Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Más control policial en el tardeo de Alicante mientras la hostelería estudia recurrir la nueva hora de cierre

La gran afluencia en Castaños se repite aunque no llega a los niveles del último fin de semana - El sector busca paralizar el toque de queda

Los agentes vigilan el cumplimiento de la normativa en la zona del ocio del Golf. | HÉCTOR FUENTES

Los agentes vigilan el cumplimiento de la normativa en la zona del ocio del Golf. | HÉCTOR FUENTES

La estampa del último fin de semana fue la del estallido. Las medidas se cumplían en los establecimientos, pero la gente, con ganas de poder cambiar la retirada de las seis de la tarde por la de las diez de la noche, provocó aglomeraciones en la calle Castaños y obligó a la Policía Local a cerrar el acceso. El control en los locales era ayer el mismo pero esta vez los agentes, que aguardaban con las vallas preparadas, no tuvieron que intervenir, aunque buscar sitio en una mesa de terraza seguía siendo misión imposible. La Coordinadora Empresarial del Ocio y la Hosteleria (CEOH) apunta que las limitaciones de horario impiden «negocios rentables» y estudia las nuevas medidas aprobadas en la Comunidad Valenciana con el objetivo de paralizarlas.

El tardeo llenó la calle Castaños y la gran mayoría de clientes respetaron las medidas. | HÉCTOR FUENTES

Las nuevas restricciones, que amplían el horario de apertura de los locales de hostelería hasta las 23.30 horas, no son suficientes para el sector. Así lo han hecho saber tanto la CEOH como Alroa, la asociación que agrupa a los locales del centro de Alicante. Ambas entidades comparan la situación en la que les colocan las nuevas medidas recientemente aprobadas por la Generalitat con la de comunidades que no cuentan con toque de queda a partir hoy.

«Los abogados de la CEOH están estudiando el decreto y en base a eso nos reuniremos mañana para decidir si lo recurrimos o no. Si vemos posibilidades de presentar un recurso y paralizarlo, lo vamos a hacer», apunta Lalo Díez, presidente de la coordinadora.

Díez considera que se están tomando «decisiones políticas más allá de las sanitarias» y asegura que no comprende que los datos positivos de la Comunidad Valenciana no lleven a tomar decisiones distintas. «Para la restauración es un poco de oxígeno, la gente sí que se irá a cenar más, pero al salir de la cena solo les dará tiempo a una copa», subraya el presidente.

Javier Galdeano, presidente de la Asociación de Locales de Restauración y Ocio de Alicante (Alroa), comparte la misma opinión y explica que espera que, en este camino hacia la nueva normalidad, los locales puedan ampliar la hora de cierre cuanto antes. «No queremos que en 15 días el avance sea de media hora más. Esperemos que se elimine el toque de queda», apunta Galdeano.

Las terrazas ayer estaban a rebosar tanto en el centro como en Gran Vía o en los locales de la playa de San Juan, donde un gran número de personas se repartían entre establecimientos de la avenida Costa Blanca y los bares de copas del Golf.

La Policía Local controla la afluencia en la avenida Países Escandinavos, en Playa de San Juan. | HÉCTOR FUENTES

La Policía Local anunció el pasado jueves que un centenar de agentes controlarían este fin de semana distintas zonas de ocio dentro de un dispositivo especial que buscaba evitar las aglomeraciones que se dieron el pasado sábado, cuando la afluencia del tardeo obligó a cerrar el acceso a la calle Castaños.

Cuatro agentes de la Policía Local controlaban ayer a media tarde el cumplimiento de las medidas establecidas en el cruce de Castaños con la calle San Ildefonso. Tan solo unos metros más arriba, un furgón del Grupo Operativo de Intervención Rápida (GOIR) aguardaba aparcado junto al Teatro Principal con otros tres agentes como parte del dispositivo. La Policía Local contaba con vallas preparadas para cerrar el acceso a esta zona del centro, pero no tuvo que ser necesario durante la jornada de ayer.

Compartir el artículo

stats