Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las restricciones a los viajes de los británicos desvían a 160.000 turistas a Canarias y Portugal

El sector denuncia la incapacidad del Gobierno para convencer al Reino Unido de que la Costa Blanca es un destino seguro - La provincia perderá un volumen de negocio de 200 millones en dos meses

Setenta pasajeros llegaron ayer en el único vuelo con Gran Bretaña, en concreto desde Cardiff. | PILAR CORTÉS

Setenta pasajeros llegaron ayer en el único vuelo con Gran Bretaña, en concreto desde Cardiff. | PILAR CORTÉS

El fracaso del Gobierno para convencer al Reino Unido de que España y, en concreto, zonas como la Costa Blanca, son destinos seguros y con excelentes niveles de contención del covid, muy por encima, incluso, que Baleares y Canarias, y también mejores que rivales en sol y playa como Turquía, Grecia y Portugal, va provocar que el sector turístico provincial no pueda recuperar este mayo y junio a unos 160.000 turistas británicos, y un volumen de negocio de 200 millones de euros. Cifras que serían normales si España estuviera en «verde» en el semáforo que ha preparado el ejecutivo británico para calibrar las restricciones a sus turistas, tras la apertura de fronteras el 17 de mayo. Aún no hay decisión oficial.

El gobierno de Boris Johnson no tiene previsto que España, con excepción de las islas, esté en ese color hasta, en principio, el 1 de julio, mientras que países como Portugal, Grecia y Turquía, ya podrán recibir turistas ingleses, si no hay cambio de última hora, sin que tengan que pasar cuarentenas al regreso, a partir del próximo 17 de mayo. Algo que, según la patronal hotelera y expertos en el comportamiento del sector, no solo afectará a la Costa Blanca en estos dos meses, sino que puede trasladar los efectos negativos al próximo verano, por el efecto llamada que puedan tener, por ejemplo, zonas turísticas como el Algarve o Madeira, para los turistas británicos. Por otro lado, Grecia, Turquía y la República Dominicana tienen prácticamente vacunado a sus trabajadores turísticos, otro factor que afectaría a la Costa Blanca como receptora de turistas. Patronal e investigadores del sector advierten de que el retraso en la vuelta del turismo británico supone un golpe a la imagen turística por el «mensaje de inseguridad» que se traslada a todos los mercados.

El presidente de Hosbec, Toni Mayor, ha realizado, en este sentido, esta semana una comparativa irrefutable para que la Comunidad Valenciana sea vista como el Portugal del Mediterráneo. «Si Reino Unido está pensando en clasificar Portugal como zona verde en su semáforo de destinos, cuando Portugal es un territorio de la península, idéntica opción se debe plantear para la Comunidad Valenciana, porque se trata de una zona controlada, que funciona como una isla, en la que los turistas no se desplazan a otros lugares del país. Las condiciones que sirven para Portugal, deben servirnos a nosotros también». Para Hosbec, la inmejorable situación de la Comunidad Valenciana tiene que llegar también a las instancias europeas y tiene que servir para ser considerados territorio idóneo para viajes no esenciales de europeos durante el próximo verano. «No nos quedemos sólo con los buenos datos, los tenemos que vender».

Semáforo que marca las restricciones para los turistas británicos

David Giner, investigador del Invat.tur y profesor de la UA, alerta de que «si la Costa Blanca no se abre ya al mercado inglés, se lanza el mensaje de que no es un destino seguro para viajar. Y no es cierto que así sea. Es un varapalo para nuestra imagen». Giner subraya que «con esta decisión se pone en peligro la temporada de verano, porque el turismo inglés va a viajar en cuanto se le permita. Nos deja poco margen temporal para convencer al mercado inglés de que viaje a la Costa Blanca este verano y se contribuye, un poco más, a dificultar la recuperación del sector».

Leire Bilbao, gerente de Visit Benidorm, explicó que «los colores van a hacer que los turistas se piensen muy mucho donde se van de vacaciones, porque lo que quieren es salir. No debemos tirar la toalla y seguir utilizando los medios diplomáticos y la presión del sector turístico británico que también tiene intereses en la Costa Blanca».

Leire Bilbao reitera que «todos juntos tenemos que ser capaces de defender y transmitir la seguridad y la incidencia epidemiológica tan baja que tanto nos ha costado. Es preciso que nos volquemos en ello. Desde el Ayuntamiento de Benidorm se han remitido hace dos semanas comunicaciones a las Ministras de Exteriores, y de Industria, Comercio y Turismo además de al embajador de Reino Unido. Y me consta que desde Turismo Comunitat Valenciana, Francesc Colomer está trabajando en la misma línea».

Turisme abona la mitad de sus ayudas directas covid al sector turístico

Turisme ha abonado ya más del 50% de las ayudas directas en el ámbito turístico, dirigidas al alojamiento, y las empresas del sector. En total, ya son cerca de 10 millones de euros con los que Turisme ha ayudado al sector y se prevé que, en los próximos días, se abone el total de ayudas, que asciende a un total de 18 millones de euros. Colomer explica que «también hemos iniciado el pago de ayudas al ocio nocturno, que es uno de los ámbitos que más ha sufrido y sufre en esta pandemia» y que «alcanzaremos en total los 26 millones de euros dirigidos a más de 5.000 empresas, que vienen a intentar mitigar, en alguna medida, el tamaño de esta tragedia», aunque reconoce que «es muy difícil afrontarla». Para Francesc Colomer, «ahora lo más importante es agilizar el ritmo de la vacunación» para poder «recuperar al sector turístico, fundamental para entender nuestra economía y nuestra sociedad».

Compartir el artículo

stats