Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Renfe recuperará en julio el servicio de restauración en el AVE entre Alicante y Madrid

Los trenes circulan sin atención hostelera a bordo desde que arrancó el estado de alarma en marzo de 2020

Un AVE estacionado en la  estación tèrmino de Alicante

Un AVE estacionado en la estación tèrmino de Alicante

Renfe comenzará a restituir gradualmente las prestaciones de los servicios a bordo en los trenes AVE y Larga Distancia a partir del próximo 1 de julio. El consejo de administración de la operadora ha aprobado, en reunión extraordinaria, la adjudicación del contrato de servicios a bordo a la empresa Ferrovial Servicios, por un importe de 272 millones de euros y una duración de cinco años. Los AVE que circulan entre Alicante y Madrid tienen cerrada la cafetería y no dan servicio de restauración a bordo desde marzo de 2020.

A partir del 1 de julio, Renfe realizará una recuperación progresiva de los servicios a bordo en función de la demanda, comenzando en aquellas circulaciones y momentos del día con mayor demanda de este tipo de servicios. Se incluirán los servicios de restauración en plaza y de bar móvil para los viajeros en los trenes AVE y Larga Distancia, salvo restricciones sanitarias.

Para el caso específico de AVLO su puesta en servicio comercial se iniciará el 23 de junio (en el corredor Alicante-Madrid no está prevista hasta 2022) con la inclusión de las máquinas de vending. En el caso de los trenes Elipsos, por su especificidad, se adelantará la fecha de restitución de los servicios a bordo el 9 de junio en el trayecto internacional, mientras que en el trayecto nacional coincidirá con el resto de trenes de servicios comerciales (1 de julio).

Con la declaración del estado de alarma el 14 de marzo de 2020 derivada de la pandemia del covid, Renfe suspendió los servicios a bordo de sus trenes, tanto por razones de seguridad sanitaria como por el importante descenso de viajeros.

Una vez finalizado el estado de alarma el pasado mes de mayo, y con el aumento progresivo de la demanda en la totalidad de los corredores de Ave y Larga Distancia, Renfe va a incrementar la oferta de forma gradual y selectiva, para adecuarla a las necesidades reales de movilidad.

Recordar, por otro lado, que a la compañía ferroviaria francesa SNCF, pionera en el desarrollo de la alta velocidad en Europa, ha decidido anticipar su llegada a Alicante y lo hará a final de año con su «low cost» OUIGO, que desde esta semana ya circula entre Madrid y Barcelona. La crisis del covid había aplazado hasta la primavera de 2022 su puesta en marcha, pero la compañía ha adelantado sus planes y desembarcará en diciembre en el corredor Alicante-Madrid con tres frecuencias diarias para competir con Renfe. OUIGO operará con trenes Almston adaptados a la red española. Los trenes, de doble piso, tendrán 509 plazas, además de servicio a bordo y cafetería, un equipamiento que Renfe mantiene limitado por el impacto de la pandemia. SNCF también está formando maquinistas especializados en trenes de mercancías para estos vehículos de cara su incorporación al Corredor Mediterráneo.

Aunque la SNCF lleva más de 80 años dando servicio a los franceses y al resto de Europa, su filial no nació hasta 2013. Lleva varios años operando con un modelo «low cost» en Francia, con precios bajos y un servicio de calidad, con más de 50 millones de viajeros transportados.

Por su parte, el Avlo de Renfe será un «tren inteligente» en el que se podrán reducir costes gracias al uso de las nuevas tecnologías y la personalización de servicios. El planteamiento se asemeja al modelo de negocio de las compañías aéreas de bajo coste. Reducir los servicios generales y cobrarlos si el pasajero los solicita. Pagar por el transporte de maletas más grandes o la elección de asientos, que serán más baratos en función de su ubicación (ventanilla, pasillo, sentido de la marcha). Algo que ya incorporó, por ejemplo, Renfe con la tarifa «mesa». Otro factor que permitirá rebajar tarifas en estos trenes es el aumento de la capacidad, que pasará de los cuatro asientos por fila que tienen los trenes AVE en clase turista a cinco plazas

Compartir el artículo

stats