30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los fallecidos semanales por covid en la Comunidad Valenciana bajan a niveles del puente de octubre

Los hospitales descienden a cifras de septiembre y las UCI igualan los ingresos de hace seis meses

La gente paseaba por el Postiguet de Alicante el pasado fin de semana. | ALEX DOMÍNGUEZ

La gente paseaba por el Postiguet de Alicante el pasado fin de semana. | ALEX DOMÍNGUEZ

La Comunidad Valenciana ha registrado por primera vez desde el puente de octubre menos de 40 fallecidos por covid en una semana. La fecha no es casualidad, ya que la concatenación de festivos del mes de octubre fue el punto de partida de la llamada segunda ola y de la que nunca se volvió a bajar del todo hasta conectar con la tercera y más dramática.

Entre la semana del 12 al 18 de octubre y la del 5 al 11 de abril han transcurrido 169 días, unos cinco meses y medio. Aquella, como esta, también comenzó con un lunes festivo y en aquella, como en esta, se registraron 36 fallecidos por coronavirus en la Comunidad. Una cifra en vidas perdidas por la infección provocada por el virus que entre las dos fechas ha sido superada en cada una de las 25 semanas que hay entre medias a un promedio de 219 fallecidos cada siete días.

Las 36 personas fallecidas entre el 5 y el 11 de abril (ayer la Conselleria de Sanidad no reportó nuevos datos de decesos por covid como viene siendo habitual en los últimos domingos) son un tercio menos de los registrados la semana anterior (52) y casi cuatro veces menos que hace un mes cuando entre el 7 y el 13 de marzo se notificaron 137 muertos por covid. En la provincia de Alicante se registraron aquella semana de octubre 9 fallecidos, mientras que en esta última de abril ha habido 17.

Residencias casi libres de covid

Especialmente reseñable son los datos que se extraen desde las residencias y centros de personas dependientes en la última semana donde la vacunación está teniendo un gran efecto. En estas instalaciones los contagios han quedado reducidos prácticamente a la mínima expresión, 16, y se han notificado tres fallecidos en toda la semana (aunque Sanidad no desgrana los datos de estos recintos los fines de semana).

La cifra de fallecidos semanales es la plasmación días después de la caída de la curva de contagios ya que la gráfica de decesos siempre va con retraso a la hora de mostrar tendencias respecto a la de las personas contagiadas. Así, en estos momentos, la curva epidemiológica de positivos muestra una llanura con posibilidades de picar hacia arriba y que dependerá del efecto de las fiestas hasta qué punto la pendiente inclina su ángulo de subida.

Los 1.128 contagios notificados desde el lunes son 134 más que los registrados durante la semana anterior y significa un aumento del 13 %. Pese a que supone el mayor número de casos de las últimas tres semanas, en todas ellas el total de positivos semanales estaba rondando el millar y no se aprecia un incremento considerable a la espera de un posible efecto de Semana Santa que podría empezar a notarse esta semana que comienza.

La última semana también deja un descenso en el número de personas hospitalizadas por coronavirus. A principios de semana había 386 personas ingresadas en el hospital por covid de las que 88 requerían cuidados intensivos. Cinco días después (el fin de semana no hay datos de hospitales), son 377 las personas ingresadas de las que 74 permanecen en las UCI. Esta cifra es la más baja desde el 2 de septiembre cuando había 375 personas ingresadas en el hospital por covid mientras que en el caso de las UCI es el mismo número de personas que las que había en estas unidades el 12 de octubre.

Volver a datos del puente de octubre en lo que se refiere a fallecidos (la cifra más dramática que deja la pandemia) no implica, ni mucho menos, que la situación epidemiológica de la Comunidad se encuentre en la de hace cinco meses. Sí que coincide en que era la autonomía peninsular con menor incidencia del virus, solo por debajo de Canarias en toda España, y tenía una tercera parte de casos de la media.

No obstante, las circunstancias actuales son muy diferentes a las de otoño. En aquel momento, la Comunidad registraba una tasa de 115 positivos por cada 100.000 habitantes mientras que las cifras actuales son una tercera parte (35) y los positivos semanales eran casi cuatro veces más (3.918 en la semana indicada). No solo eso, aquel paisaje era el de las lomas de una montaña que subía y el que se observa ahora es una estepa que llega después de semanas de constante bajada.

Compartir el artículo

stats