Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hostelería reclama abrir hasta las 12 de la noche y ampliar aforos en el interior

El sector considera un error no contar con ellos para controlar reuniones sociales uEl ocio lamenta la desaparición del 40% de locales

Una terraza de Alicante. PILAR CORTÉS

Una terraza de Alicante. PILAR CORTÉS

La hostelería y el ocio se ofrecen al Consell como aliados para controlar las reuniones sociales una vez que decaiga el estado de alarma y piden abrir hasta la medianoche, hora en la que el Consell pretende establecer el toque de queda. Coinciden en que las 23 horas, límite para el funcionamiento de la restauración que se baraja, es mejor que las 22 horas de ahora, pero aún así lo consideran muy justo para dar dos turnos de cena. Pero hay más. Siguen reclamando que se amplíen los aforos en el interior, ahora al 30%, para que negocios aún cerrados puedan volver a abrir.

La Federación Provincial de Hostelería (FEHPA) reclama la ampliación del horario de cierre de bares y restaurantes hasta la medianoche para poder recuperar el servicio de cenas con dos turnos, la utilización progresiva de las barras, con la distancia de seguridad y señalización adecuada, y un aforo interior de dos tercios para poder instalar más mesas. Una medida que por ahora no aparece en los cambios en las restricciones que plantea el Consell. Para las actividades de salones de banquetes y eventos se solicita un plan de fases con la ampliación del aforo interior al 50% este mismo mes.

En la misma línea se pronunciaron este jueves los hosteleros de Elche quienes, además de esa ampliación hasta las 0 horas, consideran que ha llegado el momento de incrementar el aforo interior de los establecimientos hasta el 50% de su capacidad, permitiendo el uso de las barras para atender a los clientes, según indicó la Asociación Hostelería Elche.

César Anca, presidente de la Asociación de Restaurantes (ARA), mostró sus dudas sobre la potestad del gobierno autonómico para poder sacar adelante el nuevo toque de queda sin el paraguas del estado de alarma. Por ello, considera un nuevo «error» por parte del Consell no contar con el sector de la hostelería y el ocio nocturno para «controlar las reuniones clandestinas que se van a hacer. Una vez más nos vuelven a dar la espalda».

«Lo que queremos es ser el aliado que la Generalitat no tiene para controlar las reuniones sociales. Que nos dejen hasta la hora del toque de queda, porque somos el mayor y único aliado que tienen. Que nos usen. Había unas mesas de trabajo con el sector para no llegar a esto, para no tener que estar especulando con bulos, porque eso genera más incertidumbre. ¿Por qué no se han usado para planificar esto? No se puede ser más chapuza», señala Anca. Las empresas del ocio reglado también reivindican su papel como dique de contención contra los macrobotellones y las fiestas ilegales que entienden acarreará el final del estado de alarma a partir del domingo, con el toque de queda en un «limbo legal».

Desescalada para el ocio

Para el sector del ocio, la FEHPA pide un plan específico de desescalada para la reapertura, especialmente de las discotecas, teniendo en cuenta que es un sector que lleva más de un año cerrado. De hecho, reclaman recuperar la actividad de los 400 negocios de este sector que en la provincia sobreviven a la crisis. Antes de la pandemia eran 683, es decir, que han desaparecido un 41%.

Desde la Coordinadora Empresarial del Ocio y la Hostelería reclaman al Consell una partida específica de 50 millones de euros aunque con la entrada de más sectores en el Plan Resistir+ advierten que las administraciones deberán aumentar la dotación para poder hacer frente a las pérdidas cumuladas en trece meses.

Compartir el artículo

stats