30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vecinos de zonas de playa de Alicante alertan del alquiler de apartamentos turísticos para fiestas ilegales

Las comunidades de propietarios observan un aumento del arrendamiento de pisos por días en los que se reúnen grupos de personas

La Playa de San Juan, donde hay quejas por el alquiler de apartamentos para fiestas.

La Playa de San Juan, donde hay quejas por el alquiler de apartamentos para fiestas.

Vecinos de zonas de la Playa de San Juan, Santa Pola, Benidorm y otros núcleos costeros de la provincia alertan del aumento de las celebración de fiestas ilegales en apartamentos turísticos. Los administradores de fincas están al día de las quejas de los vecinos sobre grupos de personas de entre 16 y 25 años, a los que el toque de queda a las 22 horas y el cierre de la hostelería a las 18 horas impuestos por las autoridades sanitarias para frenar la expansión del covid dejan sin espacios donde divertirse, y que recurren al alquiler de viviendas vacacionales para reunirse. «Hay dueños que alquilan, dan la llave y se olvidan del jaleo aunque son conscientes de que se celebran fiestas», explican vecinos de edificios de la Playa de San Juan donde la mayoría son pisos vacacionales, e incluso se promocionan a través de plataformas de alquiler turístico, en las que aparecen además ocupados a lo largo de toda la Semana Santa. Estas situaciones se vienen dando desde Fin de Año hasta ahora la mayoría de los fines de semana, «y meten a un montón de gente, a veces dos días seguidos. Estamos todos en silencio, llega una pandilla y ya tenemos la fiesta».

Estas denuncias también las reciben los administradores de fincas a través de las comunidades de propietarios, tanto en apartamentos turísticos de la zona costera como en pisos de estudiantes de los núcleos urbanos. Solo la Policía Local de Alicante disolvió el pasado fin de semana 46 fiestas ilegales, a las que aplica la ordenanza de ruido. Las multas se imponen a los propietarios de las viviendas o, en su caso, al arrendatario, 750 euros en primera instancia, que pueden llegar a los 3.000 euros en caso de reincidencia. Los vecinos de las zonas turísticas reclaman más vigilancia policial dado que hay bloques de apartamentos donde llegan a alquilarse hasta un centenar. Su temor es que estas fiestas ilegales vayan a más conforme se acerca el buen tiempo. También alertan de carreras de motos una vez pasada la hora del toque de queda en el caso de la Playa de San Juan.

Vecinos de zonas de playa alertan del alquiler de apartamentos turísticos para fiestas ilegales

El presidente de la asociación de vecinos «Juntos Avanzamos» de esta zona costera de Alicante, José Caracena, también apunta a la existencia de fiestas ilegales no solo en viviendas, sino también de reuniones en el interior de un centro comercial de la avenida de Países Escandinavos, donde los asistentes «se escabullen» dentro de los locales cerrados y hacen botellones. Caracena apuntó que es un tramo de 100 metros en el que ha habido también peleas, llegando a intervenir la Policía Nacional. «Se esperan por allí y tienen el alcohol escondido. Cuando ya no hay control policial se meten en el recinto y están a sus anchas, molestando».

Los administradores de fincas señalan que los vecinos en general están muy atentos y ponen en su conocimiento estas situaciones en cuanto se producen o perciben excesivo trasiego de ascensores y que sube demasiada gente a un determinado piso o apartamento. «Los vecinos están muy atentos, están muy sensibilizados para evitar estas situaciones en sus fincas. Tampoco es que sean chivatos pero es cierto que recibimos llamadas de queja de la música alta, de que se juntan cinco o seis chavales, porque el ruido del bar lo hacen en un piso», explicaron desde el Colegio Oficial de Administradores de Fincas. «El que la gente joven no pueda ir a los bares a disfrutar les conduce a montar fiestas en pisos, que pueden llegar a ser molestas. Si les dices que tienen que estar a las diez en casa, y a las seis de la tarde cierra la hostelería, se juntan no necesariamente en apartamentos turísticos, que haberlos haylos, también en pisos de estudiantes».

Los administradores de fincas también reciben quejas constantes del trasiego de jóvenes en casas de estudiantes

Estos profesionales señalan que las viviendas vacacionales han dejado de ser rentables por la falta de turismo y que «las alquilan por días a una persona pero muchos dueños desconocen el uso y los vecinos observan esas irregularidades». También perciben mucha desconfianza entre los residentes, que están muy atentos a quién sube y baja, si llevan o no mascarilla, y señalan que continuamente tienen que reponer los carteles informativos en las fincas recordando las restricciones para evitar conflictos entre vecinos. En cuanto a los precios, las empresas de alquiler con apartamentos turísticos los promocionan por internet a precios entre 60 euros la noche y 144 euros por dos noches en Semana Santa, fechas en las que están todos reservados. Según vecinos, en ellos se reúnen grupos a beber y paran la música o de hablar cuando escuchan que alguien se acerca.

Daniel Elman, de la Asociación de Bloques y Viviendas de Uso Turístico de Alicante (Abatur), afirma que ellos solo alquilan pisos turísticos a residentes en la Comunidad Valenciana, y que tiene más noticia de quejas de fiestas ilegales en viviendas vacacionales de Benidorm.

Compartir el artículo

stats