30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ocupación hotelera supera el 40% en un buen puente para la hostelería

La patronal insiste en que solo con los visitantes de la Comunidad es imposible trabajar y exige suavizar las restricciones a la movilidad autonómica - El Reino Unido marcará con los colores del semáforo el nivel de riesgo de covid en España

El buen tiempo que respetó el puente de Semana Santa ha posibilitado buen nivel de ocupación de las terrazas.

El buen tiempo que respetó el puente de Semana Santa ha posibilitado buen nivel de ocupación de las terrazas.

El sector turístico -hoteles, bares y restaurantes- ha cerrado un puente de Semana Santa aceptable, pero marcado por la discreta ocupación hotelera, máxime en relación a los pocos establecimientos abiertos, aunque sí ha supuesto un pequeño balón de oxígeno para los hosteleros, ya que el tiempo acabó acompañando, y eso se notó en las terrazas y el interior de los establecimientos, aunque, como subrayaron ayer fuentes del sector, hablamos de cuatro días. La ocupación hotelera media ha superado al final el 40%, cuando no se esperaba más del 35%, y en ciudades como Benidorm, la más castigada por la crisis económica, se volvieron a ver escenas perdidas, como turistas caminando con maletas por las calles, y puntas del 60%/70% pero en un municipio con solo 15 establecimientos abiertos, algunos solo para Pascua y los fines de semana. El buen tiempo también ha ayudado, y a última hora se reactivaron algunas reservas. Xàbia ha sido el destino con mejor ocupación, y casi rozó el 100%.

Pero sobre todo el puente ha sido el de los hosteleros, aunque solo en los aperitivos a mediodía y las comidas, ya que el cierre a las 18 horas sigue lastrando la actividad ahora que llega el buen tiempo. Fuentes de la patronal turística apuntaron, no obstante, que «por mucho que llegue la primavera y funcionan las terrazas, con los clientes locales y del resto de la Comunidad los fines de semana no es suficiente. Si el ritmo de vacunación coge velocidad de crucero y se estabilizan las cifras de contagios, deben suavizarse las restricciones al movimiento en España porque los turistas extranjeros, sobre todo los británicos, tardarán aún en volver, aunque todo apunta a que una vez regresen la recuperación será rápida si no surgen nuevas complicaciones». Abril y mayo van a ser todavía meses muy duros.

Por otro lado, y en relación a la vuelta del turismo británico, el Gobierno del Reino Unido regulará la desescalada turística con una especie de semáforo, cuyos colores verde, ámbar y rojo señalarán el grado de control de la pandemia de los países receptores de turistas ingleses, para decidir las restricciones y medidas que deberán respetar los británicos que viajen, y también los viajeros de estos países que quieran visitar Gran Bretaña. Verde significará vía libre para desplazarse, sin necesidad de someterse a una cuarentena al regreso. En los países pintados en ámbar, al regreso se seguirá requiriendo un aislamiento de diez días al volver al Reino Unido, con dos pruebas PCR obligatorias en el segundo y octavo día. La lista roja, en la que ya están incluidos 39 países -la mayoría de Latinoamérica y África-, supondrá la prohibición absoluta de los desplazamientos de vacaciones.

Con todo, parece que el inicio de los viajes turísticos, previstos a partir del 17 de mayo, día en tiene previsto volver a la Costa Blanca el turoperador Jetholidays, puede sufrir un aplazamiento y estirarse incluso un mes mas. La decisión se tomará el 12 de abril, aunque en los últimos días la presión de las empresas turísticas británicas sobre el gobierno de Boris Johnson se multiplica, porque Londres no solo envía turistas a todo el mundo, sino que los recibe, y las pérdidas en millones de libras son ya insostenibles.

58

Lunes de Pascua en Alicante PILAR CORTÉS

Dos vuelos con Manchester, en otra jornada sin ingleses

Los datos de las conexiones con el Reino Unido siguen siendo paupérrimos. Ayer, de los 36 vuelos programados entre salidas y llegadas en el aeropuerto, solo dos fueron con el Reino Unido, en concreto un enlace de Ryanair con Manchester. Y todo pese a los mensajes positivos del consejero-delegado de la compañía irlandesa, Michael O’Leary, que ha anunciado para el mes de junio la normalización de la programación la aerolínea, clave en el aeropuerto de Alicante-Elche.

Compartir el artículo

stats