Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Diputación dará el nombre de Antonio Fernández Valenzuela al Hogar Provincial

El reconocimiento al apoyo de Valenzuela al servicio de acogida de niños y ancianos parte de las juntas de distrito con la implicación del presidente Mazón - El que fuera presidente de la Institución provincial vivió de niño varios años en el centro benéfico

Carlos Mazón y Juan Francisco Pérez, junto a la viuda de Valenzuela, Emilia Ibiza, y a sus tres hijos

Carlos Mazón y Juan Francisco Pérez, junto a la viuda de Valenzuela, Emilia Ibiza, y a sus tres hijos

Dice su familia que la niña bonita de Valenzuela era el Hogar Provincial y, conociendo su historia, no es extraño, ya que el que fuera presidente de la Diputación de 1983 a 1991, pasó allí gran parte de su niñez. Ahora, la institución provincial presidida por Carlos Mazón ha decidido que el Hogar pase a llamarse Hogar Provincial Antonio Fernández Valenzuela en homenaje al político socialista fallecido en mayo de 2018, lo que no deja de ser una paradoja, no tanto porque Mazón, del PP, haya impulsado con vehemencia el reconocimiento para un político del partido rival, sino porque el propio Valenzuela sacó adelante una moción en la Diputación eliminando el nombre de Hogar Provincial de Jose Antonio y defendiendo que el centro dependiente de la institución provincial, «destinado al acogimiento de ancianos, niños y personas desvalidas, sea conocido en lo sucesivo con la única denominación de Hogar Provincial», sin etiquetas ni dedicatorias o denominaciones subjetivas.

Las vueltas que da la vida... El impulsor de aquella moción aprobada en un pleno de la Diputación el 7 de octubre de 1983 acabará dando su nombre al Hogar. «Allá donde esté mi padre debe estar diciendo: Joder estos canallas...», señalaba este viernes su hijo Rafael riendo, buen conocedor de la retranca y sorna de su padre; para añadir, más en serio, que «seguro que le gustaría y estaría muy orgulloso».

Rafael, junto a sus hermanos Rosa y Antonio, y su madre Emilia Ibiza, «Mili» la esposa y compañera de vida de Valenzuela, fueron recibidos este viernes en la Diputación por el presidente Carlos Mazón y el diputado del Hogar, Juan Francisco Pérez Llorca, para anunciarles que en el próximo pleno de mayo informará a los diputados de la decisión de dar el nombre del Hogar al político socialista.

El presidente Carlos Mazón, conversa con Emilia Ibiza, viuda de Valenzuela, en presencia de su hijo Antonio. RAFA ARJONES

En el encuentro, sencillo y emotivo, hablaron de su padre y algo del marido, ya que Emilia prefirió hablar poco «porque estoy muy emocionada», señalaba con los ojos vidriosos oyendo a su hijo Rafael contar cómo «cuando llegaron de Extremadura, mi abuela tuvo que dejar a mi padre y a su hermano Ricardo en el Hogar Provincial, por eso mi padre decía que donde se sentía más feliz ya de mayor era allí porque revivía su niñez».

Antonio Fernández Valenzuela nació en 1947 en Campillo de Llenera en Badajoz. Posteriormente, la familia, de seis hermanos, se trasladó a Alicante buscando salir adelante pero, ante la situación de pobreza y precariedad tras la muerte del padre, su madre dejó a Antonio junto a uno de sus hermanos en el Hogar Provincial Jose Antonio, el centro benéfico de acogida de niños huérfanos o muy pobres que estaba entonces situado en el barrio de Campoamor. «Entró con 8 años y estuvo allí hasta los 12 ó 13», relata Emilia, mientras sus hijos recuerdan que «él era un niño del Hogar y siempre fue para él un lugar especial».

A través del Hogar, de hecho, Antonio encontró su primer empleo y el que le marcaría su vida ya que, con apenas 14 años y como ocurría entonces con muchos de los niños del centro que no habían sido adoptados, se le facilitó un trabajo en la imprenta provincial de la Diputación. Con sus primeros sueldos se compró una bicicleta -recuerdan sus hijos- y además le entró el gusanillo por las artes gráficas, formándose en artes aplicadas y abriendo con su suegro a los 33 años «Encuadernaciones Moscú» -de ahí el apodo con el que se le conoció durante toda su vida-. Posteriormente adquiriría Gráficas Díaz, compaginando su trabajo con la actividad pública.

Acta del pleno en el que Valenzuela defendió que el nombre del Hogar no se dedicara a nadie.

Acta del pleno en el que Valenzuela defendió que el nombre del Hogar no se dedicara a nadie.

La iniciativa de dedicar el Hogar Provincial a Antonio Fernández Valenzuela partió de los vecinos alicantinos, concretamente de las juntas de distrito y sobre todo de la Florida, barrio donde Valenzuela vivió muchos años llegando incluso a ser presidente de la Hoguera. Cientos de personas suscribieron la petición dirigida a Carlos Mazón resaltando su trayectoria en el ámbito político, económico y social en la provincia, su defensa a ultranza de Alicante y su dedicación al Hogar Provincial «que cuidó, apoyó e impulsó» desde la presidencia de la Diputación.

«Tuve que decirles que dejaran de recoger firmas porque, si tenía que firmar todo el que quisiera, no me iban a enviar nunca la petición», cuenta Mazón, quien se tomó la solicitud con especial interés dada la relevancia de Valenzuela y su propia vinculación personal con él.

Al preguntarle cómo es que un político del PP se vuelca para homenajear a otro del PSOE, Mazón responde: «¿Y eso qué más da? Lo importante es la valía de las personas». A Mazón además le unía una gran amistad con el político socialista. «El reconocimiento se da por merecimiento acreditado, pero, además, yo lo quería mucho, y él a mí», al tiempo que recuerda emocionado como «cuando murió mi padre en el 89, Antonio vino y me dijo: Tú no te has quedado sin padre, tú me tiene a mí, y siempre estuvo ahí».

El proceso del nuevo nombre para el Hogar Provincial se realizará después de informar al pleno de la Diputación en mayo. «Lo hubiéramos hecho antes, pero con el covid se ha retrasado todo», señala el presidente, para añadir que «luego, entre mayo y junio, haremos un acto en el Hogar de descubrimiento de la placa que esperamos que sea muy emotivo y además con todos los abuelitos ya vacunados. Y no solo eso», señala Mazón, adelantando que el nombre de Valenzuela también figurará en el callejero alicantino, concretamente en la avenida Hogar Provincial, la que pasa frente al centro. «Lo he hablado con el alcalde Luis Barcala y está completamente de acuerdo en que se le dedique esa calle», señala Mazón.

Antonio Fernández Valenzuela.

Antonio Fernández Valenzuela.

Rosa, la hija de Valenzuela, se muestra especialmente feliz con el reconocimiento a su padre sabiendo además que «esa calle es la que me lleva a nuestra casa, voy a pasar todos los días por ahí viendo el cartel de mi padre. Cuando él presidía la Diputación diseñó esa calle, así que lo que está pasando ahora, con este reconocimiento, parece que es todo lo que tenía que ser, todo es muy emotivo y estamos muy, muy agradecidos».

Defensa de la provincia

A la petición impulsada por las juntas de distrito también se unió la Cámara de Comercio de Alicante, organismo que Valenzuela presidió entre 2002 y 2009 y en el que dio muestras de su defensa a ultranza de la provincia. En esta etapa protagonizó una de las alocuciones más memorables de un dirigente provincial en la Noche de la Economía Alicantina de 2007 cuando, ante 600 representantes de la flor y nata del empresariado, afeó al entonces presidente del Consell, Francisco Camps, el ninguneo de la Generalitat a la provincia en sus presupuestos. «Aquello fue tremendo», señala uno de los hijos de Valenzuela, «le felicitaron mucho, pero también le criticaron. Pero aquello fue una muestra del trabajo que mi padre siempre realizó en defensa de Alicante fuera donde fuera». Y es que, nadie que conociera a Antonio Fernández Valenzuela puede dudar de que fue un hombre decidido y luchador con una gran vocación política desde que en 1976 se afiliara al Partido Socialista hasta unos años antes de su muerte cuando en 2010 anunció que volvía a la política para presentarse a las primarias de su partido para ser candidato a la Alcaldía de Alicante, uno de los pocos objetivos que no logró. En su biografía se suelen resaltar como logros de su faceta al frente de la Diputación la creación del Hospital de la Vega Baja, la transformación del Hospital Provincial, la puesta en marcha de los planes de obras de la Diputación o el lanzamiento del Instituto Juan Gil-Albert, aunque tal como asegura su familia, siempre estuvo pendiente de la marcha del Hogar Provincial.

Tras el intercambio de anécdotas, la familia de Valenzuela en compañía de Mazón y de Juan Francisco Pérez, visitaron el salón de plenos de la Diputación para ver, una vez más, la placa de inauguración del salón de sesiones en la que figura el nombre del político socialista, presidente entonces del organismo provincial, y para concretar un nuevo encuentro, ya en el centro de acogida, para participar en el reconocimiento a un hombre que llegó muy alto pero que nunca dejó de sentirse un niño del Hogar.

Compartir el artículo

stats