Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Educación prevé cerrar 34 aulas en la provincia de Alicante ante la baja natalidad

La conselleria plantea eliminar 64 clases de 57 centros de Infantil y Primaria y crear 30 nuevas en puntos donde hay mayor demanda

Imagen retrospectiva de la petición de matrícula en un colegio de Alicante.

Imagen retrospectiva de la petición de matrícula en un colegio de Alicante.

Por primera vez en los últimos cinco años, el saldo entre las aulas que Educación prevé abrir o cerrar en la provincia resulta negativo. La propuesta que ha remitido a los colegios públicos de cara a la organización del curso próximo incluye suprimir hasta 64 aulas en 57 centros de Infantil y Primaria y crear, por contra, otras 30 clases en espacios añadidos o jorobas por lo que el resultado global es de 34 aulas menos.

Las localidades de Alicante y Elche reúnen la supresión de una decena de aulas la primera y de siete la segunda, frente a otra que se crea en el colegio Gabriel Miró de Alicante y tres nuevas en l’Alcudia, Mestre Canaletes y Número 37 de Elche. Crevillent también pierde cuatro aulas en sendos colegios, Orihuela otras cuatro y Torrevieja tres, entre los municipios con mayor saldo negativo.

Los consejos escolares municipales tienen de plazo hasta este miércoles día 21 para presentar las correspondientes alegaciones, como las acordadas en Alicante, que pide una aula más en el colegio Isla de Tabarca y otra en el Maestro López Soria, ambos para alumnos de familias con dificultades socioeconómicas, frente a las dos clases que se propone reducir en este último centro para crear clases mixtas con alumnos de distintos niveles educativos.

Desde la Conselleria de Educación aseguran que la propuesta no está cerrada y que en el caso de que el próximo proceso de matrícula escolar demuestre un a demanda ahora no prevista, se mantendrán las aulas que hagan falta. «No suprimimos unidades, tal y como hacían anteriores gobiernos que no velaban por el sistema educativo público», afirman desde el departamento que dirige el conseller Vicent Marzà.

Los dirigentes educativos aseguran que las aulas solo dejarán de funcionar en el caso de que no haya demanda

decoration

A la hora de organizar las aulas del curso próximo han tenido en cuenta la reducción de la ratio a 23 o a 20 alumnos entre niños de Infantil de 3 años en 17 localidades de la provincia por el descenso de la natalidad.

Insisten en que el paso a una situación de «no funcionamiento», como técnicamente denomina la Administración a los espacios que dejarían de ser aulas el curso próximo, «es muy diferente a estar suprimidas. Probablemente, finalmente sean menos una vez se estudien las alegaciones de los Consejos Escolares Municipales», subrayan.

Alicante y Elche perderían 10 y 7 aulas respectivamente en 15 de sus colegios públicos

decoration

Este reordenamiento escolar se lleva a cabo antes de que se conozca la demanda real en cada centro «con el padrón municipal en la mano», añaden desde Educación. «Se prevé que debido a la caída de la natalidad esas aulas no sean necesarias para la escolarización del alumnado y pasan a situación de no funcionamiento. Es decir, que si durante el proceso de admisión hacen falta estas aulas porque hay más demanda de la prevista, se pondrán de nuevo en funcionamiento», recalcan.

Jorobas

Además recuerdan los dirigentes educativos que en los años 2009, 2010 y 2011, en gran parte de las localidades hubo un incremento de la natalidad respecto a años anteriores, lo que llevó a crear las denominadas aulas joroba «de forma excepcional, en algún nivel, para atender este aumento de población escolar».

Estas jorobas o aulas añadidas en espacios no destinados inicialmente a dar clases, «ya está llegando a finales de la etapa de Primaria», según explican desde Educación, porque el próximo curso 2021-2022 pasan al instituto, a primer curso de Secundaria, los nacidos en 2009.

De la misma forma, los alumnos nacidos en 2010 estarán en sexto de Primaria y los de 2011 en quinto, «por lo que buena parte de esa «joroba» de aulas ya no son necesarias», abundan. Y también hacen hincapié en el sucesivo descenso de la natalidad desde 2011 en adelante. «Lo que hacemos en lugar de suprimirlas es dejarlas en situación de no funcionamiento», insisten.

La conselleria también pone el acento en que de año en año se está aplicando una reducción progresiva y generalizada del número de alumnos desde la ratio máxima de 30 a 25 por aula.

El próximo curso 202-2022 esta reducción de alumnos por clase llega a los de tercero de Primaria, circunstancia que destacan desde Educación porque, al mismo tiempo que mejora la calidad de la enseñanza con menos niños por clase, «nos permite que sean menos las aulas que en este curso dejarán de funcionar», lo que a efectos prácticos implica que se cierren algunos menos de estos espacios.

Compartir el artículo

stats