Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las historias de la vacunación en Alicante: «Hoy no me viene bien, tengo peluquería y no puedo perder la hora»

Muchas de las personas citadas no acuden a inocularse el vial contra el virus, alegando estar trabajando o tener hora en la peluquería - Otros aducen no tenerlo claro o indican su voluntad de mandar su dosis al Tercer Mundo

Vacunación contra el coronavirus en Novelda. | ÁXEL ÁLVAREZ

Seis meses y 465.698 vacunas después, el proceso de inmunización en la provincia de Alicante sigue su curso a buen ritmo. De las residencias a los centros de salud, pasando por los «vacunódromos» y ahora también en empresas privadas. 

En el día a día de las sanitarios las ocurrencias, miedos y excusas de muchas personas que por allí pasan para que se les administre el vial van desde las cambios de cita por coincidir con el trabajo, la peluquería o el mercadillo hasta los más solidarios que mandan su vacuna a África. Mientras que a otras personas, las prisas por inyectarse el suero contra el coronavirus les lleva a acudir a los puntos de vacunación aunque a su franja de edad todavía no la hayan citado.

1- Recaptar personas para no perder dosis

«Dosis cargada, dosis administrada». Esa es la filosofía de los sanitarios. Para evitar desaprovechar dosis, cuando llega la tarde y muchas de las personas citadas no acuden, comienza la «repesca» de personas que o bien ya habían rechazado la vacuna anteriormente o les toca inoculársela días más tarde. Las llamadas en el propio «vacunódromo» dejan varias contestaciones. «Sois unos pesados, iros a tomar por ... (donde la espalda pierde su nombre)», «no me voy a vacunar, no me llaméis más» o «ahora no me viene bien, cuando pueda, acudiré». 

2- Peluquería y mercadillo

El encaje de bolillos de los profesionales sanitarios es una constante. Sobre todo en la cohorte de edad comprendida entre los 60 y 70 años. Muchas llamadas obtienen como respuesta: «Hoy no me viene bien ir a pincharme, tengo peluquería y no puedo perder la hora». También es habitual que la cita coincida con el mercadillo del municipio, contestando: «Jolín, con los días que hay y me llamas el día del mercadillo».

3- El más solidario

La paciencia de los sanitarios llega a límites insospechados . Un hombre de mediana edad, tras rechazar varias veces ir a inyectarse el suero contra el coronavirus, acudió al «vacunódromo» para indicar que su dosis fuera enviada al Tercer Mundo. La sanitaria, con grandes dosis de estoicismo, calma e ironía, contestó que «ahora mismo fletaban un avión» para hacer llegar el vial al destino sugerido por este paciente.

4- Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado 

La segunda dosis de la vacuna de AstraZeneca a docentes y personal esencial en la Comunidad Valenciana ha llevado de cabeza a muchas personas. Esto le ocurrió a un militar, a quien le correspondía el segundo inyectable de AstraZeneca o Pfizer. Tras pensárselo varios días, se presentó en el «vacunódromo», y dijo a los sanitarios «póngame la vacuna que tengan, me da igual, lo importante es estar vacunado». Con ese «sin vivir» no se puede estar.

5- Indecisos y adelantados

También es constante el goteo de personas indecisas que llegan al punto de vacunación, consultan los riesgos con el médico allí presente y deciden no ponérsela. O se la administran tras haber acudido varias veces a consultar los efectos secundarios de los sueros.  

Quienes también asisten al punto de vacunación más cercano son las personas que quieren adelantarse a su franja de edad, argumentando que «no les importa esperar al final de día si sobra una vacuna». A ellos no les preocupa ni la farmacéutica ni el modelo, «lo que quiero es pincharme». Y cuanto antes.

«Poner la dosis es un segundo, el trabajo está en la logística para organizar todo el proceso»

El peso de la inmunización recae en los sanitarios de Atención Primaria. No solo el hecho de administrar el suero, «que eso es cuestión de segundos», sino la logística que conlleva organizarlo todo. Fuentes sanitarias indican a este diario que «la Conselleria coge una cohorte de edad y manda a esas personas su SMS. El trabajo viene cuando la persona llega al «vacunódromo», se la anota en el registro vacunal nominal, se le hace su carnet y, después, se le administra la vacuna, que eso es un segundo». Y el esfuerzo reside en el número de dosis, que no suele ser real. «Tenemos una previsión que luego no siempre se cumple. Hay una serie de personas que no se van a poner la vacuna y no avisan de que no van a acudir. Nosotros tenemos que estar pinchando, registrando y localizando a la gente con un teléfono intentando recaptar a todos los que no han venido, para aprovechar siempre el máximo de dosis, no desperdiciar ninguna y alcanzar la cobertura deseada», señala una sanitaria. Ese es el trabajo real. Organizar el proceso de inmunización más que el acto de inocular un vial, que suelen ser segundos.

Sanitarios ponen en valor la coordinación entre los puntos de vacunación para «no perder ni un vial»

decoration

La cohorte de edad a la que en estos momentos le está siendo administrada el suero «son personas que trabajan y tienen muchos problemas para inocularse la vacuna. Algunos no pueden porque están trabajando y llaman para pedir cambios de horarios y no entienden que nosotros no podemos adaptarnos a los miles de personas que hay en esta franja de edad», agrega.

Los profesionales que conforman la Atención Primaria deben llevar un control exhaustivo de las dosis que cargan para administrar a quienes deben acudir ese día. «Vamos cargando viales rápidamente para no hacer esperar. Si en un día tenemos 600 personas y te fallan 100, hay que ir tirando de listados nominales, volviendo a citar a gente de otros días y dentro de la misma franja para que no se pierda ni una sola vacuna. Si ves que se te van a quedar algunos cargados y la gente no ha acudido, nos coordinamos con otros centros de vacunación ipso facto y los viales se administran», declara.

A fecha de hoy, en palabras de esta coordinadora de Enfermería «no se ha perdido ningún vial».

Compartir el artículo

stats