Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El avance de la variante Delta amenaza la recuperación del turismo británico

El Gobierno del Reino Unido baraja pasar a España al color «ámbar-plus», como ha hecho con Francia, lo que llevaría a volver a tener que guardar cuarentena al regreso - Las reservas de este mercado ya se concentran en el otoño

Turistas británicos en la piscina de un hotel de Benidorm, ayer. | DAVID REVENGA

Turistas británicos en la piscina de un hotel de Benidorm, ayer. | DAVID REVENGA

El avance descontrolado de la variante Delta en España amenaza con volver a complicar la movilidad de los turistas británicos y, en concreto, en sus viajes a España. El motivo es que el Gobierno del Reino Unido baraja poner a España en «ámbar-plus» en su semáforo de restricciones, lo que provocaría volver a implantar una cuarentena de diez días al regreso, incluso para los turistas vacunados, que no deben hacerlo si están en ámbar como sucede actualmente. España entraría en el mismo lote que Grecia y en el que ahora mismo también está Francia. La decisión sería desastrosa para el inminente agosto, aunque de momento, cuarentena o no, el levantamiento de las restricciones totales a los ingleses que viajan a países en ámbar (España), no ha tenido un efecto positivo en el sector turístico de la Costa Blanca. Apenas entran reservas de ingleses para agosto, aunque sí empieza a moverse el mercado para el otoño. El turismo británico representa el 30% del total extranjero en agosto habitualmente.

Mientras el Reino Unido deshoja la margarita de las restricciones, una buena noticia: a partir del lunes 2 de agosto los viajeros completamente vacunados procedentes de la mayoría de países de Europa y de Estados Unidos que estén en ámbar en el semáforo inglés,( por lo que si España pasa a ámbar -plus, nada) podrán entrar en Inglaterra sin necesidad de hacer cuarentena ni de hacerse la segunda PCR al octavo día de su llegada.

Una familia británica de turistas, ayer en Benidorm. | DAVID REVENGA

El Gobierno elimina desde el próximo lunes la cuarentena en Inglaterra para las personas que procedan de Estados Unidos y la Unión Europea que hayan completado su pauta de vacunación. Así, todos los pasajeros completamente inmunizados con las vacunas autorizadas por la Agencia Europea del Medicamento (EMA) y la Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) de Estados Unidos, así como con el programa de vacunación suizo, podrán viajar a Inglaterra desde los países que se encuentren en la zona ámbar.

«Hemos dado grandes pasos para poder reabrir los viajes internacionales. Ya sea una familia que se reúne por primera vez desde el inicio de la pandemia o de una empresa que se beneficia del aumento del comercio, todos podemos disfrutar de este progreso», celebrado el secretario de Transporte, Grant Shapps.

No obstante, todavía será obligatorio presentar una prueba negativa a su entrada a Inglaterra y realizarse una PCR a los dos días de estar en suelo británico. Al mismo tiempo, el Gobierno británico ha confirmado el reinicio desde Inglaterra de la actividad para los cruceros internacionales.

Por su parte, las aerolíneas expresaron ayer su decepción con el comportamiento del turismo en junio, mes que debería ser el inicio de la temporada alta, pero en el que las compañías transportaron apenas el 20% pasajeros en comparación con el mismo mes de 2019, año utilizado para establecer el verdadero nivel de actividad del transporte aéreo. Se considera que la comparación con 2020 estarían distorsionados por el impacto extraordinario de la pandemia del covid. Esto no es una recuperación, es una crisis continuada causada por la inacción de los gobiernos, afirmó el director general de IATA, Willie Walsh, en un comunicado. La demanda en junio estuvo un 60, 1% por debajo que los niveles previos a la pandemia, aunque mejoró levemente en relación al 62,9 % menos registrado en mayo. Julio se espera que sea un poco mejor.

El Gobierno envía 139 millones para sostenibilidad

Turisme organizó ayer un seminario web para explicar a destinos y empresas del sector turístico la Estrategia de Sostenibilidad Turística en Destino impulsada por el Ministerio de Turismo, que supondrá una inyección de 139 millones de euros para invertir en planes de turismo en los próximos tres años. El secretario autonómico de Turisme, Francesc Colomer, destacó en la jornada que «la coordinación entre las administraciones será primordial».

Compartir el artículo

stats