Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos usan trampas contra una plaga de cucarachas en la Zona Norte y fumigan las aceras por las garrapatas

Residentes en Virgen del Remedio guardan ollas y ropas en bolsas por los insectos - La empresa de control de plagas afirma que han tratado el alcantarillado y que el problema está en las viviendas

Trampa para cucarachas e insecticidas que usa una de las vecinas afectadas. |

Abrir un cajón y encontrarse con cucarachas es una desagradable sorpresa con la que se están encontrando este verano vecinos del entorno de la plaza de Orán, en la Zona Norte, que denuncian sufrir una plaga «infernal» de este tipo de insectos por lo que recurren incluso a todos los insecticidas del mercado y a trampas para intentar acabar con ellas. Dado que, de momento, es misión imposible y no dejar de salir por todos lados cucarachas de todos los tamaños, muchas de ellas pequeñas crías, han optado por envolver la ropa y el menaje de cocina en bolsas de plástico para no encontrarse con más sorpresas, porque «entran por la galería y salen del fregadero, el sumidero y hasta de los enchufes», que sellan con silicona para evitarlo. Además han preparado varios escritos dirigidos al Ayuntamiento en los que reclaman que se fumiguen los alcantarillados y los patios interiores de los edificios.

Otra vecina envuelve en plásticos ropa y otros enseres para que no se cuelen los insectos. | PILAR CORTÉS

El problema afecta sobre todo a los inmuebles de las calles Figueras Pacheco y Geógrafo Rey Pastor, en Virgen del Remedio, donde también hay garrapatas, chinches y pulgas en exceso, como denuncia María Teresa Monreal, una de las vecinas, que define la situación como «insostenible». Algunos vecinos optaron por fumigar ellos mismos las aceras con productos desinfectantes para intentar eliminar estos bichos «porque hasta los veíamos saltar».

La empresa de control de plagas, Lokímica, asegura que hace dos semanas realizaron una campaña de desinsectación en Virgen del Remedio, que se reforzó este lunes con un equipo que revisó el alcantarillado, «y vamos a seguir», además de que se intensificarán los tratamientos en zonas verdes. El problema, según Lokímica, está en el interior de las viviendas, que es donde los vecinos tienen que tratar las cucarachas, chinches o garrapatas. «En muchas casas de la Zona Norte, no en todas, la limpieza no es la adecuada. La cucaracha germánica, que es la que tienen, la pequeña, sale por falta de limpieza, de las cocinas. Los vecinos tienen que hacer un tratamiento del interior de sus pisos». La bióloga de la firma señaló que no está siendo un verano conflictivo ni en cucarachas ni en mosquitos en Alicante pero citó los solares privados con basura donde no se puede acceder como focos. «El Ayuntamiento y Lokímica hace su trabajo. La zona está tratada».

Los perjudicados reconocen en los escritos de queja que en la Zona Norte hay muchas viviendas vacías y otras okupadas, «y la falta de higiene influirá», pero creen que se debe erradicar este problema por salubridad para los vecinos de un barrio que está «muy abandonado».

El Ayuntamiento recordó que el servicio de control de plagas depende de la Mancomunidad de l’Alacantí, en concreto de Lokímica, que trabaja para los municipios de la entidad. «Esta semanas atrás han estado trabajando en la fumigación de zonas húmedas en Urbanova, cauces y barrancos, para evitar la proliferación de mosquitos... Y la fumigación en el alcantarillado también es sistemática para combatir cucarachas y roedores», señalaron fuentes municipales. Aún así, hay vecinos que pese al gasto en trampas y a usar hasta una docena de insecticidas no lograr erradicar a los insectos, «que andan a su aire por toda la casa».

Compartir el artículo

stats