gómez, en esta ocasión en homenaje a la Santa Faz. El constructor de la Hoguera Oficial Infantil creó en Navidad una marca de figuras decorativas que vende online y que le está permitiendo mantener el taller durante este tiempo sin plantà por el covid. La primera obra fue un ángel con las alas abiertas arropando a la Sagrada Familia en la adoración de los Reyes Magos que llegó hasta el Papa y ahora está modelando distintas versiones de la Sagrada Reliquia que incluso se venden en el monasterio, donde las monjas custodias tienen un pequeño stock. Sergio Gómez Creaciones es solo una de las ideas que han puesto en marcha distintos artistas de Hogueras obligados por las circunstancias sanitarias que impiden las aglomeraciones y por tanto las fiestas. Sin plantar en Alicante ni en València en 2020 y todo apunta a que tampoco podrán lucir su trabajo en las calles en 2021, recurren a la creación y venta de ninots personalizados; a esculturas de todo tipo e imaginería de Semana Santa; a las manualidades para regalar a niños amantes del dibujo y las maquetas para despertarles el gusanillo por el oficio; a las decoraciones para habitaciones y centros comerciales; a los jardines verticales; al lacado de muebles y hasta a la restauración de futbolines. Todo para obtener unos ingresos para salir adelante y no tener que abandonar un oficio artesano único.

Gómez lleva vendidas un centenar de «Santa Faces». Tiene disponibles cuatro tamaños entre 10 y 40 centímetros a precios entre 12 euros y 60 euros el modelo pureza, mientras que el de cerámica azul solo lo hace en talla grande, 40 centímetros, a 100 euros. «Es de un material que dura toda la vida, no una baratija», afirma tras admitir que ha encontrado una oportunidad en esta faceta. «Todo empezó con la idea de cubrir gastos y es la segunda pieza que sacamos. La situación es un caos pero la salvamos mes a mes».

«Mi taller en tu casa» es la idea que lleva la firma de Joaquín Rubio, maestro mayor del Gremio de Artistas. Una caja de actividades en torno a un minitaller de hogueras y fallas que incluye 10 piezas de una maqueta inédita realizada en impresión 3D, nueve bocetos en blanco y negro y para colorear, ocho botes de pintura plástica de tonos variados, una caja de 12 lápices de colores y 2 pinceles. Es una manualidad que implica «entretenimiento y creatividad», afirma Rubio, que empezó en octubre con el modelado 3D y en diciembre con la producción. Tiene un stock de 40 unidades a un precio de 89,95 euros, y conforme le llegan los pedidos va haciendo más, señala. «Cada maqueta se imprime manualmente, es un producto exclusivo que lleva el sello de artesanía de la Comunidad. He utilizado filamentos y corchos de la zona, cajas de una empresa de Elche y pintura de Carcaixent para ayudar al sector de los proveedores, que también están tocados». El artista pretende llegar al público infantil y juvenil, vinculado o no a la Fiesta, ahora que estamos más tiempo en casa y «de paso que el público conozca la fragilidad por la que estamos pasando», apunta. Esta caja de actividad permite montar y pinta una maqueta real de hoguera, y las piezas se pueden cambiar de posición: «todo encaja en todo pero no tiene por qué ser la que yo he diseñado. Los ninots tienen un encaje universal en cualquiera de las cinco partes del remate y se puede repintar. Hay sirenas, unicornios y he buscado la paridad, todo igualado, hay dos rostros masculinos, dos femeninos, dos animales, es unisex». Su lema es «El reino de los elementos».

Juanjo Sevior diseña carteles oficiales y ha hecho un San Juan Evangelista de 1,75 metros en madera de cedro que primero modeló en barro para la Semana Santa de Valdepeñas, su ciudad natal, que ya está bendecido y expuesto en un altar, lo que «al menos me ha permitido tener unos ingresos». Este tipo de imágenes están valoradas entre 5.000 y 8.000 euros. Tiene una virgen por tallar y está modelando figuras de barro cocido, de 60 centímetros, realistas, ninots de personas y mascotas; figuras para comuniones y bodas. «Abrimos el abanico a otros trabajos porque si no te quedas fuera. Hacemos cartelería y páginas web, y decoraciones para centros comerciales».

Pedro Abad, artista foguerer que ha ganado premios de Especial, decorador e interiorista, trabaja desde noviembre para la empresa de paisajismo Alijardín. Una de sus creaciones más destacadas son cuatro murales, uno en cada planta del edificio del CEU de Elche, en liquen y musgo, con pintura plástica, en volumen 3D.

«Es un trabajo único en Europa, con liquen auténtico de Noruega. Está teñido, en algo muy artesanal y artístico». El proyecto, un encargo del arquitecto Tomás Amat, se denomina «Espiral de la vida», y nace, explica el artista, del atrevimiento de un empresario alicantino, Ángel Chaparro, gerente de Alijardín, a la hora de apostar por los artesanos locales, muy inspirados en la naturaleza y en el cuidado del medio ambiente, atrapados en una circunstancia difícil en su colectivo». Chaparro explicó que han hecho también cuadros vegetales de una obra de El Bosco y logotipos e imágenes corporativas en musgo para centros y empresas.

Restauración de futbolines, lacado de muebles, decoraciones de dormitorios y de tiendas, nubes con los nombres de bebés con hilo de pescar para habitaciones infantiles, aviones para colgar, unicornios y otras figura. El artista Fran Sierra, que iba a debutar con la foguera de Carolinas Altas, se dio cuenta de que «la cosa iba para largo y me dije: vamos a ser realistas. Al aplazarse las Hogueras tuve que buscar una solución». Por estos trabajos que da a conocer por las redes percibe entre 25 y 40 euros. Suman para mantener el taller, que pensó en cerrar. «Si no hay fiestas, se paralizan los ingresos. De qué vivimos. Entre alquiler, gastos, autónomos, son 1.200 euros al mes. Los primeros seis meses fueron penosos, me vine abajo y he levantado cabeza por los ánimos de mi mujer». Hay fallas que hizo para 2020 que le deben el último pago.

Piezas artesanales personalizadas modeladas por encargo

Alejandro Cano hace ninots personalizados por encargo y para cumpleaños, artesanales «que no se cobran al precio que se debería», afirma. «Aunque toda piedra hace pared, no son ingresos para vivir sino un quehacer por la cuestión psicológica de que necesitamos trabajar». Alejandro López también hace figuras personalizadas de bellezas de 35 centímetros (como las siluetas de esta página) y otras de 60 centímetros con tela en una iniciativa que impulsó la web «Regala un ninot». Las modela en corcho y en función de su complejidad pueden costar 60 euros. Las de Juan Alberto Navarro son creaciones en corcho para regalo tras impresión 3D, la mas reciente una Santa Faz, «a ver si tienen salida», confía.

Compartir el artículo

stats