30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El informe sobre el nuevo servicio de autobús apuesta por conectar la periferia con el centro

La consultora externa contratada por el bipartito para fijar las bases del transporte público en la próxima década diseña un modelo radial - La oposición critica la falta de visión metropolitana y la pérdida de líneas circulares

Un autobús urbano de la línea 12 de Alicante a su paso por Luceros.

Un autobús urbano de la línea 12 de Alicante a su paso por Luceros.

Los técnicos de la consultora externa que presta la asistencia técnica para la elaboración del Proyecto de Servicio Público del autobús urbano de Alicante de cara a la próxima década defienden un modelo de transporte urbano radial para Alicante, en «abanico». Los representantes de la UTE Ingartek-Broseta, a los que el bipartito pagará 120.000 euros por este estudio que fija en la práctica las bases del próximo pliego de condiciones, consideran que Alicante necesita consolidar la conexión entre la periferia y el centro. Así lo expusieron este lunes en la comisión específica del Pleno para el control y seguimiento del proceso de renovación del contrato, que expira el año próximo tras medio siglo a cargo de Masatusa, empresa del Grupo Vectalia (desde 1969).

Los comparecientes explicaron que se amparan en trabajos de campo y en encuestas de opinión y necesidades de los usuarios realizadas a lo largo de dos meses para defender este modelo radial, rechazado en cambio por la oposición, que lo considera continuista y sin visión metropolitana, aparte de eliminar las líneas circulares en lugar de consolidarlas y excluir las paradas a demanda para las usuarias mujeres; y que también rechaza la Associació Valenciana pel Transport Públic, que considera que empeora el servicio, que se desaprovecha la oportunidad histórica de avanzar hacia un modelo de transporte más sostenible; y que las modificaciones que se introducen en los recorridos son para hacerlos más largos y menos funcionales. Marc Salomón, representante de la asociación en Alicante, calificó de inútil la futura línea 28, que el bipartito propone en un recorrido circular para conectar el Hospital de Sant Joan con la zona de playas. «Está destinada al fracaso. Solo sirve para ir al centro hospitalario y obliga a recorrer toda la Playa de San Juan y el Cabo de la Huerta en un sentido u otro, como si fuera un tour», dijo.

Los técnicos de la consultora externa defendieron que «las principales conexiones del transporte en autobús urbano debe ser entre los barrios y el centro urbano, en un modelo en esquema de abanico, que son los principales itinerarios que realizan los ciudadanos, aunque no los únicos», por lo que animaron a presentar alegaciones para poder estudiar otras posibilidades al respecto del desarrollo e introducción de líneas circulares. Sea como sea, los técnicos municipales redactarán en base al documento sometido a exposición pública en estos momentos el pliego de condiciones que se sacará a concurso para un contrato que se prestará en régimen de concesión. El Ayuntamiento tendrá que incrementar hasta un 40% el gasto anual en el nuevo contrato del transporte urbano. El bipartito, en un estudio técnico elaborado a partir del proyecto de Ingartek-Broseta, calcula que gastará 17,86 millones al año, cifra que bajará un millón durante los diez años de adjudicación.

El concejal de Transportes. Manuel Villar, del PP, emplazó a una nueva reunión de la comisión a finales de mayo una vez concluya el periodo de presentación de alegaciones y que éstas sean respondidas por los técnicos. También se comprometió a facilitar la documentación solicitada por los grupos de la oposición. El edil insistió en que «el documento ha sido consensuado con los técnicos y los vecinos en la Mesa de Transportes, ajustado a las necesidades planteadas y con una proyección para diez años». El bipartito destaca que el nuevo servicio realizará 5.579.289 kilómetros anuales, implantará un sistema de transporte a la demanda para las partidas rurales con seis líneas; la lanzadera al Castillo de Santa Bárbara; mantendrá la línea de Turibús en la nueva concesión; la citada línea 28 entre las playas y el hospital; mejoras de recorridos y frecuencias en el resto del mapa; y una sublínea directa a los polígonos industriales del Pla de la Vallonga y las Atalayas.

Durante la comisión, los ediles del PSOE Manuel Martínez y Llanos Cano señalaron que el proyecto no solventa las carencias de transporte y movilidad de Alicante, y que presentarán más de 40 alegaciones al documento.

El portavoz de Unidas Podemos, Xavier López, considera que el estudio no aporta ninguna mejora sustancial al servicio y que «se desaprovecha el momento histórico de salir de una contrata de 50 años para que el Ayuntamiento recupere la gestión directa». Además, cree que carece de visión metropolitana e intermodalidad, y no aborda las necesidades de los barrios ni de los trabajadores de los polígonos industriales o del sector del ocio. Además, el edil mostró en la comisión su malestar por el «maltrato» del concejal a la oposición, y dijo que no dudan de la profesionalidad de los autores del informe pero su función es la de fiscalizar un contrato millonario hecho con dinero público.

Compromís insistió, a través de su portavoz, Natxo Bellido, en la ausencia de una estrategia para ganar viajeros, detectar pautas de movilidad en la ciudad y equilibrar un modelo de transporte urbano excesivamente radial. Esta formación también considera deficiente la estrategia para integrar y racionalizar la convivencia con otros operadores de movilidad como es el tranvía o el transporte interurbano; y es crítica con el incumplimiento de la ley autonómica por las numerosas avenidas que carecen de carril bus.

Compartir el artículo

stats