Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los hoteles reciben con cautela el anuncio de supresión de la cuarentena en Reino Unido

El primer ministro Boris Johnson cede a la presión de su industria turística y da por hecho que en agosto los ingleses podrán viajar sin restricciones a la Costa Blanca - La noticia no reactiva las reservas que entran para otoño

Benidorm -en la imagen la playa de Poniente-, espera como agua de mayo a los ingleses. |

Benidorm -en la imagen la playa de Poniente-, espera como agua de mayo a los ingleses. |

El sector turístico de la Costa Blanca recibió el martes con una mezcla de esperanza y cautela el anuncio del Gobierno británico de que ya es prácticamente seguro -a la espera, por supuesto, de cómo evolucione la pandemia en los próximos diez días - que el lunes de 19 de julio se levantarán totalmente las restricciones en el Reino Unido, incluida la obligación de que los turistas ingleses que estén vacunados tengan que guardar diez días de cuarentena en sus domicilios cuando regresen de vacaciones. Un paso adelante que abre la puerta a que el turismo masivo británico pueda volver en agosto. De momento, sin embargo, el anuncio del primer ministro, Boris Johson, no ha tenido un efecto reactivador en las reservas británicas. Por otro lado, el aumento de las aperturas -78% de la planta abierta en Benidorm- ha distribuido la ocupación media, que fue del 51% la semana pasada.

La recuperación del mercado británico es clave para que el sector turístico de la Costa Blanca pueda remontar el vuelo tras la crisis.

decoration

Boris Johnson ha abierto, curiosamente en pleno descontrol de la pandemia en España, pese a que todavía la presión hospitalaria no se ha disparado, la puerta al regreso, esta vez en serio, del turismo masivo británico a la Costa Blanca. Salvo revés estratosférico, el 19 de julio se eliminarán totalmente las restricciones contra la covid en Inglaterra, por lo que llevar mascarilla o mantener la distancia personal pasarán a ser opcionales. En paralelo, el premier británico baraja, ya seriamente, también, preso de las presiones de su industria turística, que en agosto los turistas británicos que estén vacunados puedan volver a su país tras las vacaciones sin necesidad de guardar la cuarentena de diez días en su casa, en caso de que el país del que regresan está en ámbar, caso de España. Todo dependerá, no obstante, de cómo avance el control de la pandemia en las próximas dos semanas.

Según el «lobby» empresarial Exceltur, el sector pierde 60 millones a la semana sin los ingleses.

decoration

El anuncio, esperanzador, llega en un momento muy complicado para la provincia de Alicante, donde la incidencia del covid se ha disparado. Con todo, si se confirma la posibilidad de que regresen los británicos, sería una extraordinaria noticia para los hoteles que trabajan este mercado en Benidorm, muchos cerrados desde marzo de 2020. En la patronal hotelera siguen los recelos y ayer las reservas británicas, concentradas en el otoño, para agosto apenas se movieron, aunque «estemos preparados para atenderlos en cuanto regresen», apuntaron fuentes del sector, más preocupadas por el descontrol de la pandemia en España. Es más, en el sector hotelero todavía se mantiene en la retina que fue el propio Gobierno español quien prohibió la entrada de los turistas británicos el verano pasado por el aumento de los casos en Gran Bretaña. Hoy, variantes aparte, la vacunación ha avanzado ya doce meses después, y pese a los últimos rebrotes, el escenario no es el mismo que camino de agosto del año pasado.

La falta del turistas británicos tiene contra las cuerdas al sector turístico desde hace ya más de un año. Un informe del «lobby» empresarial Exceltur, al que pertenecen las principales empresas turísticas españolas, entre ellas las alicantinas Balearia y Servigroup, sobre el impacto que tiene para España las restricciones al regreso de los turistas británicos a su país revela que el sector pierde en España 378 millones de euros a la semana, de los que unos 50 millones de euros corresponden a la Costa Blanca, es decir 200 millones, ya que España sigue en «ámbar», y esto limita la toma de decisiones a la hora en la que los británicos planifican sus vacaciones. De hecho, los hoteles siguen bajo mínimos en cuanto a las reservas del turismo británico, que hasta ahora se concentran a partir de septiembre, y todo pese a que las compañías aéreas siguen llegando diariamente al aeropuerto de Alicante-Elche/Miguel Hernández. Si el lunes el 12 de julio se confirman los datos epidemiológicos favorables, la semana siguiente desaparecerán todas las limitaciones a la movilidad.

Compartir el artículo

stats