30% DTO ANUAL 24,50€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La apertura en Valencia de un gran psiquiátrico deja en el aire el futuro del hospital de Fontcalent

Instituciones Penitenciarias anuncia la reanudación de las obras de un macrocentro en la localidad valenciana de Siete Aguas para atender de «manera digna» a los internos con enfermedades mentales

Imagen de archivo de la entrada al Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent.

Imagen de archivo de la entrada al Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent.

La comparecencia realizada el jueves por el secretario general de Instituciones Penitenciarias, Ángel Luis Ortiz, en la Comisión de Interior en el Congreso ha dejado en el aire el futuro del Hospital Psiquiátrico Penitenciario de Fontcalent. Ortiz anunció la reanudación de las obras de un centro en la localidad valenciana de Siete Aguas que albergará un «moderno hospital» penitenciario para atender «de manera digna) a los internos enfermos mentales. Este macrocentro, que tendrá 500 plazas y aún tardará varios años en ponerse en funcionamiento, puede conllevar el cierre del Psiquiátrico de Fontcalent o su reconversión para atender a otro tipo de internos. Desde Instituciones Penitenciarias declinaron ampliar las declaraciones del secretario general para conocer si el hospital alicantino se destinará a otros usos.

No obstante, las declaraciones de Ángel Luis Ortiz apuntan a que el nuevo macrocentro psiquiátrico de Siete Aguas asumirá la asistencia que se presta en el centro de Fontcalent desde 1984. Es el único hospital penitenciario del país junto con otro que hay en Sevilla y el secretario general se refirió en la Comisión de Interior a los cambios que se van a realizar en Alicante y Sevilla. Ortiz admitió que hay un elevado numero de personas con enfermedad mental en los centros penitenciarios y la asistencia a estas personas es uno de los problemas que más preocupa a Instituciones Penitenciarias.

El responsable de Instituciones Penitenciarias reclamó que las comunidades autónomas acepten las competencias en sanidad penitenciaria y anunció cambios en los dos hospitales psiquiátricos de Sevilla y Alicante para que los internos enfermos mentales tengan «unas condiciones dignas mejores de las que tienen».

En el caso del Psiquiátrico de Sevilla, señaló que se trasladará a unas dependencias más amplias y albergará también a personas internadas en Alicante.

Más de 200 entidades se oponen al nuevo macrocentro y piden que las autonomías asuman la sanidad penitenciaria

decoration

Al hablar de los cambios en Alicante, Ortiz se refirió a la reanudación de las obras del centro penitenciario en la localidad valenciana de Siete Aguas, un proyecto que quedó paralizado y que se ha retomado para un uso diferente. Ortiz indicó que las obras están «al 20%» y manifestó que tienen en proyecto transformar las obras «en un moderno hospital donde pueda darse de manera digna el trato que merecen las personas que padecen una enfermedad mental».

Más de 200 entidades han firmado un manifiesto de la plataforma «La salud mental fuera de las prisiones» donde muestran su rechazo al macrocentro psiquiátrico de Siete Aguas y exigen su paralización y la transferencia de las competencias sanitarias penitenciarias a las comunidades autónomas con el fin de prestar una atención digna y de calidad a las personas con enfermedad mental.

Preocupación en la plantilla del centro alicantino

Las asociaciones TAMPM y APFP señalaron que las declaraciones del secretario de Instituciones Penitenciarias han generado «descontento y preocupación» en la plantilla del Psiquiátrico de Fontcalent. La asociaciones se quejan de la falta de información a las plantillas al desconocer qué implica respecto a su vida laboral el anuncio del nuevo psiquiátrico. TAMPM y APFP denuncian que el anuncio «del posible cierre total o parcial del Psiquiátrico de Alicante coge por sorpresa a todo el mundo, menospreciando nuevamente a una plantilla que lleva trabajando décadas con total profesionalidad con internos con graves patologÍas psiquiátricas sin apenas medios, seguridad ni formación. Se haría un mal uso de los recursos de personal con gran experiencia en el trato con este tipo de personas».

Compartir el artículo

stats