Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los peregrinos adelantan la visita al santuario para cumplir con las restricciones el día de Santa Faz

El monasterio amplía su horario especial hasta el 25 de abril - Las monjas abren un segundo punto de venta de recuerdos de la Reliquia

10

Prueba de la apertura del camerín para Santa Faz RAFA ARJONES

Cada vez antes y más temprano. Los peregrinos están adelantando este año sus visitas al monasterio de la Santa Faz para evitar aglomeraciones el próximo jueves, día en que tendría que haberse celebrado la tradicional Peregrina, en la que participan cerca de 300.000 personas, suspendida por segundo año consecutivo a causa de la pandemia de coronavirus. Los fieles están siguiendo las recomendaciones de las autoridades eclesiásticas y municipales para que eviten acudir el jueves hasta el santuario donde se custodia desde hace más de cinco siglos (desde 1489) uno de los pliegues del sudario con el que, según la tradición, la Verónica secó el rostro de Cristo en su camino al calvario. Cabildo y Ayuntamiento, patronos del monasterio, recuerdan que la Reliquia se puede visitar en su sagrario los 365 días del año.

 Sor Irene Estadella, vicaria de la comunidad de las canónigas de San Agustín, orden que custodia la sagrada imagen desde que hace un año y medio se marcharon las Clarisas, destaca el elevado ritmo de visitas desde el domingo, «cuando se desbordó un poco», y el hecho de que haya fieles tan madrugadores que a las 8.30 horas de la mañana, momento en que se procede a la apertura de las puertas del templo, ya esperan para acceder a la Iglesia y renovar la tradición de visitar a la Santa Faz en su camarín, donde se aplican medidas anticovid, ya que solo pueden acceder al reducido recinto cinco personas a la vez. 

El hecho de que los horarios del templo se hayan ampliado contribuye a que los fieles se desplacen, caminando desde Alicante al borde de la carretera o bien atravesando por distintos caminos, hasta el santuario, en un goteo constante de peregrinos. Residentes en localidades de la provincia donde este lunes era fiesta local (celebración de San Vicente) aprovecharon también para visitar el santuario, muchos de ellos por primera vez. 

Peregrinos esta mañana de camino a Santa Faz.

El monasterio está abierto para facilitar las visitas 12 horas al día (de 8.30 a 20.30 horas) y es tal la afluencia que la comunidad religiosa ha decidido extender el horario especial hasta el domingo 25 de abril, es decir, una semana más de lo previsto inicialmente. Con la única excepción, precisamente, de este jueves, día de Santa Faz, cuando estará abierto de 15 a 20.30 horas dado que por la mañana se celebrará la misa oficial, aunque a puerta cerrada, que oficiará el obispo, Jesús Murgui, desde las 10 horas, retransmitida por streaming. La Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento desplegará un operativo con 350 policías locales para controlar, desde las 6 a las 22 horas, la zona del caserío y las playas con drones para evitar botellones y aglomeraciones. También se vigilará el recorrido de la N-332 y la avenida de Dénia con patrullas fijas e itinerantes dado que en principio no se cortará al tráfico y se establecerá un control de acceso en la plaza del monasterio.

El mismo día de Santa Faz las monjas custodias abrirán un segundo punto de venta de recuerdos de la Reliquia junto a la entrada de la iglesia «para evitar aglomeraciones, con todas las medidas anticovid, las puertas abiertas de par en par para que haya ventilación cruzada y pantallas protectoras», señaló la madre. Las tiendas serán atendidas por sacristanas y voluntarios salvo en momentos puntuales en que se requiera la colaboración de las religiosas, dos de las cuales, las más mayores, con 92 y 85 años, ya están vacunadas contra el covid.

En la tienda hay geles y mascarillas con la Santa Faz, así como confituras con las frutas y verduras del huerto del convento

decoration

Las hermanas sufrieron un brote en febrero que afectó a nueve de las once religiosas que mantuvo el monasterio cerrado durante un mes. De ahí que se observen medidas para prevenir contagios del SARS-CoV-2 como el uso obligatorio de mascarilla y la distancia entre personas de 1,5 metros como mínimo. A los tradicionales objetos que venden en la tienda han incorporado las mascarillas y los botes de gel hidroalcohólico con la imagen de la Reliquia. También ofrecen, a cambio de un donativo, confituras que las monjas han elaborado con frutas y verduras cultivadas en el huerto del convento.

«Estamos viendo a gente que viene con promesas, para dar gracias y pedir», señaló sor Irene sobre los peregrinos. La mayoría, por no decir todos, ruegan para tener salud y agradecen que sus familias no hayan contraído el covid. Como Isaac Manteca, que se desplazó al santuario desde Torrevieja con sus padres, «por tradición y por fe, para dar las gracias porque toda la familia está sana. Esperamos poder venir el año que viene en romería como siempre». Maruja Blasco, ilicitana, fue al santuario por primera vez a pedir «que la pandemia se vaya ya», y su primo José Blasco a dar gracias porque en su familia están esquivando el virus «aunque tengo amigos y conocidos que lo han pasado mal e incluso alguno ha fallecido».

Misas

Horarios de misas en los próximos días en el monasterio

Compartir el artículo

stats