30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La presencia de covid en las aguas residuales de Alicante alcanza su mínimo de la pandemia

Dos zonas de la ciudad están en nivel leve, tres en muy bajo y en la sexta no se ha detectado material genético

Alicante, en el Postiguet, este pasado lunes de Pascua.

Alicante, en el Postiguet, este pasado lunes de Pascua.

Pese a la amenaza de la cuarta ola y el levantamiento progresivo en la Comunidad de las restricciones decretadas para hacer frente a la pandemia, el análisis sobre la presencia de material genético de coronavirus en las aguas residuales de la ciudad de Alicante ofrece sus mejores datos. Al menos desde que arrancó la serie a finales del mes de julio. De las seis zonas en las que está dividida la capital alicantina, solo dos se encuentran en un nivel de incidencia «leve», mientras que tres están en «muy bajo» y en la última, directamente, no se ha detectado material genético vinculado al covid. Las cifras globales detectadas, con fecha del 31 de marzo, son diez veces inferiores a las registradas a principios de ese mes.

Así, todo apunta a que la relajación de las restricciones (con la apertura parcial de la hostelería, entre otros sectores afectados por las restricciones) no está provocando un aumento de los casos de covid en la capital de la provincia. O eso revela la última actualización del análisis semanal de las aguas residuales, un estudio impulsado por la empresa Aguas de Alicante y el Ayuntamiento, que supone una herramienta para adelantarse al incremento de la incidencia de coronavirus en los principales municipios.

Por zonas, el entorno más «covid free» es el vinculado al colector general, que incluye el Centro (hasta Alfonso el Sabio) y barrios del litoral sur. En ese punto no se ha llegado al nivel mínimo de detección de material genético. Es la tercera ocasión en las últimas seis mediciones que se repite ese mismo escenario. El mejor posible.

En un segundo escalón se sitúan tres zonas con nivel muy bajo. Entre ellas están el colector oeste (Florida, Ciudad de Asís, San Blas, PAU 1 y 2 y Rabasa) con 72.000 unidades de genoma por litro (ug/l), seguida del desdoblamiento del colecto general (Benalúa, Ensanche, Carolinas y Altozano) con 95.000 ug/l y el entorno de la Albufereta y Miriam Blasco, con 99.000 ug/l. La peor situación del último análisis se registra en el entorno de la Zona Norte de la ciudad, que también comprende el Pla y llega hasta el litoral a través del Cocó, con 410.000 ug/l, seguida de la zona de Playa de San Juan y PAU 5, con 380.000 ug/l.

Las dos últimas actualizaciones del estudio presentan los datos más optimistas de toda la pandemia, mejorando el primer registro de la serie, que tuvo lugar a finales del mes de julio. Por entonces, las actualizaciones eran bimensuales. Ahora son semanales.

Durante las continuas actualizaciones, los datos han llegado a alcanzar el máximo de 32.000.000 ug/l a mediados de noviembre, con otros picos de 30.000.000 ug/l a finales de diciembre. Los datos empezaron a mejorar en febrero.

Compartir el artículo

stats