Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los primeros cruceristas que recalen en Alicante no podrán pasear ni consumir en la ciudad

El puerto se estrena el sábado 26 con el «Mein Schiff», de TUI, que por prevención solo permite desembarcar a los pasajeros con excursiones

Una joven corre por la zona Volvo con un crucero al fondo, en una imagen de archivo. | RAFA ARJONES

Una joven corre por la zona Volvo con un crucero al fondo, en una imagen de archivo. | RAFA ARJONES

El puerto de Alicante tiene previsto recibir el próximo sábado, 26 de junio, justo el día en que está previsto que en España ya no sea obligatorio portar la mascarilla en lugares exteriores como calles o plazas, a su primer crucero tras levantarse restricciones por el covid. Primera visita al puerto que ha estado catorce meses cerrado a este tráfico turístico debido a la pandemia. Se tratará del buque alemán Mein Schiff, del turoperador TUI que hará escala 8 horas en la ciudad procedente de Málaga. Tras meses de inactividad, decenas de miles de euros de pérdidas y, si no se producen novedades negativas respecto al control del covid, la previsión del puerto es que hasta final de año hagan es cala en el puerto 36 cruceros con una media de mil turistas por barco, pues entre las escalas están previstas las de barcos pequeños, pero también de los gigantes MSC, y también de la Royal Carebbean, esta en el tercer trimestre del año. Incluso, en la programación figuran jornadas con dos barcos al mismo tiempo, en concreto el 11 de octubre y los días 12 y 26 de noviembre. El sector de los cruceros es clave para la ciudad de Alicante. Hasta 2019, cuando empezó sus crisis, movía cinco millones de euros al año.

Aunque poco a poco se van levantando las restricciones, las navieras mantienen las medidas de seguridad

decoration

Con todo, la visita del Mein Schiff será un tanto especial, porque llegará bajo la fórmula del «crucero burbuja», como se ha estrenado esta semana en el puerto de Málaga. Solo podrán bajar del barco aquellos pasajeros que tengan contratada una excursión, por lo que, en la primera fase de recuperación de los cruceros turísticos va a resultar complicado ver a estos turistas en bares y tiendas de la ciudad. Todos los cruceristas estarán agrupados en grupos burbuja y deben evitar el contacto social con la población local.

«Este sistema se basa en el concepto burbuja, que nuestros pasajeros siguen desde que empiezan su viaje en Alemania hasta que embarcan, y en sus excursiones a tierra. Lo mismo se aplica a la tripulación», explicó el capitán en su escala en Málaga del buque, Tom Roth. «A todo ello se añaden varios test de antígenos diarios, PCR, toma de temperatura para pasajeros, para tripulación. Hemos sido capaces de realizar más de 200 viajes con más de 100.000 pasajeros felices».

El objetivo es reducir al máximo la interacción con la población local y mantener definidos los grupos sociales para minimizar el riesgo de contagio. Tui tiene su protocolo y el resto de las navieras lo tienen. Luego las autoridades sanitarias tienen el suyo, que es el que vale para todas las escalas de las compañías que hagan cruceros.

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, mediante Resolución de la Dirección General de la Marina Mercante, ha levantado la prohibición para que los cruceros internacionales puedan atracar en los puertos españoles, con efectos a desde el pasado día 7 de junio. La evolución favorable de la pandemia en el territorio europeo, de donde proceden la mayoría de los pasajeros con escala en puertos españoles, el aumento de la población vacunada contra el covid y el descenso de la incidencia en las autonomías con puertos susceptibles de recibir este tipo de buques, permiten el reinicio de la actividad de cruceros que realicen viajes internacionales y tengan por destino puertos españoles.

La resolución de la Marina Mercante determina las medidas sanitarias que deben cumplir los buques de pasaje tipo crucero que realicen viajes internacionales y naveguen por aguas del mar territorial para entrar en puertos españoles abiertos a la navegación internacional. El documento describe las medidas que deberán implementar los buques de pasaje tipo crucero que pretendan realizar trayectos internacionales visitando puertos españoles para prevenir eventos relacionados con la emergencia sanitaria y para llevar a cabo una gestión adecuada en caso de producirse contagio entre el pasaje del barco.

El barco alemán visita el sábado el muelle de Cartagena

El Mein Schiff debuta este sábado en Cartagena con 900 turistas a bordo, la mayoría de nacionalidad alemana, y también de procedencia suiza y austríaca. Con este motivo, la alcaldesa, Noelia Arroyo, asistirá al acto de bienvenida. El Mein Schiff, de la naviera alemana TUI y con capacidad para 2.894 pasajeros, llega a Cartagena procedente de Palma de Mallorca. El protocolo para subir al barco exige que todos los pasajeros se hagan dos pruebas y tengan resultado negativo. Una PCR de origen en su país y, una vez aquí, una de antígenos antes de subirse.

Compartir el artículo

stats