Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La caída de la natalidad por la pandemia agrava todavía más el envejecimiento de la población

Los mayores de 45 años son ya más de la mitad de los habitantes de la provincia y la crisis sanitaria ha provocado que la tasa de nacimientos se desplome al nivel más bajo de la serie histórica - La proporción de mayores de 75 años se duplica en tres décadas

Personas caminando por el centro de Alicante en una imagen reciente. | JOSE NAVARRO

Cada nuevo dato demográfico que se va conociendo en los últimos meses pone de manifiesto el impacto que la pandemia de coronavirus ha tenido sobre la estructura de la población, y cómo no se trata únicamente de un efecto puntual o pasajero, sino con consecuencias a medio y largo plazo. El último, los llamados indicadores demográficos básicos, publicados hace apenas unas semanas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que reflejan cómo la crisis sanitaria ha agravado el envejecimiento de la población, ya de por sí bastante elevado, debido a la caída de la natalidad, la cual se ha acentuado también en este contexto.

Los citados indicadores reflejan que la mediana de edad de la provincia de Alicante ha superado por primera vez los 45 años. En otras palabras, los mayores de 45 años suponen ya más de la mitad de los habitantes de la demarcación alicantina. O más bien, más de la mitad de las alicantinas superan los 46 años, puesto que entre los hombres el dato es de 44,24. El incremento entre 2020 y 2021 ha sido notable, al confluir la tendencia al envejecimiento que ya se arrastraba y las circunstancias especiales de la pandemia.

La caída de la natalidad por la pandemia agrava todavía más el envejecimiento de la población

decoration

Aunque la franja de edad más numerosa en la provincia es la de las personas de entre 40 y 49 años, los mayores de 65 constituyen un volumen cada vez más alto. Según los datos de 2021 que acaban de conocerse, ya son el 20,45% de la población alicantina. Por su parte, los mayores de 75 años son el 9,65%, una proporción que se ha duplicado en las últimas tres décadas. En el caso de los mayores de 85, que son ahora el 2,8%, se ha alcanzado el doble del porcentaje existente en 2006.

El descenso de la natalidad y el exceso de muertes provocado por la pandemia en 2020 ha llevado a que el año pasado se registrara la tasa de nacimientos más baja al menos desde 1975, y presumiblemente la menor desde como poco los tiempos de la Guerra Civil. La cifra absoluta de alumbramientos, 13.305, no fue la menor de la serie histórica -aunque eso es probable que acabe sucediendo este mismo año-, pero sí lo fue la tasa por cada mil habitantes: tan solo 7,04. A eso hay que añadirle el gran incremento de las defunciones por la pandemia, que llevó a una proporción de 756,31 nacidos por cada 1.000 muertes.

LAS CIFRAS

756 Nacimientos por cada mil defunciones en la provincia de Alicante en 2020.

La proporción es la más baja desde al menos 1975, y puede que desde los años de la Guerra Civil no se hubiera producido algo similar.


34 Mayores de 65 años por cada 100 menores de 16.

Hace tan solo 15 años aún había más menores de 16 años que mayores de 65 en la provincia. La tendencia se agravará presumiblemente debido al coronavirus.

La crisis sanitaria del coronavirus, como publicó este periódico hace pocas fechas, ha generado el mayor pico de mortalidad en la provincia desde los años de la contienda bélica de 1936-1939. Y en paralelo, la caída de la natalidad previsiblemente se acentuará todavía más este año, a la vista de los últimos datos que se han ido conociendo. Así, este periódico también publicó recientemente que entre enero y abril se había registrado el menor número de nacimientos en la provincia de los últimos 70 años. Eso en cifras absolutas, claro; la población actual es mucho mayor que la que había en 1950. Es previsible que 2021 acabe con una tasa de nacimientos aún menor que la de 2020.

Con una natalidad cada vez menor y la media de edad de la población en continuo crecimiento, es de esperar que el índice de envejecimiento demográfico siga subiendo, y que circunstancias especiales como la pandemia provoquen un aumento todavía más vertiginoso. En estos momentos, según los datos que acaba de publicar el INE, por cada 100 personas menores de 16 años hay 134,26 mayores de 65. Esa proporción superó la barrera de 100 hace tan solo tres lustros. Entonces, la mediana de edad de los alicantinos era de 37,62 años en el caso de los hombres y 39,82 en las mujeres, lo que de una idea de cómo se ha acelerado el envejecimiento en 15 años y cómo puede agravarse en el futuro próximo.

Las alicantinas tienen su primer hijo con casi 31 años

San Vicente del Raspeig tiene la población más joven pero también las madres de mayor edad

De la misma forma que la natalidad se reduce, la maternidad se aplaza. Como se ha venido publicando a lo largo de estos últimos años, los hijos cada vez se tienen más tarde, en buena medida porque las mujeres dan prioridad a su carrera profesional y porque, al mismo tiempo, apenas hay facilidades para poder conciliar la vida familiar y laboral, junto con la búsqueda de una estabilidad económica. El año pasado no fue una excepción, y la media de edad de las alicantinas que tuvieron su primer hijo siguió aumentando, acercándose ya a los 31 años, si bien es cierto que el incremento que experimentó este índice en 2020 fue menor al del año anterior.

En concreto, las madres primerizas tenían de media 30,68 años, frente a 30,66 en 2019. La estadística de indicadores demográficos básicos también incluye datos de los municipios con más de 50.000 habitantes, aunque aún no los del último año. En cualquier caso, se puede corroborar que San Vicente del Raspeig es la localidad con la población más joven de entre las principales de la provincia de Alicante. En 2019, la mediana de edad de los habitantes de este municipio era de 41,38 años, 41,96 las mujeres y 40,38 los hombres. En el extremo opuesto se encontraba Orihuela, con 46,26 años de media, 47,16 las mujeres y 45,44 en el caso de los hombres. También superaban los 45 años más de la mitad de los habitantes de Torrevieja, Elda y Alcoy.

En esta última ciudad, además, se daba un llamativo desfase de la mediana de edad entre ambos sexos, de manera que los hombres tenían 44,07 años pero las mujeres alcanzaban el dato más elevado de la provincia con 47,37 años. Paradójicamente, la localidad más joven es también la que más retrasa la maternidad. En 2019, las sanvicenteras que fueron madres por primera vez tenían una media de 32,06 años, mientras que las de Torrevieja, Benidorm y Elda tenían 30,34, 30,85 y 30,87, respectivamente. Eso sí, San Vicente aún tiene margen para el reemplazo generacional, ya que se registraron 1.223,46 nacimientos por cada mil defunciones; también Elche tuvo una tasa positiva, de 1.086,15.

Compartir el artículo

stats