30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los británicos copan el aumento de residentes extranjeros en la provincia de Alicante por la pandemia

Un total del 363.392 foráneos tienen su residencia en la provincia, un 3,7% más que en 2019, un incremento superior al 2,9% a nivel autonómico

Británicos en un local de Benidorm, en una imagen tomada durante la pandemia de covid.

Británicos en un local de Benidorm, en una imagen tomada durante la pandemia de covid.

Ni una pandemia mundial con grandes restricciones de movilidad y devastadoras consecuencias sobre el empleo ha supuesto un freno para la población extranjera que ha fijado su residencia en la provincia y, por extensión, en la Comunidad. El número de personas de otros países que se han instalado en Alicante, Valencia y Castellón aumentó en 21.568 personas en el último año, hasta alcanzar la cifra total de 773.010 en todo el territorio autonómico, con una subida del 3,72% respecto a 2019. Eso sí, es la menor registrada en los últimos cuatro años. Mismo escenario se da a nivel autonómico, aunque con menor intensidad: con un crecimiento de los residentes extranjeros de un 2,87%. Menos es aún el dato estatal: 2,42.

El incremento de extranjeros en la Comunidad lo ha liderado, una vez más, la provincia de Alicante, con 13.518 nuevas personas registradas como residentes, mientras que en Valencia se contabilizaron 8.007 personas y en Castellón tan solo 43 nuevas. Como en años anteriores, según la última actualización del Observatorio de la Inmigración, dependiente del - Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones-, el crecimiento se debe principalmente al incremento de ciudadanos en Régimen de Libre Circulación frente a los del denominado Régimen General. Por nacionalidades, dos son las que lideran el aumento de residentes en la provincia: británicos y venezolanos, aunque con motivos diferentes.

En cuanto a España, en la estadística publicada por el observatorio y actualizada a 31 de diciembre de 2020, también se registra el menor incremento interanual desde 2016 como consecuencia de la pandemia. A finales de 2020 residían en España 5.800.468 extranjeros, un 2,4% más que un año antes, pero dos puntos inferior al registrado en 2019. De los 5,8 millones de extranjeros residentes en el país, los 773.010 de la Comunidad representan el 13,3% del total. Es decir, de cada diez personas de otras naciones que se instalan en España, tres eligen la autonomía.

Los venezolanos con tarjeta de residencia casi se duplican en apenas un año en el territorio alicantino

decoration

Por nacionalidades, en la Comunidad, las personas procedentes de Rumanía son mayoría, con 156.444, mientras que la colonia británica alcanza las 104.652 personas, una gran parte mayores de 65 años. La tercera nacionalidad más habitual es la marroquí con 77.912 individuos, seguida de la búlgara con 39.613 y la italiana, con 34.525. Las cifras son distintas en la provincia alicantina, donde los británicos lideran la población extranjera, con 92.122 personas. Los marroquíes ascienden hasta los 35.887. Muy cerca se sitúan los rumanos: 35.549. Los rusos se quedan a 11.174, mientras que los ecuatorianos bajan hasta los 7.390.

Extranjeros con certificado de registro o tarjeta en la Comunidad (diciembre 2020)

Extranjeros con certificado de registro o tarjeta en la Comunidad (diciembre 2020)

Una nacionalidad que hasta ahora era poco significativa en la provincia, en cuanto a su peso poblacional, era la venezolana. Antes de la pandemia, apenas había 1.318 personas del país bolivariano con residencia legal en el territorio alicantino. Coincidiendo con el estallido de la pandemia y la situación política que atraviesa el estado sudamericano presidido por Nicolás Maduro, la población se ha disparado hasta los 2.358. Es decir, un aumento de casi un 80% en apenas doce meses.

Los venezolanos con tarjeta de residencia casi se duplican en apenas un año en el territorio alicantino

decoration

Estos comportamientos en las migraciones tienen una explicación para Carlos Gómez Gil, sociólogo y profesor de Economía Aplicada de la Universidad de Alicante: «Los flujos y dinámicas migratorias se están viendo profundamente afectadas por la pandemia al interrumpir los desplazamientos mundiales, pero no su necesidad. Muchos británicos -prosigue Gómez Gil- han decidido establecerse entre nosotros como rechazo al Brexit y para poder seguir residiendo aquí, mientras que muchos venezolanos siguen saliendo del país por motivos humanitarios y acudiendo a países como España, por la cercanía, buscando amparo humanitario». Pero durante esta pandemia no sólo han llegado nuevos extranjeros a la provincia, sino que también ha habido salidas significativas. «La situación tiene efectos desiguales, al tener un impacto muy dañino sobre aquellos en situación más vulnerable, muchos de los cuales desempeñaban empleos muy precarios. Es lo que evidencia el retorno registrado en los ciudadanos ecuatorianos, ante la imposibilidad para renovar sus permisos de trabajo y residencia, junto a las dificultades por mantener unos recursos básicos», subraya Gómez Gil.

Caída de estudiantes

El Observatorio Permanente de la Inmigración ha publicado también la estadística de extranjeros con autorización de estancia por estudios a 31 de diciembre de 2020. A finales del año pasado en la Comunidad Valenciana había 4.899 estudiantes frente a los 6.673 de finales de 2019, una importante caída del 36% que está ligada a las restricciones de movilidad impuestas tras la pandemia de coronavirus en todo el territorio.

Compartir el artículo

stats