Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ximo Puig exige al Gobierno que compense las dosis puestas a no residentes «porque nos hacen falta»

El jefe del Consell subraya que «hasta la fecha se ha vacunado a más de 100.000 desplazados». Elogia los buenos datos autonómicos de contagios

Ximo Puig y Ana Barceló acceden ayer al acto celebrado en Alicante. | HÉCTOR FUENTES

Ximo Puig y Ana Barceló acceden ayer al acto celebrado en Alicante. | HÉCTOR FUENTES

La gestión de la pandemia del coronavirus, la incidencia acumulada y la vacunación a los no residentes son algunos de los temas que Ximo Puig sacó a colación en el acto celebrado en Alicante, para conmemorar los dos años de mandato del Botànic II.

Sobre los datos de contagios y positivos, el presidente de la Generalitat señaló que «llevamos tres meses con una incidencia acumulada por debajo de 50 puntos y eso se debe a que hemos hecho de la superación de la pandemia una causa común», considerando que «el esfuerzo compartido y el avance de la ciencia «han permitido que estemos a la ofensiva contra el virus».

La noticia que INFORMACIÓN reflejó sobre la vacunación a los no residentes también fue una cuestión preguntada, a la que Puig respondió que «estamos atendiendo desde el primer momento a todas las personas desplazadas a la Comunidad, ahora se trata de que el Gobierno Central nos compense de una manera o de otra las dosis de vacunas que necesitamos para el conjunto de la Comunidad Valenciana. Somos una tierra acogedora, solidaria y en la que esperamos que este año vengan muchas personas. Para nadie será un problema venir a la Comunidad Valenciana».

Tras lo que cifró la cantidad de no residentes inmunizados en «más de 100.000 personas hasta este momento». Y, aunque sin previsión exacta, sí afirmó que «es evidente que va a haber muchas personas que la segunda dosis les puede tocar estando de vacaciones en la Comunidad Valenciana». También aprovechó la ocasión para recordar a los valencianos «pedir, dentro de dos semanas, aplazar su dosis» sino van a estar en la autonomía en los meses de julio y agosto para que «todo el mundo pueda disfrutar de las vacaciones, muy merecidas para la sociedad valenciana. Son momentos de reencuentro y de intentar ver que hay ya una recuperación de las relaciones personales».

El avance en la batalla contra el virus es una realidad y como la mascarilla dejará de ser necesaria el aire libre, más pronto que tarde espera que los abrazos «puedan ser de nuevo una realidad y una presencia anímica entre nosotros», confirmó Puig.

Compartir el artículo

stats