Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sanidad adeuda extras de diciembre a 50 refuerzos sanitarios frente al covid

Los afectados cubrieron festivos y noches en residencias intervenidas en la Marina Baixa - Los impagos rondan los 200 € de media por persona

Un sanitario enfundado en el EPI, en una residencia de La Vila intervenida por Sanidad.  | DAVID REVENGA

Un sanitario enfundado en el EPI, en una residencia de La Vila intervenida por Sanidad. | DAVID REVENGA

Un problema de tramitación mantiene a medio centenar de sanitarios de la Marina Baixa sin cobrar desde el mes de diciembre los extras correspondientes a días festivos y noches que trabajaron como refuerzos frente al covid-19 en distintas residencias de la tercera edad. Así lo han denunciado algunos de los afectados y también la sección sindical de Comisiones Obreras (CC OO) en este departamento de salud, que considera «vergonzoso» e «intolerable» que a fecha de hoy, cinco meses después, la Conselleria de Sanidad siga sin pagar el dinero que le corresponde a estos profesionales por el acúmulo de tareas realizado.

Los trabajadores afectados se encuentran dentro del cupo de refuerzos covid que Sanidad incorporó a las plantillas de hospitales y centros de salud de la provincia para combatir la pandemia; en este caso, en los centros sanitarios públicos de la Marina Baixa, dado que, según confirmó CC OO, «no hay ningún otro departamento de la provincia donde se hayan visto con este mismo problema». En todos los casos se trata de enfermeros y de técnicos en cuidados auxiliares de Enfermería, sanitarios que a pesar de que debían haber realizado su labor en el propio Hospital o en los centros de salud, fueron enviados temporalmente por la dirección del Departamento a distintos geriátricos de la comarca que tuvieron que ser intervenidos, por presentar brotes graves de contagios de coronavirus, para reforzar sus plantillas sanitarias.

¿A cuánto ascienden las deudas de Sanidad con estos profesionales? Según relataron a este diario, las cantidades adeudadas rondan de media los 200 euros por persona, por lo que teniendo en cuenta el número de trabajadores afectados -medio centenar-, el dinero que tendrían que desembolsar las arcas públicas apenas alcanzaría unos 10.000 euros en total. «Hay trabajadores a los que se les deben 300 euros porque hicieron más refuerzos; otros que tienen menos, pero sea la cantidad que sea, es dinero que les corresponde y que no es de recibo que lleven cinco meses esperando para cobrar», explica Juan Ramón Such, delegado sindical de CC OO en el Departamento de Salud de la Marina Baixa.

El portavoz sindical también señala que todos estos trabajadores «realizaron sus tareas fuera del ámbito sanitario que les corresponde, puesto que son trabajadores que están inscritos en la bolsa de trabajo de la Conselleria de Sanidad y, para estas labores, fueron enviados a trabajar en las residencias». Además, la mayoría de afectados realizaron turnos de noche o trabajaron en días festivos como Nochebuena o Navidad y, también, asumiendo el grueso del servicio puesto que muchos trabajadores de esos centros también se encontraban contagiados o tuvieron que estar en cuarentenas preventivas por haber tenido contacto estrecho con positivos por covid-19.

La gerente del Departamento de Salud de la Marina Baixa, Rosa Louis Cereceda, afirmó este sábado que el próximo lunes contactará con el departamento de Personal para interesarse por esta situación, de la que reconoció no conocer el fondo del problema. Igualmente, Rosa Louis Cereceda consideró que debe tratarse de un trámite administrativo, porque no ha habido ningún otro problema similar para el pago a estos trabajadores en los meses anteriores ni posteriores, aunque insistió en que desconoce exactamente los motivos y trasladó su disposición para intentar solucionarlo en el menor plazo de tiempo posible.

Reducción de plantillas

Los contratos de muchos de estos profesionales afectados por este retraso en el pago se encuentran, además, en la cuerda floja a partir de que finalice este mes. Como ya contó días atrás este diario, la Conselleria de Sanidad prevé despedir a casi la mitad de los refuerzos sanitarios contratados para combatir la pandemia, cuyos contratos vencen el 31 de mayo. En concreto, la previsión de la Generalitat pasa por no renovar el contrato a un 43% de estos trabajadores, pasando de los 9.309 contratos de refuerzo que se han firmado en el conjunto de la Comunidad a un total de 5.337 a partir del próximo 1 de junio. Aunque todavía no se ha concretado cómo afectará este recorte departamento a departamento, sí se sabe que Atención Primaria será la más perjudicada, puesto que allí la reducción prevista representa prescindir del 50% de médicos y enfermeros. La mayoría de sindicatos han mostrado su total oposición al ajuste planteado por la consellera Ana Barceló.

Compartir el artículo

stats