Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Orden (obligado) en la sala

El CGPJ emplaza al presidente de la Audiencia de Alicante a que reduzca al mínimo el contacto entre dos magistradas tras la queja por acoso laboral presentada por una de ellas, de baja por esta situación desde hace seis meses, contra la otra

Al fondo, y una al lado de la otra, las magistradas María Eugenia Gayarre (con gafas de sol y el pelo corto) y Virtudes López. En primer plano, el segundo por la derecha, Juan Carlos Cerón, presidente de la Audiencia. La foto es de una protesta de jueces y fiscales ante al edificio de la Audiencia de abril 2018.  |

Al fondo, y una al lado de la otra, las magistradas María Eugenia Gayarre (con gafas de sol y el pelo corto) y Virtudes López. En primer plano, el segundo por la derecha, Juan Carlos Cerón, presidente de la Audiencia. La foto es de una protesta de jueces y fiscales ante al edificio de la Audiencia de abril 2018. |

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) se ha visto obligado a intervenir en la organización del trabajo de la Audiencia de Alicante después de que una magistrada de este órgano judicial haya presentado una queja contra una colega por acoso laboral. La denunciante, con una trayectoria profesional de más de tres décadas y quien lleva seis meses de baja por un «trastorno adaptativo» provocado por esta situación, decidió poner los hechos en conocimiento de la sección de Prevención de Riesgos Laborales del CGPJ el pasado octubre.

Seis meses después de presentado el informe donde argumenta y documenta la queja, la comisión permanente del gobierno de los jueces ha acordado en su última reunión, celebrada esta semana, ordenar al presidente de la Audiencia, el magistrado Juan Carlos Cerón, que reduzca «al mínimo» el contacto entre la firmante de la queja, Virtudes López, y su compañera María Eugenia Gayarre.

Ambas comparten sección con el propio Cerón y con otros tres colegas que no son ajenos a esta complicada situación, que mantiene enrarecido el ambiente de trabajo «aunque sin que se resienta la productividad», se apresuran a precisar.

Magistrados a los que afecta de lleno el acuerdo de la permanente en tanto que la sala, al tratarse de tribunales colegiados formados por tres miembros, funciona mediante dos ternas cuyos componentes no variaban. Pero ahora, en virtud del acuerdo del CGPJ, tendrán que hacerlo y rotar para restringir el contacto entre ambas juezas. La dos forman parte ahora de la misma terna de la que López es la presidenta.

La resolución de la permanente es del jueves pero no así el conflicto, que viene de atrás y al que pocos son ajenos en la Audiencia aunque nadie se atreva a hablar abiertamente de él. Y eso pese a ser varios los casos en los que relatan haber sido objeto de reacciones por parte de Gayarre similares a las que recoge la queja que López hizo llegar al Consejo a través de Cerón, vía Sala de Gobierno del Tribunal Superior.

Aunque en el enunciado del orden del día de la comisión permanente el tema figura como «Propuesta de la Sección de Riesgos Laborales relativa a tomar conocimiento de las condiciones de trabajo en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Alicante», el conflicto es mucho más profundo y de no fácil resolución, según coinciden en valorar quienes lo conocen.

De momento, y enviados por la Consejo, psicólogos expertos en conflictos laborales se han entrevistado con cada uno de los seis magistrados que componen la sección y es de acuerdo a sus informes por lo que se ha acordado que López y Gayarre «coincidan lo menos posible».

Pero igual que se apunta esta solución no se descarta que pudiera no ser la definitiva. Por ello, una vez que la denunciante se incorpore tras su baja, «se hará un seguimiento de cómo funciona la sección para determinar si es suficiente con esa reducción del contacto entre ambas o, en caso contrario, tomar otras medidas», concretaron.

«El problema es que ningún magistrado quiere formar terna con Gayarre porque un tribunal tiene que deliberar en buena sintonía y eso con ella es muy complicado», asegura alguien que ha conocido el problema de cerca pero que pide no ser identificado. Una afirmación en línea con lo recogido en la queja de López: «la señora Gayarre desde hace años viene manteniendo una conducta de acoso constante a cualquier magistrado que jerárquicamente se sitúe por encima de ella dentro de la Sección Primera de la Audiencia de Alicante, lo que afecta negativamente a la Administración de Justicia al crear un clima de tensión y obstrucción permanente incompatible con el sosiego, la concentración y el clima de colaboración que deben inspirar la labora de un tribunal de Justicia».

Denuncia anterior

El informe de la magistrada López no es el primero que sobre el comportamiento de Gayarre llega al CGPJ. Estando destinada en el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número dos de Benidorm, la mayoría de los magistrados, fiscales, letrados de la Administración de Justicia y numerosos funcionarios de este partido judicial firmaron una denuncia contra ella sobre hechos acaecidos en los primeros meses de 2012 donde se relataban actitudes despóticas y reiteradas faltas de respecto. La denuncia se acabó archivando. Poco después María Eugenia Gayarre fue trasladada a la Audiencia de Alicante.

Compartir el artículo

stats