Suscríbete

Información

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El «bloqueo» turístico del Reino Unido a la Costa Blanca provoca 200 millones de pérdidas este mes

La provincia absorbe el 20% del mercado británico en España, donde el agujero total se acerca a los 400 millones de euros, según un informe de Exceltur, que asegura que siguen sin llegar las ayudas del Gobierno

Turistas en la terraza del hotel Bristol de Benidorm, que ha vuelto a abrir sus puertas. | DAVID REVENGA

Un informe elaborado por el «lobby» empresarial Exceltur, al que pertenecen las principales empresas turísticas españolas, entre ellas las alicantinas Baleària y Servigroup, sobre el impacto que tiene para España las restricciones al regreso de los turistas británicos a su país revela que el sector pierde a nivel nacional 378 millones de euros al mes durante este junio, de los que unos 50 millones de euros corresponden a la Costa Blanca, es decir 200 millones, ya que España sigue en «ámbar», y esto limita la toma de decisiones a la hora en la que los británicos planifican sus vacaciones. De hecho, los hoteles siguen bajo mínimos en cuanto a las reservas del turismo británico, que se concentran a partir de septiembre, y todo pese a que las compañías aéreas siguen llegando diariamente al aeropuerto de Alicante-Elche. El martes, por ejemplo, hubo 24 vuelos con el Reino Unido, en concreto con Londres, Liverpool, Teeside, Manchester, Bristol, Bournemouth y East Midlands, aunque casi todos con pasajeros que tienen una vivienda de vacaciones en la provincia.

Los hoteles advierten de que este verano habrá batalla de ofertas por el turismo español si fallan los ingleses

decoration

El bloqueo al turismo británico, pese a que la incidencia del covid en la Comunidad Valenciana sea, incluso, más baraja que en Gran Bretaña, tiene otra derivada negativa para el sector turístico provincial. Al final, el Gobierno del Reino Unido ha hecho tabla rasa y la todavía alta incidencia del virus en el conjunto de España ha arrastrado también a Baleares, Canarias y, por supuesto, a la Costa del Sol, con miles de plazas hoteleras pendientes de vender en julio y agosto y que, por lo tanto, han fijado sus ojos en el turismo español, por el que apuestan ahora todos los destinos para tener una temporada alta más o menos aceptable. Ayer, por ejemplo, se podían reservar hoteles en Baleares y Canarias desde 72 euros la noche en habitación doble para mediados de julio, un 35% más barato que en el mismo periodo del año pasado, aunque hay que añadirle el vuelo, lo que sigue jugando a favor de la Costa Blanca, según apuntó Nuria Montes, secretaria general de Hosbec. «Las restricciones al turista británico que elige España para sus vacaciones nos está haciendo mucho daños porque la provincia absorbe el 20% de este mercado». Montes admitió, por otro lado, que «el verano va a ser de mucha oferta, porque sin ingleses quedan muchas plazas por vender, pero no solo en las islas. Que el Reino Unido las pusiera en verde supondría un gran palo para nuestra industria pero si toda España sigue en ámbar también es malo, porque aumentará la batalla por los turistas en toda la franja mediterránea peninsular, a la que se puede llegar en coche igual que a Benidorm».

El Consell solicita que Benidorm acoja en el año 2023 el congreso anual de 4.300 agentes de viajes británicos

decoration

La decisión del Gobierno británico de no ampliar ni en un solo país la lista de destinos verdes, y de, además, pasar a Portugal a la lista ámbar, tendrá muchas consecuencias en la industria de los viajes británica. Una de las primeras ha sido la decisión de Jet2.com y su turoperador Jetholidays de volver a aplazar el reinicio de sus operaciones, que estaba previsto para el 24 de junio, y que ahora pasa al 1 de julio.

José Luis Zoreda, director de Exceltur, advierte, en este sentido, que «esto también genera unas enormes tensiones en la capacidad de resistencia financiera de miles y miles de empresas que estaban ávidas de empezar a facturar al turismo extranjero». Zoreda advierte de que las ayudas directas que el Gobierno prometió el 12 de marzo aún no han llegado, algo que ahora es más urgente todavía a la vista de los retrasos en la recuperación de la demanda inglesa. Exceltur reitera que el sector necesita recibir «urgente e inmediatamente» unas ayudas directas que son imprescindibles para que miles de empresas puedan aguantar unas semanas más hasta que vuelva el turismo inglés.

Victoria Puche, presidenta de la Asociación Provincial de Hoteles de Alicante, alerta de que «va a ser un verano complicado y con tensiones en los precios pero no solo a nivel general en España, sino también en la provincia. En Alicante se ha trabajado muy bien en convencer al mercado de que somos un destino seguro pero serán meses difíciles, esperamos que de ligera recuperación».

Congreso de agencias de viaje

Por otro lado, el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer, ha remitido una carta al presidente al Asociación Británica de Agentes de Viajes (ABTA), Mark Tanzer, con copia a la oficia de turismo de España en Londres, en la que el Consell solicita oficialmente que Benidorm acoja en 2023 el congreso anual de esta asociación, que tiene 4.300 miembros y hasta el estallido de la pandemia tenía un volumen de negocio de 40.000 millones de euros al año. La iniciativa se enmarca en las acciones para vender un destino seguro.

Compartir el artículo

stats