30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jefa de la Unidad contra la Violencia sobre las Mujeres de la Subdelegación

Modes Salazar: «8.500 hombres pagan cada día por tener sexo con mujeres en la Comunidad Valenciana»

Modes Salazar lleva tres años a la cabeza de la Unidad Mujer en la Subdelegación del Gobierno en Alicante. Así, dibuja la silueta que ha dejado el covid en materia de violencia de género en España. La profesional señala que «cada vez hay más concienciación, se destinan más recursos pero queda un largo camino», e indica que la solución está en la coeducación.

Modes Salazar, jefa de la Unidad contra la Violencia sobre las Mujeres de la Subdelegación. | INFORMACIÓN

Modes Salazar, jefa de la Unidad contra la Violencia sobre las Mujeres de la Subdelegación. | INFORMACIÓN

El último gran golpe contra la trata fue aquí, en Alicante. ¿Cuál es la situación de la Comunidad Valenciana en materia de violencia de género?

Cada día 8.500 hombres de la Comunidad Valenciana pagar por tener sexo con mujeres cada vez más jóvenes. Gracias al feminismo estas situaciones salen a la luz y logramos una mayor implicación social. Una mujer tarda una media de 9 años en poner una denuncia a su agresor, que no olvidemos que es o ha sido su pareja, padre de sus hijos, y lamentablemente, en ocasiones, su verdugo.

Hablando de denuncias, la pasada semana tuvo lugar el juicio de la violación grupal de Sabadell. En él, el fiscal preguntó a la víctima si estaba segura de lo que estaba contando, ¿qué opina de esta actuación?

Así no se debe actuar. Seguro que hay otras formas de verificar las pruebas, porque el mensaje que se lanza a las víctimas es disuasorio y eso que solo se denuncian el 8% de las agresiones sexuales. Hay que intentar acabar con el calvario judicial, policial, asistencial, y las revictimizaciones de estas mujeres.

Se habla de una silenciación de la violencia machista a causa del covid y el temor al estar tan cerca del agresor, ¿en qué situación ha dejado el virus a las mujeres maltratadas?

Durante el confinamiento la población sentimos el miedo al virus, y las mujeres en situación de violencia añadieron a ese miedo estar confinadas con su maltratador: es terrible. Hubo una disminución de la interposición de denuncias judiciales, pero un aumento de llamadas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y policías locales para mediar. La Delegación del Gobierno contra la Violencia de Género declaró de inmediato que todos los recursos asistenciales para las mujeres son esenciales y puso en marcha un plan de contingencia específico para atender sus necesidades así como las de las mujeres en entornos de prostitución y víctimas de trata.

106 hombres detenidos en Alicante por violencia de género en 2020, 92 en 2019, 80 en 2018… Cada año la cifra aumenta, ¿cuál es el motivo?

Cada vez hay mayor concienciación social de que ningún hombre debe maltratar a su mujer y a sus hijos e hijas. Es un delito y atenta contra los derechos y la dignidad de las mujeres. La violencia que se denuncia es solo la punta del iceberg de todas las violencias que sufren las mujeres. Acabar con la violencia es cuestión de vida o muerte: De las 1.083 mujeres asesinadas en España desde 2003, 60 fueron en la provincia de Alicante. Esto provoca un sufrimiento insoportable para las familias y para la sociedad. El movimiento feminista realiza acciones para recordar que cada 6 días una mujer es asesinada en el país por feminicidios machistas. Según el Consejo General del Poder Judicial dos tercios de las mujeres asesinadas convivían con su agresor. Las denuncias se han duplicado, las órdenes de protección también, pero cada vez también hay más quebrantamientos.

El 65% de las atendidas en la Oficina de Víctimas del Delito en Alicante fueron por Violencia de Género. ¿Cuál sería el panorama si la violencia de género eliminara la razón amorosa?

La ley integral 1/2004 supuso un avance importantísimo y España se convirtió en referente mundial. Ahora avanzamos hacia el cumplimiento del Convenio de Estambul. En la práctica se traduce en medidas legislativas y actuaciones del Pacto de Estado, tanto el Estatal como el Valenciano, contra todas las formas de maltrato y discriminación contra las mujeres y niñas: violencia doméstica, violencia sexual, acoso, mutilación genital femenina, matrimonio forzoso, aborto y esterilizaciones forzosas, acoso sexual.

¿Qué actuaciones se han hecho este 2021 para la eliminación de la violencia de género?

Se acaba de anunciar la creación de Centros de Crisis para víctimas de agresiones sexuales, que no hay que olvidar que solo se denuncian el 8%. Recientemente se ha ampliado el servicio 016 con asistencia psicosocial y jurídica especializada a todas las mujeres víctimas de cualquier tipo de violencia, incluida la sexual, por teléfono (WhatsApp) y online. Además, las empresas de más de 50 estarán obligadas a partir del 14 de abril a llevar un registro retributivo, y a tener el plan de igualdad antes de un año. La pandemia nos ha enseñado el valor que tienen los servicios esenciales, como los cuidados, y la baja retribución y consideración de las cuidadoras: solo porque son mujeres.

¿Qué casos llegan a la Unidad de Violencia sobre la mujer y cuál es su perfil?

De manera personalizada llegan casos de mujeres con problemas graves, lesiones que requieren hospitalización, feminicidios, agresiones y abusos sexuales, homicidios por cuestión de género. Pero nuestra prioridad es la prevención sobre las mujeres más vulnerables, las de mayor edad, las menores de edad, con alguna discapacidad, etnias, plurivictimizadas, etc. El único perfil es que las víctimas son mujeres y que los agresores son hombres. Es así de sencillo y a la vez, complejo.

Por último, ¿cree que se invierte lo suficiente en la prevención de la violencia de género?

Nunca ha habido tantos recursos especializados y son mejorables. El Pacto de Estado ha reforzado muchas actuaciones, como las atenciones sobre mujeres de mayor edad y de áreas rurales. Las medidas legislativas están y se van mejorando, pero la sensibilización es imprescindible. Quienes niegan los feminicidios y la violencia machista desprecian el valor de las vidas de las mujeres, solo porque son mujeres, y este desprecio absoluto es el mayor exponente del machismo, que desgraciadamente no solo no desaparece sino que está aumentando de manera muy preocupante en muchas instituciones. La sensibilización es la clave para la prevención. Si mediante esta entrevista se entiende la importancia de dignificar el trabajo femenino con la igualdad salarial, evitar los micromachismos y acabar con la discriminación, avanzaremos un pasito para acabar con los feminicidios.

Compartir el artículo

stats