Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pandemia reduce la esperanza de vida al nivel que se registraba en 2013

La tasa de mortalidad en 2020 fue la peor de los últimos 25 años, según los datos del INE

La pandemia reduce la esperanza de vida al nivel que se registraba en 2013

La pandemia reduce la esperanza de vida al nivel que se registraba en 2013

La esperanza de vida en la Comunidad Valenciana se situó en 2020 en 82,35 años, menos de la que se registró en 2013, según las cifras que desvela el Portal Estadístic de la Generalitat Valenciana a partir de los datos obtenidos por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Este importante retroceso está vinculado a la alta mortalidad registrada durante la pandemia. Si en 2019 se alcanzó el nivel más alto de la historia, al fijarse en 83 años, el pasado año la cifra disminuyó en 6,5 décimas como consecuencia de la crisis sanitaria del covid.

El INE no constataba una cifra tan baja en la esperanza de los valencianos desde 2013, cuando se situó en 82,41 años. El descenso ha sido mayor entre las mujeres cuya esperanza se fijó en 2020 en 84,94 años, siete décimas menos que el ejercicio anterior. Entre los hombres, el descenso fue de cinco décimas, 79,74 años.

En el ámbito específico de la provincia de Alicante, la evolución ha sido prácticamente la misma que la del conjunto autonómico. Así, la media de esperanza de vida entre ambos sexos se situó el año pasado en 82,53 años, cuando en 2019 alcanzó los 83,21. El dato de 2020 es muy similar al de siete años atrás, que fue de 82,59. También a nivel provincial ha sido mayor la bajada en las mujeres, que han pasado de golpe de 85,8 a 85,06 años, mientras que entre los hombres el descenso ha sido de seis décimas, de 80,66 a 80,06. Este último dato, no obstante, es aún peor que el de 2013.

El otro indicador que ha sufrido un cambio importante es el de la tasa de mortalidad, que en la Comunidad Valenciana ha sido la mayor de los últimos 25 años. Este número muestra la proporción de personas que fallecen en un año respecto al total de la población, expresada en tanto por mil. Así pues, en 2020 el cociente se situó en 9,65 personas fallecidas por cada 1.000 habitantes, el más alto desde 1995.

El impacto del covid-19, como era de esperar, ha marcado un hito histórico en el número de defunciones. La tasa de mortalidad en la Comunidad se sitúa por debajo de la media nacional, que alcanzó los 10,38 en 2020. Mientras en nuestra autonomía en el crecimiento en un año fue de 0,85, a nivel estatal el aumento fue de nada menos que 1,55 puntos.

Entre los hombres la tasa de mortalidad se situó en 10,15 personas por cada 1.000 habitantes (+0,83 respecto a 2019) y solo en 1999 se superó el cociente actual. Entre las mujeres, sin embargo, la cifra fue la más alta de la serie histórica con el fallecimiento de 9,17 valencianas por mil, un 0,87 mayor que hace dos años. Cabe recordar, como publicó este periódico hace algunas semanas, que la pandemia ha generado el mayor número de defunciones anuales desde los años de la Guerra Civil en la provincia.

Por otra parte, el viernes se conoció la estimación de mayo del número de nacimientos que realiza el INE, que habla de un ligero repunte en relación a los meses anteriores. Así, en el citado periodo nacieron 1.110 niños y niñas en la provincia, frente a 1.035 el mismo mes de 2020. Aun así, el acumulado de alumbramientos en lo que va de año sigue siendo un 6,77% inferior al del ejercicio anterior: 5.071 frente a 5.440. En el conjunto de la Comunidad Valenciana también se ha producido esta recuperación, con 2.911 nuevos niños y niñas frente a 2.823.

Los bebés nacidos en mayo de este año se concibieron, salvo excepciones muy puntuales, en agosto de 2020, cuando la situación sanitaria no era del todo mala y se pensaba en salir de la crisis del coronavirus tras el confinamiento de la primavera, aunque más tarde ya se vio que era una sensación ilusa. La pandemia ha provocado también la mayor caída de la natalidad en 70 años.

Compartir el artículo

stats