Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Diputación insta a la Generalitat a pasar a la acción y defender en los tribunales el Tajo-Segura

Mazón afirma que es «el momento de la verdad» para dar la cara por el trasvase y ofrece al Consell los servicios técnicos de la institución provincial uRecuerda que «hay que presentar un recurso, no estudiarlo»

Conducciones del trasvase Tajo-Segura en la Vega Baja

Conducciones del trasvase Tajo-Segura en la Vega Baja TONY SEVILLA

La Diputación ha instado a la Generalitat a dar un paso adelante y defender en los tribunales la integridad del trasvase Tajo-Segura si realmente está en contra de cualquier recorte en las aportaciones hídricas desde el centro de la península. El presidente de la institución provincial, Carlos Mazón, anunció ayer que ofrece los servicios técnicos de la misma al jefe del Consell, Ximo Puig, para llevar a cabo todas las iniciativas que se estimen oportunas para garantizar la continuidad de la infraestructura y su función en las condiciones actuales.

El ofrecimiento de Mazón se produce después de que el sábado Puig mostrara su rechazo al recorte en el Tajo-Segura aprobado por el Consejo Nacional del Agua y anunciara que irá a los tribunales si es necesario. El presidente de la Generalitat recordó que miles de agricultores del sur de la provincia dependen del trasvase, advirtiendo que no se pueden tomar de manera unilateral decisiones como esa, que afectan de manera capital al territorio. 

Un argumento que ayer recogió el dirigente de la Diputación, quien expresó su temor de que la reducción del trasvase pueda ser un paso previo a su eliminación. Esto, añadió supondría «una catástrofe para la provincia de Alicante y también tendría gravísimas consecuencias económicas, sociales y medioambientales para todo el sureste de España». Por ello, y pese a manifestar su extrañeza ante la postura de Puig, se mostró de acuerdo con ella, aunque conminó al jefe del Consell a no quedarse en meras palabras. Así, Mazón consideró que «tras estos últimos meses resulta difícil creer a Puig, pero nunca es tarde si la dicha es buena». Por ese motivo, «estamos a disposición». Ahora bien, recordó, «no se trata de estudiar un posible recurso, se trata de presentarlo».

El presidente de la Diputación insistió en que «necesitamos una Generalitat que defienda a la provincia de Alicante», a la vez que criticó de manera implícita la postura del PSOE frente a la continuidad del trasvase Tajo-Segura. En vista de las palabras de Puig, rechazando las tesis de los socialistas en el Gobierno, declaró que «si en esto al fin despiertan y se enfrentan a su propio partido nos van a tener a su lado», pero advirtió que no será así «si vuelven a titubear, como siempre». 

 

Del mismo modo, Mazón adelantó que apoyará «sin reservas recursos y movilizaciones», porque, según dijo, «esta es la madre de nuestras batallas y vamos a por todas». También anunció que convocará en los próximos días la Mesa Provincial del Agua y al Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (SCRATS) para abordar esa última decisión del Gobierno de reducir de 38 a 27 hectómetros cúbicos mensuales el caudal máximo a trasvasar.

Para el dirigente popular, hay que defender el trasvase Tajo-Segura porque su continuidad está siendo «gravemente amenazada» por el Gobierno de España. «La ministra Ribera lleva tiempo reduciendo la llegada de agua a la provincia, imponiendo sus criterios ideológicos frente a los informes técnicos», aseveró. Por ello, Mazón consideró que «ha llegado el momento de la verdad» en cuanto a la infraestructura hídrica, y «o se defiende la continuidad del trasvase o se firmará su liquidación en el despacho de la ministra». Según manifestó, «este recorte y los que están previstos van a secar más nuestros campos», y de esa forma, vaticinó, «van a causar un daño medioambiental irreparable», porque eso supondrá «acelerar la desertización» en el sur de al provincia.

Mazón aseveró que la última decisión «revela a las claras que el Gobierno quiere acabar con el trasvase Tajo-Segura, rompiendo el acuerdo al que llegaron en 2013 cinco comunidades autónomas con el Ejecutivo central». En ese sentido, ha asegurado que la unión con Andalucía y la Región de Murcia para exigir la continuidad del trasvase «es obligatoria» y que, en esa misma línea, «he hablado con Fernando López Miras y está dispuesto a todo», por lo que «solo falta Ximo Puig».

Una decisión firme

Ante todo esto, Mazón conminó al jefe del Consell a «dar un paso al frente de verdad, con decisión y firmeza, no solo de boquilla como hace siempre la Generalitat con el trasvase». De manera sobreentendida el presidente de la Diputación apeló a que el dirigente autonómico siga misma actitud de la institución provincial en este tema. No solo por su petición de que actúe más allá de las palabras, sino porque, recordó, la Diputación siempre ha defendido los intereses hídricos de la provincia, apoyando a los agricultores de la Vega Baja, presentando recursos y alegaciones contra las modificaciones de las reglas de explotación del trasvase y los planes hidrológicos de cuenca y coordinando acciones con los sectores afectados por los recortes en las aportaciones del Tajo.

Puig, como publicó este periódico, señaló el sábado que desde el Consell «hasta 40 veces hemos asistido a la defensa judicial» del Tajo-Segura, y lo vamos a continuar haciendo. No obstante, consideró que la vía necesaria es el diálogo, y buscar con ella «un equilibrio que sea razonable». Al mismo tiempo, eso sí, recalcó que «lo que está claro es que no se pueden tomar decisiones de manera unilateral y que afecten al futuro de toda una comarca, de toda una provincia».

Compartir el artículo

stats