Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería presiona al Consell para que retrase el toque de queda y confía en las reservas de cenas del fin de semana

Los restaurantes renuncian a sacar empleados del ERTE hasta comprobar los resultados del cierre a las 22 horas - El sector del ocio confía en que la ampliación del horario beneficie a los locales de copas

Jóvenes en una terraza de la plaza de Luceros, sobre las 19.30 horas.

Jóvenes en una terraza de la plaza de Luceros, sobre las 19.30 horas.

La hostelería presiona al Consell para que amplíe el toque de queda hasta las 22.30 horas (dado que no pueden arriesgarse a realizar un servicio de cenas a las 21.30 horas si deben cerrar a las diez de la noche) y confía en que las reservas de fin de semana animen la actividad en un sector sometido a cierres y restricciones en el último año causa de la pandemia. Asociaciones sectoriales de toda la provincia y el colectivo SOS Hostelería piden esos 30 minutos de margen para que los clientes puedan «apurar» las consumiciones y poder volver a sus casas sin temor a ser denunciados por sobrepasar el toque de queda tras la ampliación (desde el lunes) del horario de bares y restaurantes en cuatro horas tras dos meses cerrando a las seis.

El vicepresidente de la Federación Empresarial de Hostelería Provincia de Alicante (Fehpa), Miguel García, apunta que el nuevo horario se queda corto. «Si tuviéramos a las ingleses sería una pasada porque cenan pronto, pero no hay turistas y al alicantino le gusta salir tarde a cenar». «Habrá que cenar a las ocho de la tarde y salir cortando para volver a casa», añadió la presidenta, Mar Valera. Para evitar estas prisas, la Asociación de Restaurantes de Alicante (ARA) promueve la iniciativa «En Alicante se cena a las 20 horas. ¡Apúntate a la tendencia!». Esta campaña coincide con otra promovida por SOS Hostelería con el lema «Adelanta tu hora de la cena», para ayudar a una actividad con pérdidas de facturación de más del 44%.

El cierre a las diez de la noche tampoco les deja, según coinciden las asociaciones hosteleras, demasiado margen para servir cenas si no se adelantan a las 20 horas. Los hosteleros ponen sus miras en la apertura del cierre perimetral el 9 de mayo, lo que permitirá la llegada de clientes de otras comunidades autónomas. «Ahí sí que lo notaremos y tendremos que empezar a utilizar más plantilla. De momento no sabemos si el cierre a las 22 horas tendrá efecto llamada», afirma César Anca, presidente de la asociación ARA, sobre los reparos de los negocios a sacar ya a empleados de los ERTE. Lo mismo ocurre con el género: prefieren esperar antes de hacer acopio y un gasto excesivo.

Ambiente en los veladores del centro de Elche, ayer, pese a la lluvia que no cesó. | ANTONIO AMORÓS

Tanto la hostelería como el ocio nocturno reclaman la ampliación de aforos del interior de los locales del 30% al 50%, y poder utilizar las barras, único recurso de muchos de los negocios. Aunque cientos de pubs y discotecas seguirán cerrados, las pymes del ocio sí prevén recuperar a empleados del ERTE porque esperan un aumento de la demanda en los locales de copas en las cuatro horas de más de las que ahora disponen, explica Lalo Díez, presidente de la Coordinadora Provincial del Ocio y la Hostelería, crítico también con las limitaciones del toque de queda a las diez de la noche.

En Elche la posibilidad de abrir hasta las 22 horas ha sido aplaudida por cafeterías y pubs, que ven la opción de alargar la tarde, vender más cafés y copas y trabajar el tardeo. En la restauración no son tan optimistas, apunta el presidente de la Asociación de Hostelería, Marco Antonio Pomares. «La inmensa mayoría de los asociados están pensando no abrir en el turno de noche. Estamos acostumbrados a salir de casa a las 20 horas y, si se tiene que volver a las 22 horas, es inviable cenar fuera».

Jóvenes brindan en una terraza de la Plaça de Dins, en el centro de Alcoy; y clientes en Elda ya en el horario de ampliación. | JUANI RUZ/ÁXEL ÁLVAREZ

La asociación ilicitana solicita al Consell que se conceda, al menos, media hora más de margen, para que la clientela pueda abandonar más tarde los establecimientos. «Queremos que la gente tenga media hora más para moverse en coche por la ciudad y que la Policía sea más flexible. No vamos a poder abrir ni sacar a empleados del ERTE si no sabemos si podemos trabajar. Hay que pensar en los locales que no tienen terraza, a los que no se les ha ampliado el aforo interior ni pueden utilizar la barra. Pero la medida tiene su parte positiva porque damos pasos hacia la anhelada desescalada».

En Benidorm, el día de lluvia «nubló» la apertura hasta las 22 horas de los negocios. Al coincidir el primer día con el lunes, muchos bares y restaurantes cerraron por descanso. Desde la Asociación de Bares y Restaurantes, Abreca, Javier del Castillo indicó que habrá que esperar a final de semana «para poder ver la realidad del efecto» de cerrar a la hora del toque de queda, porque también consideran que se queda corto. «Pedimos que se amplíe media hora más» para poder tener margen para ofrecer las cenas. En cuanto a la campaña para adelantarlas, Del Castillo indicó que «a las 20 horas son complicadas (las cenas) con la cultura española». Con todo indicó que «tenemos que esperar a ver a partir del 9 de mayo qué se podrá hacer». Para ellos es clave volver cuanto antes a una cierta normalidad que permita recuperar la actividad. Y más en Benidorm donde la falta de turistas se nota en los negocios. No poder abrir más del 30% en los interiores también les condiciona: «hay bares que no pueden usar las barras, y eso no les compensa».

La hostelería presiona al Consell para que retrase el toque de queda y confía en las reservas de cenas del fin de semana

El presidente de la Asociación de Hostelería de Torrevieja y comarca, Joaquín Guillamó, considera que la medida será positiva para terrazas y bares de copas pero no así para los restaurantes, que no pueden arriesgarse a realizar un servicio de cenas a las 21.30 horas si deben cerrar a las diez de la noche. Guillamó indicó que se presiona desde el sector para ampliar el toque de queda al menos media hora más. «Muchos restauradores van a dejar claro a los clientes que no van a poder atenderles para las cenas con ese horario», indicó

Decreto del consell

Los negocios deberán estar cerrados a las 22 horas y el cliente en casa

El decreto en el DOGV señala que los negocios deben estar cerrados a las diez, lo que supone que el cliente esté a esa hora en su casa.

En Orihuela, el sector de la hostelería y el de comercio ha recibido con «satisfacción» la ampliación del horario de cierre. Ascensio Pérez, presidente de la Asociación de Comerciantes del Municipio de Orihuela (Acmo), valora la medida de una forma muy positiva ya que podrán empezar a ver luz al final del túnel. Los oriolanos ocuparon algunas terrazas más allá de las 18 horas que se imponía como cierre hasta el domingo. «Hay distancia de seguridad de sobra entre unas mesas y otras y nos sentimos seguros», explicaban unos jóvenes sentados en uno de los establecimientos de hostelería que ya pueden cerrar hasta las 22 horas.

4.300 Establecimientos de hostelería que luchan por su supervivencia

Esta situación podría desembocar en la destrucción de cerca de 15.000 empleos, según Conhostur.

«Lo estamos pasando muy mal y cuanto antes se puedan flexibilizar las medidas, mejor, dados los buenos datos que hay en la zona respecto a la pandemia», reclamó el representante del comercio y la hostelería de Orihuela. En Elda, los establecimientos creen que se alargará la sobremesa pero no se adelantarán las cenas, con lo cual los ingresos serán menores de lo esperado. El sentir es que la medida se queda corta. En esta ciudad desmontaron terrazas por la lluvia y en Alcoy la ampliación del horario hostelero también se vio marca por la meteorología.

El comercio amplía aforo y las grandes superficies pueden cerrar más tarde

Los centros comerciales están autorizados a abrir hasta las 22 horas y al 75% de su capacidad

Además de la restauración, los centros comerciales también han ampliado su horario de cierre hasta las diez de la noche con las nuevas medidas del Consell, lo que las tiendas esperan que sirva para aumentar su negocio hasta en un 15%. También el pequeño comercio, que mantiene su horario de cierre a las 20.30 horas, espera un beneficio indirecto a causa de la ampliación del cierre de bares y restaurantes, al ser dos actividades que van de la mano.

Además, los aforos del comercio en general se amplían del 50% al 75%, tanto las tiendas pequeñas como las de gran formato. La Asociación de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) considera que era una medida «necesaria y deseada, porque no tenía ningún sentido cerrara las 8 de la tarde con los actuales datos epidemiológicos de incidencia acumulada en la Comunidad desde hace dos semanas y máxime desde que se cambió la hora», apuntó el portavoz del colectivo, Joaquín Cerveró. «Era fundamental que nos dejaran volver al horario habitual de tiendas, y no tiene por qué suponer ningún perjuicio para el control de la pandemia por todas las medidas que se toman de distancias, mascarillas y geles».

Con el aumento del aforo del público en el interior de las grandes superficies, también se aumenta el de los aparcamientos hasta el 75%. «En los centros comerciales más urbanos y con estacionamientos pequeños, esta restricción estaba generando problemas ilógicos e innecesarios. Desde el principio dijimos que no estábamos de acuerdo con la medida porque, que sepamos, no se ha dado el caso de contagiados de dos coches entre sí», concluyó.

Compartir el artículo

stats