Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un mes tras el estado de alarma: repunte sostenido de los casos en Alicante

Los contagios han crecido a partir del final de las restricciones pero la subida no es preocupante por ahora - Las áreas más pobladas han tenido más impacto aunque hay algunas excepciones llamativas

Jóvenes en la zona de locales de ocio del casco antiguo de Alicante el sábado por la noche. |

Jóvenes en la zona de locales de ocio del casco antiguo de Alicante el sábado por la noche. | RAFA ARJONES

El final del estado de alarma no ha sido hasta el momento el caos y la vuelta a las elevadas cifras de contagios y de saturación del sistema sanitario que los más pesimistas pronosticaban, aunque sí es cierto que ha habido un cambio de tendencia a partir de entonces. Un mes después del final de las restricciones, la media de contagios notificados cada día es algo superior que antes y la presión hospitalaria ya no baja de manera continuada, lo que revela que la pandemia sigue activa. No obstante, al mismo tiempo también es cierto que ese incremento, al menos hasta la fecha, ha sido sostenido y la situación no parece preocupante en exceso, aunque no se debe bajar la guardia.

Desde el 9 de mayo se han notificado 1.739 contagios en la provincia, según los datos que ha ido dando a conocer cada día la Conselleria de Sanidad. En el mes anterior al final del estado de alarma se diagnosticaron 1.397, lo que da una idea del incremento que se ha producido en la incidencia. Afinando un poco más, en la última semana con restricciones en toda España -cabe recordar que en la Comunidad Valenciana ha seguido vigente el toque de queda un mes más- se dieron 281 positivos en las comarcas alicantinas; estos últimos siete días han sido 376.

Salta a la vista, pues, que factores como la libre movilidad y la eliminación de limitaciones en las reuniones han favorecido que el virus se propague más. Con todo, Alicante sigue siendo la provincia con la incidencia más baja de toda España, tal y como indica el Instituto de Salud Carlos III, con 26,85 casos activos por 100.000 habitantes en 14 días. El dato tiene el matiz positivo añadido de que es objetivamente bajo, nueve veces menor que el registro de Huelva y Jaén, las provincias más afectadas ahora mismo. Eso sí, hace unas semanas era inferior aún, de poco más de 20, y la demarcación alicantina se encontraba en nueva normalidad.

El detalle por departamentos, en el que se toman como referencia las fechas del 11 de mayo y el 11 de junio -lo que explica un cierto desfase con los datos provinciales-, muestra cómo, en general, las áreas más pobladas han tenido un mayor impacto del virus en estas últimas semanas. Sin embargo, es aventurado sugerir una lógica de más casos a mayor población o mayor afluencia turística. Así, si bien las áreas de Sant Joan d’Alacant y el Hospital General de Alicante han sido las más afectadas, una comarca tan habitada y frecuentada como la Marina Baixa está en el otro extremo, y ahora mismo presenta la incidencia más baja de la provincia.

Y tampoco dice nada el hecho de que una zona haya tenido menos casos en un tiempo, ya que lo ocurrido en las últimas dos semanas muestra cómo las tornas pueden cambiar de golpe: Elche-Crevillent, que tenía la mejor situación, ha registrado un centenar de positivos en una semana, y también en Alcoy se han acelerado los casos, aunque menos. Lo que sí está claro, por otra parte, es que la reducción de la mortalidad parece asentada, gracias fundamentalmente al efecto de la vacunación, que ya se ha completado en casi 466.000 personas en la provincia. Desde el final del estado de alarma se han registrado 35 fallecimientos por coronavirus, muy por debajo de los 66 que se contabilizaron en el mes anterior al 9 de mayo.

Compartir el artículo

stats