Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alquiler de autocaravanas ronda el 100% por la demanda de viajeros de 25 a 40 años en Alicante

El turismo de «caravaning» se consolida en la provincia, la tercera en matriculaciones en 2020 - La espera para comprar un vehículo nuevo es de nueve meses por retrasos en los suministros

Caravanas estacionadas en la playa de Urbanova de Alicante, un punto de concentración de los amantes de este tipo de turismo. | HÉCTOR FUENTES

Alquilar una autocaravana en la provincia para los meses de julio, agosto y septiembre es a estas alturas prácticamente imposible. El mercado está copado y las empresas que ofrecen este tipo de vehículos que permiten pasar unas vacaciones en la burbuja familiar y con las propias pertenencias en una casa rodante rondan ya el 100% de negocio, por lo que apenas hay unidades disponibles. José Cruz, vicepresidente de la Asociación Española de la Industria y Comercio del Caravaning (Aseicar), atribuye la elevadísima demanda a la nueva generación de 25 a 40 años que «está arrasando. La juventud está tirando del sector, de ahí esos aumentos en el alquiler y en la venta. Esto está pasando no solo en la Comunidad sino en toda España y Europa». En temporada alta el precio medio de alquiler de un vehículo casa rodante para cinco días sería de unos 1.350 euros en función también de las plazas y el kilometraje, y de extras como las mesas y sillas, y el GPS.

El hecho de que la oferta de autocaravanas, caravanas y campers disponibles en la provincia esté cubierta es fruto del incremento de un 20% en la demanda este segundo verano del covid, consecutiva a otro 20% que ya crecieron las reservas en 2020. Un auge, el del turismo de caravaning, que tiene que ver con el deseo de cada vez más personas de disfrutar de sus vacaciones con distancia social. «Está pasando como con los hoteles antes de la pandemia. Nos ha subido la demanda debido a que la gente, para viajar, se siente más segura ahora en una autocaravana, que es como una prolongación de su casa en movimiento». En cuanto a las nuevas matriculaciones, la provincia es la tercera en este ránking por detrás de Barcelona y Madrid, y por delante de Gran Canaria, Málaga y Vizcaya. Según datos de Aseicar, en 2020 se registraron a nivel nacional 6.415 matriculaciones de autocaravanas (18 al día), 2.275 matriculaciones nuevas de campers (7 diarias) y 1.857 caravanas (5 diarias). En este momento no hay stock en las exposiciones para venta, que ha crecido otro 20%. «Se ha vendido de más y las fábricas no han podido absorber la demanda. Están a tope y no pueden responder», apunta este portavoz, propietario además de Caravanas Cruz en Elche.

El parking de caravanas de Playa de San Juan. | HÉCTOR FUENTES

El motivo es que el sector sigue arrastrando los cuatro meses que las empresas de suministros estuvieron cerradas al principio del estado de alarma por la pandemia, y a que a las fábricas de automóviles, de las que se nutre este sector, les siguen faltando chips y otros componentes. El hecho de que haya que esperar hasta nueve meses para comprar una autocaravana nueva ha disparado las transacciones de segunda mano, que cuestan la mitad de precio, «y ahora tampoco hay. La gente se ha dado cuenta de que este tipo de turismo te da libertad y es una forma distinta de viajar. El covid ha hecho que muchos miraran a este sector de otra manera y decidieran probar».

El aumento de este negocio se traduce en el afloramiento de pequeños talleres que «camperizan» vehículos aunque hay media docena de empresas fuertes de exposición y venta, y medio centenar que se dedican al alquiler de estos vehículos para viajar. La vista de estas empresas en la provincia está puesta en la próxima feria de Caravaning, que se celebrará en febrero, la segunda en importancia del país.

Ángel Simó, presidente de la Asociación Cultural Autocaravanista Valenciana (ACAV), coincide en que la demanda está en pleno «apogeo». «El parque de alquiler está al 100% y se ha vendido muy bien la segunda mano, vehículos de siete y ocho años a buen precio. La gente quiere vacaciones en la naturaleza, en libertad y ver cosas que un viaje organizado no te permite», señala. Pese a este auge, Simó asegura que solo el 10% de los nuevos autocaravanistas continúan y que muchos de los que pagan hasta 70.000 euros por una nueva autocaravana las venden en un año. «Hay quien cree que puede ir donde le da la gana y fastidia la naturaleza. No dejas de estar en un habitáculo, se circula con limitaciones y no se puede entrar en zonas rurales ni en ciudades. Eso es lo que se echa en falta de las empresas que alquilan, que defiendan las normas». Insta a no contaminar ni fregar el menaje de cocina o la ropa en fuentes públicas ni cocinar ni acampar donde se quiera sino a usar las áreas privadas, «en la provincia hay varias a un módico precio de 11 a 15 euros diarios».

Compartir el artículo

stats