Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El tiempo en Alicante: la provincia esquiva hasta el domingo el golpe de calor sahariano

El lunes será, sin embargo, abrasador, superándose incluso los 40 grados al entrar también viento de poniente

Fin de semana para no salir del agua si hay suerte y se puede ir a la playa.En la imagen la de San Juan (Alicante)

Fin de semana para no salir del agua si hay suerte y se puede ir a la playa.En la imagen la de San Juan (Alicante) Jose Navarro

La provincia de Alicante va a esquivar hasta bien entrado el fin semana el golpe de calor sahariano que amenaza con achicharrar España este fin de semana, con máximas que superarán los 40 grados en buena parte de las zona del centro y sur peninsular. En la provincia hará calor pero este sábado será tranquilo, el domingo hará más calor y ya el lunes llegará el subidón térmico con previsión de que las temperaturas máximas puedan llegar a los 40 grados o más, porque se producirá la combinación del aire sahariano con la entrada de viento de poniente, según apunta Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante. Fin de semana pues caluroso y lunes tórrido.

Durante la mañana de hoy viernes pueden producirse lluvias débiles en el litoral mediterráneo andaluz, puntualmente en la costa oriental peninsular, en Galicia, las regiones cantábricas y en la cara norte de las islas de mayor relieve en Canarias. A excepción de las regiones mediterráneas y del archipiélago canario, las temperaturas subirán con valores que podrían llegar a los 40 ºC en el interior de la mitad occidental de Andalucía, según Meteored. El sábado cielos despejados en gran parte de la península y en Baleares. En el Pirineo catalan aumentará la nubosidad y podrían producirse tormentas durante al final del día. En Canarias se producirán de nuevo algunos chubascos débiles, mientras que en Melilla y en la costa mediterránea andaluza habrá calima. Durante el domingo contaremos con cielos despejados y estabilidad atmosférica. La nubosidad solo aparecerá en Galicia, Asturias y Cantabria, donde también se podrían producir chubascos durante el día. La calima se mantendrá en el tercio sur y en el este de la península. Las temperaturas seguirán en ascenso, excepto en los litorales cantábrico y mediterráneo, así como en Canarias. En algunas zonas de Jaén, Córdoba y Sevilla las máximas llegarán hasta los 45 ºC, con mínimas superiores a los 25 ºC.  El lunes traerá de nuevo temperaturas muy altas en el este peninsular, pudiendo llegar a los 45 ºC o más en ciudades como Murcia, que podrían batir récords.

Consejos

Cruz Roja advierte que el impacto de la ola de calor será mayor en los mayores, que conlleva una serie de efectos nocivos para la salud como calambres, deshidratación, insolación o golpes de calor. Además de las personas mayores, la ONG avisa de la necesidad de tener especial precaución con la población infantil. "El calor no afecta a todas las personas por igual, entre las más vulnerables se encuentran las personas mayores, especialmente las que viven solas o son dependientes y, por ello, tenemos que estar especialmente atentos con ellas", recalca la responsable del área de salud de Cruz Roja, Cristina Ferrero.

Ferrero añade que entre los colectivos más vulnerables están también la población infantil (sobre todo niños y niñas menores de 4 años), las personas con enfermedades crónicas y en tratamiento con determinados fármacos, personas con obesidad o exceso de peso, las personas con discapacidad, las mujeres embarazadas y las personas sin hogar.

Entre las pautas recomendadas por Cruz Roja para prevenir los efectos adversos durante las olas de calor del verano está alejarse del calor, refrigerar el hogar, mantener el cuerpo fresco e hidratado o permanecer en el exterior a la sombra.

Finalmente, aconseja que si de encontrarse mal a causa del calor, se debe parar la actividad para situarse en un lugar fresco y pedir ayuda.

En este sentido, el cambio climático aumentará la mortalidad atribuible a las temperaturas en Europa si no se aplican medidas severas de mitigación, según ha avisado un nuevo trabajo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por la Fundación 'La Caixa'. Según esta investigación, publicada en The Lancet Planetary Health , el descenso en las muertes atribuibles a las temperaturas bajas no compensará el incremento cada vez mayor previsto en la mortalidad asociada al calor .

Tras analizar los datos de mortalidad y de temperatura registrados entre 1998 y 2012 en 16 países europeos, el equipo científico concluyó que más de un siete por ciento del total de las muertes registradas en este periodo son atribuibles a la temperatura. Las temperaturas frías tuvieron un impacto sobre la mortalidad hasta diez veces superior al de las cálidas. Sin embargo, las proyecciones realizadas mediante modelos epidemiológicos indican que, en caso de no introducir medidas de mitigación efectivas de manera inmediata, la tendencia podría revertirse a mediados del presente siglo , dando lugar a un rápido aumento de la mortalidad atribuible al calor.

Usando como referencia los datos del periodo 1998-2012, el equipo combinó cuatro modelos climáticos para realizar proyecciones hasta finales del presente siglo bajo tres escenarios distintos en función de las emisiones de gases de efecto invernadero.. "Todos los modelos indican un aumento progresivo de las temperaturas y, en consecuencia, un descenso de la mortalidad atribuible al frío y un incremento de las muertes atribuibles al calor. La diferencia entre los escenarios planteados está en el ritmo al que se produce el aumento de las muertes asociadas al calor", ha explicado la investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, Èrica Martínez.

Los datos, prosigue, apuntan a una estabilización e incluso un descenso de las cifras totales de mortalidad atribuible a las temperaturas en los próximos años, seguida de un incremento muy pronunciado, que podría producirse a partir de la mitad del siglo o hacia el final del mismo, en función de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Por su parte, el investigador Marcos Quijal, que comparte la primera autoría del estudio, ha informado de que en las últimas décadas, el calentamiento en Europa se ha producido a un ritmo más rápido que en cualquier otro continente. "La incidencia de este fenómeno es desigual, ya que los países del Mediterráneo se muestran más vulnerables que el resto. Nuestros modelos, además, prevén un aumento desproporcionado de la mortalidad atribuible al calor en los países del arco Mediterráneo, debido a un ascenso significativo de las temperaturas en los meses de verano y a esa mayor vulnerabilidad al calor", ha dicho.

Compartir el artículo

stats