Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Ayuntamiento se hará cargo del realojo de los conserjes de los colegios con amianto y reclamará su coste al Consell

El bipartito se basa en un informe jurídico municipal que atribuye a la Generalitat la responsabilidad de sufragar los gastos de los trabajadores escolares como promotora de las obras. Compromís critica el retraso en la retirada del amianto por la falta de solución habitacional

Los conserjes de los colegios donde se retirará el amianto no tienen aún vivienda. En la imagen, el CEIP Rabassa

Los conserjes de los colegios donde se retirará el amianto no tienen aún vivienda. En la imagen, el CEIP Rabassa Pilar Cortés

El Ayuntamiento de Alicante se hará cargo del realojo de los conserjes de cuatro colegios de Alicante en los que se tiene que retirar fibrocemento aunque reclamará el coste del mismo a la Generalitat. El bipartito entiende que la búsqueda de una solución habitacional a los conserjes mientras se realizan las obras es competencia del Consell, en base al informe solicitado al Servicio Jurídico por la Concejalía de Educación, en un principio para la reparación y reforma de los colegios El Tossal, Azorín, Rabassa y Emilio Varela.

Según concluye el informe, "el que debe sufragar estos gastos es el promotor de las obras, en este caso la Conselleria de Educación, pues la disponibilidad de los terrenos y su ocupación debe estar solucionada en el momento de replanteo de la obra, más si tenemos en cuenta que tal situación debería haber estado contemplada en la memoria del proyecto, tal y como la Ley de Contratos y su reglamento establecen". No obstante, el bipartito considera que "no se puede dejar en la calle a los conserjes y hay que proceder a la retirada del fibrocemento. Entiende el equipo de gobierno que la presencia de amianto" es perjudicial para el alumnado y la comunidad escolar, y que debe eliminarse, señalan fuentes municipales. El Ayuntamiento afirma que el requerimiento se ha trasladado a la Conselleria de Educación y que se van a reunir las dos partes. También desde la Generalitat señalan que se ha solicitado una reunión al alcalde de Alicante, Luis Barcala.

La Conselleria de Educación, por su parte, señala que ha activado un dispositivo para realojar al conserje del colegio Rabassa, el primero donde se iba empezar a retirar amianto. El realojo se producirá durante los próximos días y "quedará plasmado que ha sido el departamento autonómico quien ha dado esta solución y ha pagado los costes de este realojo", dado que la administración autonómica entiende que es competencia de la municipal y que "el Ayuntamiento mantiene paralizada esta actuación de retirada de fibrocemento por no dar solución al conserje".

Durante este verano, la Conselleria prevé retirar el fibrocemento en los colegios Rabassa, El Tossal, Azorín, Emilio Varela, Gabriel Miró y San Nicolás de Bari. En los cuatro primeros centros residen los conserjes con sus familias. La inversión total de Educación en esas seis obras roza los 1,6 millones de euros.

Compromís

Esta mañana el grupo municipal de Compromís en el Ayuntamiento de Alicante ha criticado el retraso en la retirada del amianto de varios colegios por la falta de solución habitacional a los conserjes. En este sentido, el edil Rafael Mas ha acusado a la edil de Educación Julia Llopis "de primar sus intereses partidistas hasta el límite de no solucionar el problema habitacional del conserje - funcionario municipal - del CEIP Rabassa (el primer colegio donde debían haber empezado las obras esta semana) y no permitir que se inicie la obra de sustitución de amianto esperada hace años". 

Según el edil de Compromís Rafael Mas, "a pesar de que la comunidad educativa del CEIP Rabassa lleva años esperando la obra, cuyo coste asciende a 890.000 €, Julia Llopis desprecia la educación pública y, tras advertirlo hace meses este grupo municipal para que se buscara una alternativa habitacional al funcionario municipal que reside en el colegio, la concejala no ha buscado vivienda alternativa y, por ello, no se pueden iniciar los trabajos de retirada del fibrocemento previstos para ayer". Mas considera que es un tema de salud pública que "debería estar por encima de la cruzada de la señora Llopis contra la educación pública". Por ello, insta a la edil de educación que "deje de anteponer sus intereses partidistas a la salud del alumnado, personal docente y trabajadores, y permita que se inicie la obra de retirada de fibrocemento en sustitución de una nueva cubierta"

AMPA

Por su parte, la AMPA del CEIP Rabassa de Alicante ha emitido un comunicado en el que señala que han presentado una instancia general por el registro del Ayuntamiento de Alicante denunciando la situación que se les está planteando a los conserjes de las escuelas públicas de la ciudad de Alicante, que con motivo de las obras previstas en los próximos días de la sustitución de los tejados de uralita (fibrocemento) en las escuelas afectadas "por este material peligroso que supone un riesgo para la salud de los niño/as que acuden, para el personal docente y de servicio que trabaja en estas, y para los propios vecinos de los alrededores debido a su deterioro por la finalización de su vida útil".

En esta instancia exponen que en la reunión mantenida en el día 14 de julio con la Dirección General de Infraestructuras Educativas de la GVA y la Dirección Territorial Educativa de Alicante en referencia a las obras a llevar a cabo el CEIP Rabassa y por el cual nos manifestamos, la propia Dirección Territorial confirmó que esta semana se iban a iniciar las obras previstas de la sustitución de los tejados y que para que se puedan llevar a cabo es condición imprescindible que no haya personal alguno dentro del recinto establecido de la obra, que, hoy miércoles, aún no han empezado.

"Según se nos ha confirmado desde la Dirección Territorial en esta misma reunión, se ha notificado al Ayuntamiento de Alicante la obra prevista, y la necesidad de que no haya personal en el centro durante el tiempo que dure la retirada del fibrocemento. Esta situación afecta principalmente a los conserjes que trabajan y viven en los colegios públicos de la ciudad en los que se van a llevar a cabo las obras, y que por lo que nuestra AMPA Rabassa tiene conocimiento afecta a los conserjes: de nuestro colegio, del CEIP Emilio Varela, del colegio CEIP El Tossal y del colegio CEIP Azorín"

Ante la situación actual, la AMPA del CEIP Rabassa de Alicante quiere manifestar su malestar, y "denunciar esta situación que consideramos absurda, ya que no se ha planteado y/o comunicado solución alguna al respecto al personal afectado, y que este depende directamente del propio Ayuntamiento de Alicante, que aún siendo conocedor de la obra prevista y de haber sido notificado debidamente por parte de la Dirección Territorial de Educación de Alicante de la obra a realizar en nuestro centro público, no han notificado información alguna y/o soluciones a los conserjes afectados sobre cuál será su situación durante el tiempo que duren estas obras".

El AMPA del CEIP Rabasa solicita al alcalde y a la edil de Educación " que de forma urgente se pronuncien al respecto informando a su personal de conserjes afectados para que les aclaren de cuál va a ser su situación durante el tiempo que duren estas obras, ya que de esta situación lo verdaderamente preocupante es que a pocos días del inicio de estas obras no se les haya informado debidamente a sus trabajadores de la situación y de las soluciones a ésta". 

Compartir el artículo

stats