Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El covid frena en Alicante una tradición de casi un siglo: la Palmera en la noche del 24 de junio

El bipartito descarta el espectáculo pirotécnico que da inicio a la Nit de la Cremà por las posibles aglomeraciones, el coste y haber otras actividades

Instante del lanzamiento de la Palmera la noche del 24 de junio del pasado año.

Instante del lanzamiento de la Palmera la noche del 24 de junio del pasado año.

Por primera vez desde la Guerra Civil, no habrá lanzamiento de la tradicional Palmera en el mes de junio, una fecha del calendario siempre marcada por las Hogueras de San Juan en Alicante. Incluso el pasado año, en plena desescalada tras la irrupción de la pandemia de covid, hubo espectáculo pirotécnico desde el Castillo de San Bárbara en su fecha habitual: para despedir el 24 de junio. Este 2021, no será así.

En las últimas nueve décadas, en tres ocasiones, el disparo se cambió de ubicación en la ciudad, pero sin interrumpirse la tradición: en 1939, coincidiendo con el final del conflicto bélico, la Palmera se lanzó desde el Castillo de San Fernando, mientras que en los noventa (1991 y 1992) se tuvo que trasladar al puerto por las obras en la fortaleza de Santa Bárbara. Además, en 1943, se cambió de fecha, al día de San Pedro, al coincidir San Juan con el Corpus Christi. Este 2021, directamente, no habrá.

El primer lanzamiento vinculado a las Hogueras se remonta a 1933, coincidiendo con la visita de Manuel Azaña

decoration

La palmera como pistoletazo de salida a la Nit de la Cremà se remonta a 1933. «La primera palmera lanzada desde el castillo de Santa Bárbara fue un 17 de enero de 1932, debido a la celebración de las Fiestas de Invierno de 1932, y en honor a la visita del presidente de la República Niceto», explica Rafael Sellers, quien ha investigado en los últimos años la historia de un espectáculo muy ligado a las Hogueras: «En el mes de junio de 1933, Manuel Azaña visitó la ciudad para promover unas obras en la playa de San Juan. El Ayuntamiento y la Gestora deciden por vez primera lanzar el 24 de junio una palmera desde el Benacantil».

En nueve décadas, solo en tres años no se tiró desde Santa Bárbara y en otra ocasión se aplazó hasta San Pedro

decoration

Desde esa fecha, la tradición ha sido continua, aunque con cambios esporádicos de ubicación y fecha: «Se ha disparado todos los años desde 1933, menos los años de la Guerra Civil, aunque alguno cambió de ubicación y fecha, como sucediera en 1939 al lanzarse desde el vecino Castillo de San Fernando, o en el 91 y 92 desde el puerto». Como curiosidad, hubo un año, 1943, que «al coincidir la festividad del Corpus Christi con el día de San Juan, se estimó trasladar la Palmera y posterior Cremà de los 21 monumentos, a las doce horas de la noche de San Pedro, día 29 de junio», prosigue Sellers a preguntas de este diario.

Desde el bipartito de Alicante confirmaron este jueves que no habrá Palmera la noche del jueves al viernes de la próxima semana. Varios son los motivos que maneja un gobierno municipal que intenta evitar aglomeraciones en las calles en un momento clave en el intento de recuperar la normalidad tras un año y medio de continuas restricciones por el covid. Desde el ejecutivo, además, reconocen que disparar una Palmera desde el castillo tiene un importante coste económico, que este año se ha preferido destinar a otras actividades de promoción para mantener viva la llama de la Fiestas tras el segundo año consecutivo sin días grandes de Hogueras.

Oficialmente, según explica el concejal de Fiestas, Manuel Jiménez, la situación de este 2021 no es comparable a la de 2020. «El año pasado la gente nos lo pedía porque no había nada relativo a las Hogueras. Este año es distinto. Aunque se han suspendido las fiestas por segundo año, se han impulsado diferentes actividades», explica Jiménez, quien confirma que el Ayuntamiento ya ha concedido dos permisos para la instalación de casetas -que podrán abrir hasta el 24 de junio- para la venta de petardos y otros productos pirotécnicos en la vía pública, pese a que este año no haya Hogueras por la pandemia. Hay, además, otros permisos en plena tramitación.

El bipartito, según el edil Jiménez, también pretende «colaborar» con el sector de la pirotecnia alicantina, otro de los más afectados por la suspensión de fiestas desde marzo de 2020. «Se está planteando hacer algún espectáculo cuando la situación epidemiológica lo permita, como mascletás o castillo de fuegos artificiales, porque la situación del sector es complicada», añade el concejal de Fiestas, quien admite que entre esas actividades para ayudar a sectores afectados también tienen en mente a los indumentaristas y a los floristas, ambos vinculados a las Hogueras. «Queremos que todos los sectores vinculados a la Fiesta se puedan resarcir. Además, se les incluyó en el segundo paquete de ayudas del Plan Resistir», finaliza.

Compartir el artículo

stats