Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La provincia de Alicante registra la mitad de los casos de ciberacoso escolar de la Comunidad

En el plazo de dos cursos la agresión vía internet aumenta seis puntos más en los colegios e institutos de Alicante - El menor contacto del alumnado a consecuencia de la pandemia no reduce las situaciones de acoso cibernético

El encierro obligado por la pandemia no ha reducido las situaciones de violencia entre iguales generadas a través de las redes sociales y denominadas ciberacoso.

El encierro obligado por la pandemia no ha reducido las situaciones de violencia entre iguales generadas a través de las redes sociales y denominadas ciberacoso. Antonio Amorós

La provincia de Alicante registra prácticamente la mitad de los casos de ciberacoso informados por los centros educativos el ultimo curso computado en el programa Previ, contra la violencia escolar y por la promoción de la convivencia.

De las de 116 incidencias que se han abordado por agresiones verbales y acoso a través de medios telemáticos en la Comunidad, 50 proceden de colegios e institutos de la provincia de Alicante durante el curso 2019-20, en el que el último trimestre el alumnado tuvo que permanecer en sus casas, confinado.

La comparativa que ofrecen los datos facilitados por la Conselleria de Educación muestran que en el plazo de dos cursos las situaciones de ciberacoso han aumentado hasta un 33% en colegios e institutos en la Comunidad y seis puntos más, hasta un 39%, en la provincia.

Los especialistas subrayan que el que es acosado de forma presencial es proclive a ser víctima a distancia

decoration

Por contra el acoso presencial ha rebajado su intensidad en un 25% de forma global y en un 27% en la provincia. Responsables del programa KiVa contra el acoso escolar, desarrollado en Finlandia y con proyección internacional, e implantado en varios centros de la provincia, subrayan que las últimas investigaciones llevadas a cabo durante el confinamiento, con los centros educativos cerrados, apuntan efectivamente al descenso del acoso más habitual en los patios escolares, pero también a su desplazamiento hacia el ciberespacio.

«Los niveles del acoso a distancia se han mantenido. Los que eran acosados habitualmente, y más proclives, lo siguieron sufriendo por métodos cibernéticos», explica Cristina Salmivalli.

El Plan contra la violencia escolar en la Comunidad detalla la disminución en más de un millar el total de las incidencias comunicadas el curso 2018-19 y de 3.367 el que culminó con los centros cerrados por el covid, 2019-20, aunque las situaciones de ciberacoso han ido a más como reflejan los datos ya indicados.

Del curso actual Educación solo ha podido trasladar, a preguntas de este diario, «datos preliminares» referidos a situaciones de violencia escolar y acoso comunicados durante el primer cuatrimestre, de septiembre a diciembre de 2020. En este sentido, del total de las 1.244 incidencias registradas por los colegios e institutos en la Comunidad, 511 corresponden a la provincia pero no hay un desglose sobre el acoso a distancia.

Los expertos abundan en que las bases de esta violencia son las mismas: falta de empatía y búsqueda de poder y estatus en el grupo por parte del acosador, por eso inciden en la importancia e influencia del grupo de compañeros, que debe cuestionar estos comportamientos de la misma forma si el caso es presencial o a distancia. «Hace falta una comunicación más respetuosa y las reglas son las mismas en el mundo real y el virtual. Los alumnos están en las redes, tienen mucho contacto y es importante que los padres sepan lo que hacen sus hijos online, si quedan y con quién, igual que si lo hacen de forma presencial», abunda Raquel Pastor, formadora y certificadora del método KiVa contra el acoso escolar.

Refuerzo

Desde el departamento que dirige el conseller, Vicent Marzà, destacan que este mismo curso se ha «aumentado en más de un 33% el personal de las Unidades de Atención e Intervención especializadas del Previ» en cada una de las direcciones territoriales. La de Alicante cuenta con un inspector y tres orientadores.

Recuerdan además que cada centro educativo cuenta con un coordinador de igualdad y convivencia «con formación específica», y que «más de 800 profesores han seguido cursos sobre la prevención del acoso y el ciberacoso escolar» durante el curso pasado y el actual. A esta formación se añaden otras estrategias como las «cibertutorías», concluyen.

Compartir el artículo

stats