Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La Policía detecta un aumento de fiestas en pisos y un descenso del botellón con el toque de queda

El fin de semana concluye con 138 multas en Alicante - Desalojado un cuartelillo en el centro de Elda y sancionadas tres personas por resistencia

Agentes de servicio al inicio del paseo de la Explanada este fin de semana. | INFORMACIÓN

Agentes de servicio al inicio del paseo de la Explanada este fin de semana. | INFORMACIÓN

Con la entrada en vigor del toque de queda, la Policía ha detectado un descenso de las actuaciones por consumo de alcohol en la vía pública, mientras empiezan a repuntar las actuaciones por fiestas en viviendas o locales privados. En líneas generales, el primer fin de semana en el que han entrado en vigor las nuevas restricciones decretadas por la Generalitat Valenciana para hacer frente a la pandemia se ha desarrollado «sin incidentes y con normalidad» informaron fuentes de la Concejalía de Seguridad del Ayuntamiento de Alicante, pero esa normalidad se podía aplicar al resto de municipios de la provincia.

Agentes de la Policía Local de Alicante patrullando en moto de noche. | INFORMACIÓN

La Policía Local de Alicante impuso un total de 138 sanciones en el operativo organizado para garantizar las medidas anticovid y evitar contagios en la ciudad de viernes a domingo, aunque realmente el toque de queda entró en vigor la pasada madrugada del lunes. Los agentes denunciaron a un total 48 personas por consumir alcohol en la vía pública, un descenso más que significativo de sanciones frente las 128 personas denunciadas en el pasado fin de semana. Estas actuaciones por botellón se llevaron a cabo en el Cabo de las Huertas, Plaza Quijano, La Ereta, Casco Antiguo, Postiguet, Almadraba y avenida de Niza, entre otros lugares.

Un momento del dispositivo antibotellón en las calles de Alicante. | INFORMACIÓN

Sin embargo, la Policía Local alicantina ha detectado que han crecido las llamadas por quejas de ruidos y fiestas en viviendas de viernes a domingo. Los agentes disolvieron durante el pasado fin de semana un total de 25 fiestas en viviendas, por generar ruido y quejas de particulares. Entre estas actuaciones, se desalojó una celebración en una zona común de una urbanización en la avenida de Holanda y en un chalet en Cala Palmera, con más personas de las permitidas.

Quejas

Aunque la Policía Local de Benidorm no suele dar datos sobre las sanciones de incumplimientos por el covid, fuentes municipales apuntaron que se había constatado un aumento de las fiestas en viviendas y de llamadas por quejas de los vecinos. En Benidorm fue el municipio en el ámbito de la Policía Nacional donde se presentaron más denuncias por incumplimientos del toque de queda durante la madrugada del lunes. Más de cuarenta denuncias, mientras que en la ciudad de Alicante apenas llegaron a las diez.

La Policía Local de Elda desalojó sobre las 1.30 horas del domingo un cuartelillo situado en el centro de la ciudad en el que se estaba celebrando una fiesta, informa Pérez Gil. Los agentes acudieron al lugar tras recibir una llamada de un ciudadano en el que se alertaba de las molestias provocadas por el ruido procedente de una sede festera. Cuando los efectivos policiales llegaron al cuartelillo comprobaron que, además de tener la música muy alta, en el interior del mismo había 12 personas que incumplían las medidas de seguridad contra el covid-19.

Los agentes identificaron a todas las personas que se encontraban en el interior de la sede festera y procedieron a levantar acta de sanción a todos los participantes en la fiesta. Además, tres de las doce personas que se encontraban en el interior fueron sancionadas por desobediencia y resistencia a los agentes de la autoridad, así como falta de respeto y consideración a los mismos, en aplicación de la Ley 04/2015. Esta es la segunda fiesta ilegal celebrada en cuartelillos de la ciudad, tras la celebración desalojada el pasado fin de semana en otra sede festera en la que se encontraban 21 personas. Hay que recordar que las sanciones por celebrar fiestas en cuartelillos y sedes festeras pueden ascender hasta los 600 euros a cada uno de los participantes.

En Elche, municipio que no está afectado por el toque de queda, la Policía Local interpuso este fin de semana 6 denuncias, de las cuales 27 fueron por consumo de alcohol; cinco a locales por incumplimientos; y doce por desobediencia. En Alcoy se pusieron siete denuncias por botellón.

Compartir el artículo

stats