Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad usará la telemedicina como sistema de triaje para acelerar los tratamientos

Una app actualizada y plataformas avanzadas permitirán intercambiar documentos con el galeno - Las consultas virtuales logran reducir hasta un 25% la mortalidad en algunas especialidades

Consulta virtual en el servicio de Reumatología del Hospital General de Alicante. | PILAR CORTÉS

La pandemia ha adelantado la implantación de la telemedicina en la provincia de Alicante. En este año de covid, con hospitales y centros de salud cerrados, el grueso de la asistencia se ha tenido que hacer bien por teléfono o videollamada. La Conselleria de Sanidad y los profesionales sanitarios creen que esta forma de trabajar aporta grandes ventajas, por lo que tienen claro que pasada la epidemia la asistencia presencial, la de toda la vida, convivirá con la asistencia virtual.

Actualmente la Conselleria de Sanidad ya está trabajando en un ambicioso plan para ver cómo alternar de ahora en adelante las consultas presenciales con las telefónicas y las videollamadas. «Estamos en conversaciones con asociaciones de médicos y de pacientes para elaborar manuales en los que ver qué tipo de citas se pueden atender de una manera o de otra y qué perfiles de pacientes se pueden beneficiar más, porque no todos tienen capacidad de comunicarse por teléfono y tampoco queremos crear una brecha digital», explica Llanos Cuenca, directora general de Planificación, Eficiencia Tecnológica y Atención al Paciente.

Los médicos de familia llevan tiempo reclamando poder tener más autonomía a la hora de gestionar sus agendas, máxime si se van a incorporar nuevas modalidades de consulta. Para ello, la Conselleria de Sanidad está estudiando cómo poder introducir un triaje tecnológico. «Estamos valorando que la app por la que se solicita cita incorpore un campo libre para que el enfermo diga brevemente para qué quiere la cita o un desplegable con distintas opciones».

Cuenca pone por delante que estas nuevas formas de asistencia «nunca sustituirán a las consultas presenciales, serán una opción más para el paciente, pero quien lo desee podrá seguir siendo atendido cara a cara».

La pandemia también obligó a habilitar plataformas para el intercambio de documentación entre médicos y enfermos, «algo que se mantendrá», señala Cuenca. Descargar partes de baja, informes de salud, analíticas…. Son opciones que de nuevo evitan desplazamientos al centro de salud.

Los cambios también van a llegar a la medicación de los pacientes con un definitivo adiós al papel. «En la pandemia se implantó el que los pacientes pudieran retirar directamente las medicinas en la farmacia sólo con la tarjeta SIP. Esto lo queremos mantener», explica José Manuel Ventura director general de Farmacia de la Conselleria de Sanidad. Para ello, añade, se está trabajando en una nueva versión de la app, «en la que el paciente tendrá a su disposición otra información adicional, como la de la posología del tratamiento o de cuándo te han dispensado los tratamientos». También en el terreno de farmacia, Sanidad mantendrá el envío de la medicación para aquellos pacientes que deben retirarla de la farmacia hospitalaria. De nuevo fue algo que la pandemia obligó a implantar para evitar desplazamientos innecesarios y que se va a mantener debido a las ventajas que aporta. «Se le podrá enviar a casa o a la farmacia más cercana o a su centro de salud». Una medida que se completará con un seguimiento telemático por parte de los farmacéuticos del hospital, que suple al que actualmente se hace en los centros sanitarios, para controlar que la medicación no produce efectos adversos o que no hay dudas con los tratamientos.

Los pacientes crónicos, en especial los más jóvenes, pueden ser los grandes beneficiados de la telemedicina. De ello está convencida Rosa Louis, gerente del departamento Marina Baixa. «Hay pacientes, por ejemplo con problemas de tiroides, a quienes cada cuatro meses el médico les hace una analítica para controlar cómo van. Para encargar esas analíticas y comunicar el resultado no es preciso que el paciente acuda a consulta, perfectamente se puede hacer por teléfono y reducir las visitas presenciales de cuatro a una».

Ejemplos de experiencias de éxito no faltan por parte de servicios que ya hace años apostaron por sistemas de telemedicina. Un ejemplo es Nefrología del Hospital General. En los últimos cinco años las consultas virtuales entre los especialistas del hospital y los médicos de familia han aumentado un 500% y las presenciales un 33%. ¿El resultado? El servicio apenas tiene lista de espera y la mortalidad de los enfermos renales hospitalizados ha caído en este tiempo un 25%. «Los pacientes están mucho más controlados, se agiliza su asistencia y se evita que tengan que hacer desplazamientos innecesarios al especialista o al centro de salud», señala Francisco Javier Pérez Contreras, jefe del servicio. Trámites que antes se demoraban meses y obligaban al paciente a ir del centro de salud al especialista, «ahora los resolvemos en estas consultas virtuales como mucho en una semana y si es preciso citar en algún momento al enfermo, se le ve en dos días».

En este mismo hospital, la jefa del servicio de Reumatología, Paloma Vela, apostó hace seis años por las consultas virtuales con un programa piloto en el centro de salud Lo Morant que fue premiado por el Ministerio de Sanidad. Actualmente mantiene las consultas virtuales con los médicos de familia de los doce centros de salud del departamento y un volumen importante de las consultas con los pacientes son telefónicas. Vela tiene muy claros cuáles son los límites de la telemedicina. «En primeras consultas nos negamos rotundamente a atender al paciente por teléfono porque es esencial verle y explorarle». Para enfermos que están en seguimiento «sí es útil porque les evitamos desplazamientos innecesarios al hospital, aunque para nosotros son consultas que consumen más tiempo y burocracia, porque hay que escanear la documentación, enviarla y hablar por teléfono también lleva más tiempo». También es necesario «que estas consultas virtuales sean ágiles y no tengan demora».

Berta Zapata, coordinadora del centro de salud Lo Morant, destaca el valor que aportan las consultas virtuales a los médicos de Atención Primaria. «En el caso de Reumatología, nos ha permitido a los médicos de familia aprender mucho, por ejemplo, sobre técnicas que poder aplicar al paciente, lo que evita derivaciones y beneficia a los enfermos».

Durante la pandemia la telemedicina también llegó a las parejas que estaban esperando un hijo gracias a la iniciativa de matronas de toda la provincia que se organizaron para ofrecer las clases de preparación al parto online. Desde el Colegio de Enfermería de Alicante animan a que matronas de los departamentos de salud que todavía no están promoviendo esta iniciativa a que la pongan en marcha «por el enorme beneficio que supone para las mujeres embarazadas».

Una de las matronas que está impartiendo las clases online de educación maternal es Casandra Fayos Alemany, del centro de salud la Cala de Benidorm. Desde este centro de salud se prestó apoyo telemático a las mujeres embarazadas y a sus parejas al comienzo del confinamiento a través de vídeos de expertos y desde hace pocas semanas se imparten las clases online de educación maternal. «La acogida está siendo fantástica por parte de las mujeres embarazadas y sus parejas; al principio estábamos un poco a la expectativa de cómo iba a funcionar esta fórmula de educación maternal y la verdad es que el tiempo que llevamos la experiencia está siendo muy buena y las participantes están muy motivadas. Incluso mantenemos los mismos niveles de seguimiento de las clases que cuando eran presenciales».

El Colegio de Enfermería pide que se fomente la preparación al parto online

La pandemia obligó a las matronas a organizarse para atender a las parejas que esperaban un hijo

Casandra Fayos, en el centro de salud La Cala. | INFORMACION

Durante la pandemia la telemedicina también llegó a las parejas que estaban esperando un hijo gracias a la iniciativa de matronas de toda la provincia que se organizaron para ofrecer las clases de preparación al parto online. Desde el Colegio de Enfermería de Alicante animan a que matronas de los departamentos de salud que todavía no están promoviendo esta iniciativa a que la pongan en marcha «por el enorme beneficio que supone para las mujeres embarazadas». 

Una de las matronas que está impartiendo las clases online de educación maternal es Casandra Fayos Alemany, del centro de salud la Cala de Benidorm. Desde este centro de salud se prestó apoyo telemático a las mujeres embarazadas y a sus parejas al comienzo del confinamiento a través de vídeos de expertos y desde hace pocas semanas se imparten las clases online de educación maternal. «La acogida está siendo fantástica por parte de las mujeres embarazadas y sus parejas; al principio estábamos un poco a la expectativa de cómo iba a funcionar esta fórmula de educación maternal y la verdad es que el tiempo que llevamos la experiencia está siendo muy buena y las participantes están muy motivadas. Incluso mantenemos los mismos niveles de seguimiento de las clases que cuando eran presenciales».

Compartir el artículo

stats